Tipos de abonos para plantas: cómo elegir el adecuado

La Primavera es el momento perfecto para nutrir nuestras plantas. Después del frío invierno, es importante ayudarlas a recuperarse y prepararlas para la temporada de mayor desgaste. Por eso, debemos conocer los distintos tipos de abonos para plantas, para poder brindarles exactamente lo que necesitan y asegurar su salud.

Es importante tener en cuenta que, por lo general, las plantas sanas no necesitan fertilizantes. Sin embargo, las plantas jóvenes y en desarrollo sí requieren nutrientes adicionales. Es fundamental no excedernos en la cantidad de abono, ya que podríamos dañar las plantas. Siempre es necesario administrarlos de manera puntual y seguir al pie de la letra las instrucciones de cada producto.

Además de conocer las diferencias entre el abono líquido y sólido, es importante comprender los distintos tipos de abonos para plantas que existen y cómo elegir el adecuado para cada una.

Tipos de abonos para plantas según su composición

Para enriquecer tanto el jardín como a sus habitantes, tenemos una amplia variedad de tipos de abonos para plantas entre los que podemos elegir. Algunos se adaptan a situaciones específicas o a las características propias de cada planta. En general, existen dos categorías: abonos orgánicos y abonos minerales.

Los abonos orgánicos son de origen natural y están hechos de productos naturales. Son respetuosos con el medio ambiente y, además de fertilizar la planta, enriquecen el suelo donde se usan. Sin embargo, suelen tener una baja cantidad de nutrientes, por lo que es necesario utilizar más cantidad o complementarlos con abonos minerales.

Further reading:  Cuatro razones por las que cuidar plantas puede beneficiar a los niños

Algunos ejemplos de abonos orgánicos son el estiércol, el compost, el humus y la turba. Estos abonos son ideales para igualar el terreno del jardín y crear un lecho rico para nuestras plantas.

Además, dentro de los abonos orgánicos se encuentran los extractos de algas, que son perfectos para reponer rápidamente las plantas después de una sequía, plagas o situaciones de estrés.

Los abonos minerales, por otro lado, están formulados específicamente para cada tipo de planta. Estas fórmulas equilibran la presencia de nutrientes clave como el nitrógeno, fósforo, potasio y otros elementos, junto con sustancias inorgánicas que enriquecen aún más la fórmula. Además de mantener la fertilidad del suelo, estos abonos son ideales para fertilizar las plantas en momentos comprometidos o de estrés.

La versatilidad de aplicación de los abonos minerales permite encontrar la opción más adecuada, ya sea líquida, granulada, en varitas o soluble en agua.

Tipos de abonos para plantas según su uso

Además de conocer los distintos tipos de abonos para plantas, es importante tener en cuenta las necesidades específicas de cada planta según el tipo de suelo en el que viven. A continuación, veremos los cinco tipos de abono más comunes y las plantas para las que son ideales.

1. Abono universal

Este abono genérico cubre las necesidades nutricionales de plantas tanto de interior como de exterior. Por lo general, tiene una fórmula balanceada con alto contenido de nitrógeno para fortalecer el crecimiento de las hojas. Se encuentra disponible en formato granulado o líquido.

2. Abono para rosales

Este tipo de abono es ideal para plantas arbustivas con flor, como los rosales, el hibiscus o los jazmines. Está formulado específicamente para cubrir las necesidades de nutrientes de estas plantas. Contiene altos niveles de nitrógeno para fortalecer el crecimiento de las hojas, potasio para favorecer la coloración de las hojas y su resistencia ante enfermedades, y magnesio para potenciar la fotosíntesis.

Further reading:  Ondas de Choque para el Tratamiento de la Fascitis Plantar

3. Abono para plantas verdes

Este tipo de abono es imprescindible para mantener el verdor característico de las plantas verdes. Debe contener potasio e hierro, siendo este último responsable del verde intenso de estas plantas. Además, suelen incluir humus para hacer el suelo aún más fértil.

4. Abono para cítricos

Los árboles frutales, como los cítricos, requieren una buena cantidad de nitrógeno y potasio para producir frutas de calidad. Estos elementos son fundamentales para fortalecer el crecimiento y la resistencia de la planta.

5. Abono para hortensias

Las hortensias y otras plantas de sombra requieren un suelo ácido. El abono para hortensias contiene altas concentraciones de nitrógeno y potasio, lo que ayuda a proteger la planta de enfermedades y favorece su floración.

Estos son solo algunos ejemplos de los distintos tipos de abonos para plantas que existen. Cada familia vegetal tiene sus propias necesidades, por lo que es importante elegir el abono adecuado para mantener nuestras plantas fuertes y saludables.

Si tienes plantas y deseas nutrirlas, descubre nuestra selección de tipos de abonos para plantas en Una Planta.