Aceite esencial de lavanda: descubre sus propiedades y usos sorprendentes

Aceite esencial de lavanda: descubre sus propiedades y usos sorprendentes
Advertisement

La lavanda es una planta que cautiva a quienes se adentran en el mundo de los aceites esenciales. Su aroma nos transporta inmediatamente al campo y al verano, y su efecto relajante es casi instantáneo. No es de extrañar que el aceite esencial de lavanda sea uno de los remedios de aromaterapia más completos y populares.

En este artículo, te presentaremos todas las propiedades y usos fascinantes del aceite esencial de lavanda. Descubrirás por qué esta planta sencilla y discreta ha ganado tanta popularidad en el mundo de la aromaterapia.

Cuál es el mejor aceite esencial de lavanda

La lavanda, conocida científicamente como Lavandula angustifolia, es una planta originaria de Persia. Su hábitat natural se encuentra en zonas montañosas, donde prospera entre los 800 y 1.900 metros de altitud, floreciendo en verano, específicamente entre julio y agosto.

A lo largo de los años, se han mencionado los beneficios de la lavanda en numerosos escritos. Sin embargo, en tiempos pasados, no se distinguía entre los diferentes tipos de lavanda, como el cantueso (Lavandula stoechas), el espliego (Lavandula spica) o la lavanda oficinal. Actualmente, nos referimos específicamente al aceite esencial obtenido de la lavanda oficinal o Lavandula angustifolia.

El aceite esencial de lavanda comenzó a producirse en el sur de Francia a principios del siglo XVI. A medida que avanzaba el siglo XX, la demanda de este aceite esencial aumentó considerablemente y comenzó a producirse en otros países como Inglaterra, los Balcanes, Estados Unidos y Tasmania. En España, campos como los de Brihuega en Guadalajara son principalmente campos de lavandín (Lavandula x hybrida).

Es importante tener en cuenta que la lavanda (Lavandula angustifolia), el espliego (Lavandula spica) y el lavandín (Lavandula hybrida) son plantas distintas con composiciones bioquímicas ligeramente diferentes. Por lo tanto, sus propiedades y aplicaciones también varían. Es crucial no confundir el aceite esencial de lavanda con otros aceites esenciales para obtener los resultados deseados.

Propiedades del aceite esencial de lavanda

El aroma del aceite esencial de lavanda puede variar debido a diferentes factores, como su procedencia, el modo de cultivo y el origen de las semillas. Estos mismos factores también pueden influir en las propiedades del aceite esencial de lavanda.

A nivel terapéutico, se atribuyen al aceite esencial de lavanda las siguientes propiedades:

  • Propiedades relajantes y sedantes: Estas propiedades hacen que el aceite esencial de lavanda sea ideal para situaciones de estrés, para promover el sueño y combatir el insomnio, así como para calmar la ansiedad.
  • Propiedades antidolor: El aceite esencial de lavanda es conocido por aliviar diferentes tipos de dolor, como el dolor de cabeza o el dolor menstrual.
  • Propiedades antimicrobianas: El aceite esencial de lavanda tiene propiedades que ayudan a combatir microorganismos indeseados.
  • Propiedades hipotensoras: La lavanda ayuda a regular la presión arterial al activar un canal específico de potasio en los vasos sanguíneos, lo que favorece la dilatación y reduce la presión arterial. Además, tiene efectos tranquilizantes que también contribuyen a mantener la tensión arterial bajo control.
  • Propiedades para la piel: El aceite esencial de lavanda es un valioso remedio para cicatrizar heridas y quemaduras, así como para tratar ciertos tipos de eccema y aliviar la picazón en la piel.
Further reading:  Descubre los encantos de los campos de lavanda en Provenza

Para qué sirve el aceite esencial de lavanda

Gracias a sus propiedades, el aceite esencial de lavanda es especialmente útil para:

  • Combatir el estrés, la ansiedad y el nerviosismo.
  • Mejorar los problemas de sueño y descanso nocturno.
  • Aliviar dolores como el dolor de cabeza, el dolor menstrual y los dolores musculares como las agujetas o las contracturas.
  • Regular la presión arterial, tanto por su efecto hipotensor como por su acción sobre el sistema nervioso.
  • Favorecer la regeneración de la piel en quemaduras leves, quemaduras solares, rasguños o rozaduras.
  • Calmar la picazón en la piel y mejorar ciertos tipos de eccema en la piel sensible.
  • Mejorar la psoriasis, ayudando a cicatrizar la piel, desinflamar y aliviar el picor.
  • Mejorar el acné.
  • Prevenir los piojos en los niños.

