Begonia maculata: una joya tropical en tu hogar

Advertisement

Begonia maculata: cuidados y reproducción

La begonia maculata es una planta de interior que simplemente enamora a primera vista. ¿Quién podría resistirse a su espectacular belleza natural? Esta planta posee características sumamente interesantes que la convierten en la elección perfecta para decorar cualquier espacio. Su aspecto exótico le otorga personalidad, mientras que sus singulares hojas, resaltadas por lunares plateados, la hacen destacar en cualquier ambiente. Además, las hojas de la begonia maculata caen en una hermosa cascada desde su tronco central, lo que hace que sea aún más única. Y como si esto no fuera suficiente, florece en primavera y verano con campanillas preciosas que se agrupan en racimos.

Cuidados de la begonia maculata

Los cuidados de la begonia maculata son asumibles y no representan una gran dificultad. Sin embargo, debemos tener en cuenta que es una planta tropical que se cultiva en interiores y en lugares muy diferentes a su lugar de origen. Esto significa que sus necesidades difieren en algunos aspectos cruciales para su bienestar.

1. Temperatura, una clave para su cultivo

Uno de los cuidados más importantes de la begonia maculata es controlar la temperatura. Esta planta no tolera el frío, por lo que es común cultivarla en interiores. No obstante, debemos tener cuidado, ya que aunque pueda soportar altas temperaturas, no le sientan bien. Por ello, si vivimos en un clima cálido, es recomendable colocarla en un lugar fresco y aumentar la frecuencia de riego.

Further reading:  El olor insoportable y el humo asfixian a trabajadores y vecinos del incendio de biomasa en Ibiza

La temperatura ideal para esta begonia exótica es de alrededor de 20 grados. No se recomienda someterla a menos de 17 grados, ya que su crecimiento se detendría y podría perder sus hojas.

2. Iluminación, un cuidado esencial

Dado que la begonia maculata es originaria de México, es fácil deducir que necesita una gran cantidad de luz. Sin embargo, debemos evitar la exposición directa al sol, ya que esto podría quemar sus hermosas hojas singulares.

3. Riego, en su justa medida

Aunque la begonia maculata es una planta tropical, no tolera el exceso de humedad. De hecho, el exceso de riego es una de las principales causas de muerte de esta planta, ya que las raíces tienden a pudrirse. Por lo tanto, es importante retirar el agua acumulada en el plato inferior de la maceta y evitar pulverizar sus hojas. Aunque demanda humedad ambiental, podemos lograrlo simplemente agrupándola con otras plantas.

Advertisement

Para evitar el exceso de riego, es recomendable guiarnos por el sustrato. Antes de regar, el sustrato debe estar seco al tacto. En los meses de calor, bastará con regarla dos veces por semana, mientras que el resto del año será suficiente con un riego semanal.

Es crucial asegurar un buen drenaje para el cultivo de la begonia maculata. Para lograrlo, podemos optar por macetas de barro, que son porosas y ayudan a evaporar el exceso de humedad.

4. Abonado, fundamental para la floración

Con la llegada de la primavera, es importante aplicar regularmente un fertilizante para promover la floración y apoyar la salud general de la begonia maculata. También es durante esta época cuando la planta experimenta un mayor desgaste energético.

Further reading:  Descubre los Increíbles Beneficios del Cuerno de Chivo para tus Plantas de Interior

Existen diferentes opciones de abono, como los minerales para plantas en flor, el guano o un abono universal para plantas. La frecuencia dependerá de la planta, pero generalmente se recomienda mantenerla hasta que termine el verano.

5. Trasplante, una vez al año en primavera

Aunque la begonia maculata crece lentamente y más en horizontal que en vertical, es importante trasplantarla una vez al año en primavera para asegurar que reciba los nutrientes que necesita. Al trasplantarla, debemos utilizar una mezcla de sustrato compuesta por un 50% de turba negra y un 50% de perlita. Esto proporcionará un suelo poroso y bien drenado.

Es crucial tener en cuenta el tamaño de la maceta al realizar el trasplante. La maceta no debe ser más de cuatro centímetros más grande en diámetro que la anterior. Aunque la planta necesitará espacio para crecer, es más importante que el crecimiento de sus raíces sea ordenado.

Reproducción de la begonia maculata

La reproducción de la begonia maculata se realiza mediante esquejes. Este método nos permite obtener plantas gemelas y propagar esta hermosa maravilla de la naturaleza. Es importante hacerlo durante el invierno, cuando la planta está en reposo vegetativo. Para que el esqueje prospere, debemos sumergir el tallo en un vaso con agua hasta que desarrolle un buen número de raíces. Luego, podremos trasplantarlo a una maceta con sustrato.

Y ahora que conoces los atractivos y cuidados de la begonia maculata, ¿te resistes a tenerla?

Para obtener más información sobre la begonia maculata, visita Una Planta.

Advertisement