Ácaros: Cómo detectarlos, identificarlos y controlarlos

Advertisement

Los ácaros son una plaga común que acecha a los cultivos tanto en invernaderos como en campos abiertos. Si no se detectan y controlan a tiempo, pueden ocasionar pérdidas significativas en las cosechas.

¿Cómo identificar a los ácaros?

Existen muchas especies y subespecies de ácaros, pero los más comunes son el ácaro de dos manchas (Tetranychus urticae) y la araña roja Carmín (Tetranychus cinnabarinus).

El ácaro de dos manchas suele ser de color verdoso, aunque las hembras tienden a desarrollar un tono rojizo durante el invierno. Se caracterizan por tener dos manchas en los costados de su dorso, que en realidad son acumulaciones de desechos corporales. Por otro lado, los ácaros Carmín adultos son de color rojizo.

Los huevos de los ácaros pueden variar desde un blanco claro, transparente y brillante hasta un tono cremoso pálido. A medida que avanzan en su desarrollo, los huevos adquieren un tono amarillento.

¿Cómo influyen las condiciones ambientales en los ácaros?

Los ácaros prefieren un clima cálido y seco, por lo que aumentar la humedad y reducir la temperatura puede brindar una buena protección para los cultivos.

En condiciones de alta humedad, la tasa de reproducción de los ácaros se reduce significativamente. Por otro lado, la temperatura juega un papel importante en su crecimiento. A medida que aumenta la temperatura, se incrementa la cantidad de huevos que ponen, pero este número disminuye cuando hay altos niveles de humedad.

Further reading:  Los nuevos usos de la primera planta del Mercado de San Blas se definirán con la ayuda de expertos

La salinidad del suelo y del agua también puede aumentar la infestación de ácaros.

Los ácaros se reproducen rápidamente

Los huevos de los ácaros pueden eclosionar en tan solo tres días y alcanzar la madurez en aproximadamente cinco días, dependiendo de las condiciones ambientales. Una hembra puede poner hasta 20 huevos por día y su vida útil varía entre dos y cuatro semanas, durante las cuales puede depositar cientos e incluso miles de huevos.

Una hembra madura puede dar origen a una población de miles de ácaros en tan solo un mes, o incluso menos tiempo.

Los ácaros se alimentan de la savia de las plantas, perforando sus hojas con sus piezas bucales. Esto ocasiona la aparición de manchas grises y amarillas en las hojas, que eventualmente resultan en la deshidratación de las mismas. En casos graves, las hojas pueden caer como resultado del ataque de estos ácaros. Si no se tratan adecuadamente, las plantas pueden llegar a morir.

¿Cómo detectar a los ácaros?

Al principio, es muy difícil ver a simple vista a los ácaros cuando empiezan a colonizar una planta. Por lo tanto, es recomendable examinar las plantas sospechosas con una lupa.

Los ácaros suelen habitar en la parte inferior de las hojas, donde depositan sus huevos. Además, construyen una fina tela de seda que los protege a ellos y a sus huevos de sus enemigos naturales. Esta tela también les permite moverse entre diferentes partes de la planta. Cuando esta tela es visible, es una clara indicación de que se ha establecido una colonia y que hay un alto nivel de infestación en el área donde se encuentra la tela.

Further reading:  La Zamioculca: una planta llena de simbolismo y buenos augurios
Advertisement

Es importante diferenciar la tela de los ácaros de la tela de arañas comunes.

Tratamiento y control de los ácaros

Existen varios tipos de tratamientos posibles para controlar los ácaros:

  • Pesticidas orgánicos: elaborados a partir de fuentes orgánicas para reducir la tasa de reproducción de los ácaros. Un ejemplo de esto es el aceite de Neem.
  • Control biológico: se utiliza organismos vivos para controlar la población de ácaros. Esto implica el uso de ácaros depredadores, trips depredadores, mariquitas y chinches pirata, que son enemigos naturales de los ácaros.
  • Plaguicidas químicos: se utilizan una amplia variedad de agentes químicos para controlar los ácaros.

Es importante tener en cuenta que los ácaros araña tienen una alta capacidad de desarrollar resistencia o tolerancia a los pesticidas químicos debido a su rápida velocidad de reproducción. Por lo tanto, es necesario rotar entre diferentes productos químicos y modos de acción para evitar esta resistencia.

También es crucial alternar entre acaricidas que matan los huevos de los ácaros y aquellos que controlan las etapas activas, como las ninfas y los ácaros adultos. Además, es necesario considerar si el plaguicida aplicado es de tipo translaminar o de contacto. Los acaricidas de contacto deben ser aplicados de manera que las hojas queden completamente cubiertas, especialmente en la parte inferior.

Si se opta por el control biológico utilizando insectos benéficos, es importante evitar el uso de productos químicos, ya que estos son tóxicos para ellos. Algunos ejemplos de dichos productos incluyen el malatión, el carbaryl y el imidacloprid.

Prevención de los ácaros

La prevención de los ácaros es más difícil en la producción en campo abierto, pero en los invernaderos es posible controlar la humedad, reducir la temperatura y utilizar herramientas y ropa limpia.

Further reading:  Planos de Una Casa Planta Baja: ¡Descubre una Distribución Innovadora!

Es fundamental vigilar las plantas al menos una vez a la semana para detectar la presencia de ácaros lo antes posible, antes de que la infestación sea grave.

En un entorno controlado, una combinación de mayor humedad y control orgánico puede brindar resultados altamente efectivos. Recuerda que la prevención y el control temprano son clave para detener la propagación de los ácaros y proteger tus cultivos.

¡Recuerda visitar Una Planta para obtener más información sobre el cuidado de tus cultivos!

Advertisement