Cómo usar el aceite esencial de lavanda

Existen varias formas de utilizar el aceite esencial de lavanda:

  • En un difusor aromático colocado en la habitación, la casa u oficina.
  • Aplicado sobre la piel mediante masajes, diluido en un aceite vegetal o utilizado puro con precaución y siguiendo las indicaciones de un especialista. Se puede aplicar diluido en el vientre para el dolor menstrual, en las sienes para el dolor de cabeza, en la espalda para aliviar una contractura, entre otros.
  • Con un roll-on, diluido adecuadamente en un aceite vegetal, aplicado en las muñecas y detrás de las orejas.
  • Colocando unas gotas en la almohada para favorecer el sueño y el descanso.
  • Por vía oral, siempre siguiendo las indicaciones de un especialista.

A continuación, te explicaremos cómo usar el aceite esencial de lavanda en cada caso y con qué mezclarlo para potenciar sus efectos o facilitar su uso.

1. Para el estrés y la ansiedad

Gracias a sus propiedades sedantes y ansiolíticas, el aceite esencial de lavanda puede ser un gran remedio para relajarse en situaciones de estrés, ansiedad y nerviosismo.

  • Si tienes tendencia a tener ansiedad, lo mejor es tomar el aceite esencial por vía oral durante tres semanas. Por la mañana y por la noche, toma 2 gotas diluidas con un poco de aceite de oliva y mantenlas unos segundos bajo la lengua. Si no te gusta el sabor, puedes probar las cápsulas de lavanda que están disponibles en la farmacia.
  • Si te sientes nervioso o irritable y tienes dificultades para descansar por la noche, puedes probar a utilizar un roll-on. Los roll-on de 5 ml son muy prácticos. Agrega 15 gotas de aceite esencial de lavanda al roll-on y completa con aceite vegetal de jojoba. Aplica en las muñecas y detrás de las orejas tantas veces como sea necesario.

2. Para dormir mejor

Existen otras formas de utilizar el aceite esencial de lavanda para relajarse, especialmente indicadas para mejorar el sueño o combatir el insomnio.

  • Coloca un difusor de aceites esenciales en el dormitorio. Utilizar aceite esencial de lavanda en un difusor de aceites esenciales puede ser de gran ayuda para descansar mejor. Ponlo en marcha media hora antes de ir a dormir. La cantidad de gotas que debes utilizar variará según el tipo de difusor que tengas. Si es un difusor que funciona con agua, calcula alrededor de 15 gotas. Si es un nebulizador, simplemente coloca el frasco de aceite esencial directamente en el adaptador del difusor.
  • Pon unas gotas de aceite esencial de lavanda en tu almohada antes de acostarte. De esta manera, inhalarás sus compuestos volátiles y te ayudará a relajarte y conciliar el sueño.
  • Realiza un automasaje relajante. Si sientes mucha tensión nerviosa, prueba a hacerte un automasaje con aceite esencial de lavanda en las manos, el cuello y los pies. Para ello, agrega 2 gotas de aceite esencial de lavanda a 2 cucharadas soperas de aceite vegetal, como el de jojoba o sésamo. Aprovecha este momento para respirar tranquilamente y profundamente. ¡Disfruta!
  • Advertisement

3. Para la piel

El aceite de lavanda tiene muchas aplicaciones para la piel, pero no todas se utilizan de la misma manera.

Further reading:  Descubre los Beneficios del Aceite de Lavanda de Mercadona

En quemaduras leves

Las quemaduras leves, como las que ocurren al cocinar, se pueden tratar eficazmente con aceite esencial de lavanda.

  1. Aplica de 1 a 2 gotas de aceite esencial de lavanda directamente en la quemadura después de haber enfriado la zona con agua.
  2. Repite la aplicación después de aproximadamente 20 minutos y nuevamente después de unos 30 minutos.
  3. Al día siguiente, continúa aplicando el aceite esencial diluido en aceite de hipérico de 3 a 4 veces al día.

En quemaduras solares

El aceite esencial de lavanda también puede aliviar las quemaduras solares. Para tratarlas, diluye 2 gotas de aceite esencial de lavanda en aceite de hipérico y aplícalo en la zona afectada.

En caso de psoriasis, rasguños y rozaduras

El aceite de lavanda también puede utilizarse para cicatrizar heridas leves, como rasguños o rozaduras. Además, sus propiedades cicatrizantes, antiinflamatorias y calmantes pueden ayudar a mejorar la psoriasis.

  1. En un frasco de 10 ml, mezcla 10 gotas de aceite esencial de lavanda con aceite vegetal de caléndula.
  2. Aplica de 3 a 4 veces al día en la herida.

En el acné

El aceite esencial de lavanda suele dar buenos resultados en el tratamiento del acné. Puedes utilizarlo solo o mezclado con otros ingredientes.

  • Si solo tienes unos pocos granos, puedes aplicar aceite esencial puro de lavanda en cada uno de ellos.
  • Si tienes muchos granos, puedes preparar una mezcla con gel de aloe vera y aceite vegetal de jojoba:
  1. En un frasco de 30 ml, agrega 20 gotas de aceite esencial de lavanda. Luego, añade gel de aloe vera hasta la mitad del frasco y completa con aceite vegetal de jojoba.
  2. Agita bien antes de cada aplicación.
  3. Esta preparación se puede utilizar por la mañana y por la noche como una emulsión hidratante no grasa.

4. Para el dolor de cabeza, menstrual o muscular

Se cree que el aceite esencial de lavanda tiene propiedades para aliviar el dolor. Puede ser útil en diferentes situaciones:

  • Dolor de regla: El aceite esencial de lavanda puede aliviar el dolor menstrual. Aplica 4 gotas de aceite esencial de lavanda directamente en el bajo vientre cada 15 minutos durante 4 veces seguidas. Luego, puedes espaciar las aplicaciones según sea necesario. Por lo general, se experimenta un alivio importante después de las primeras 4 aplicaciones. También puedes combinar el aceite esencial de lavanda con aceite esencial de albahaca exótica para un mayor alivio del dolor menstrual.
  • Dolor de cabeza: El aceite esencial de lavanda también es conocido por aliviar las cefaleas tensionales. Aplica 1 gota de aceite esencial de lavanda en cada sien y 2 gotas en la nuca. Repite la aplicación después de 30 minutos. Luego, continúa aplicando según sea necesario. También puedes combinar lavanda con aceite esencial de menta para aliviar el dolor de cabeza.
  • Agujetas y contracturas: El aceite esencial de lavanda es eficaz para aliviar las agujetas y las contracturas musculares. Para ello, aplica 4 gotas de aceite esencial diluido en un poco de aceite de árnica cada 20 minutos durante 4 veces seguidas. Luego, continúa aplicando según sea necesario.
Further reading:  Flor de Lavanda: Disfruta de la Esencia Natural en Tu Hogar

5. Para prevenir los piojos en los niños

Es común utilizar aceite de árbol de té para prevenir los piojos. Sin embargo, el aroma del aceite esencial de lavanda es mucho más agradable, por lo que te animamos a utilizarlo en su lugar. Además, el aceite esencial de lavanda repele a los piojos y es un excelente preventivo.

  1. Pon 3 gotas de aceite esencial de lavanda en tus manos y frótalas antes de pasarlas por el cabello de tus hijos.

Contraindicaciones

El aceite esencial de lavanda no tiene contraindicaciones ni toxicidad en las dosis recomendadas en aromaterapia.

Respetando las indicaciones y precauciones de uso, el aceite esencial de lavanda se puede utilizar en niños, durante el embarazo, la lactancia y en bebés.

¡Disfruta de los beneficios del aceite esencial de lavanda y descubre lo que esta planta puede hacer por ti!

Imagen: Lavanda (Lavandula angustifolia) – Living4Media

Diferencias entre lavanda, espliego y lavandín

Para distinguir fácilmente entre la lavanda, el espliego y el lavandín, podemos fijarnos en sus diferencias morfológicas en el campo o en el vivero medicinal.

  • Flores y hojas de la lavanda y el espliego: La lavanda y el espliego son plantas muy parecidas, pero se pueden distinguir por los tallos de las inflorescencias y el tamaño de las hojas.
  • Fíjate en los tallos: El espliego tiene tallos triples que forman un tridente, mientras que la lavanda solo tiene un tallo único.
  • Diferencias frente al lavandín: El lavandín es el resultado del cruce natural entre la lavanda y el espliego. Es una planta estéril y su tallo de inflorescencia también tiene forma de tridente. La inflorescencia del lavandín es notablemente más larga que la de la lavanda y el espliego.
  • Crecen en lugares diferentes: Otra diferencia importante para distinguirlos es su hábitat. El espliego y el lavandín crecen por debajo de los 800 metros de altitud, mientras que la lavanda no se encuentra en altitudes bajas y crece por encima de los 800 metros de altitud.
  • El cantueso: Esta planta, también de la misma familia, suele generar confusión, pero su flor es muy diferente y tiene un ligero aroma a tomillo. También se conoce como tomillo borriquero.

¡Ahora que conoces más sobre el aceite esencial de lavanda, podrás disfrutar de sus propiedades y usarlo de manera efectiva en tu día a día!

Para obtener más información sobre los aceites esenciales y otros temas relacionados, puedes visitar Una Planta, donde encontrarás recursos útiles y consejos prácticos.

Advertisement