Amarilis: La Flor que Ilumina el Invierno

Advertisement

El invierno puede ser una época fría y gris, pero eso no significa que nuestro hogar o nuestra oficina deban seguir la misma tonalidad. ¡Nada mejor que llenar nuestros espacios con plantas que deslumbren con sus coloridas flores! En el mes de diciembre, la protagonista indiscutible es la amarilis. En este artículo, descubriremos todo sobre esta planta y aprenderemos cómo cultivarla para disfrutar de su luminosidad y alegría.

¿Cómo cultivar bulbos de amarilis?

Aunque las amarilis se pueden propagar a través de semillas, este proceso es bastante lento. Por esta razón, los bulbos son la opción preferida y más sencilla. Podemos adquirirlos directamente en macetas, así como la Flor de Pascua. Para su cultivo, simplemente necesitamos plantar el bulbo en una maceta un poco más grande o directamente en la tierra. El mejor momento para hacerlo es durante el invierno, entre los meses de diciembre y marzo.

Cuando plantemos los bulbos de amarilis, es importante no enterrarlos completamente. Para un crecimiento óptimo, se recomienda dejar aproximadamente un tercio del bulbo expuesto. Si lo cubrimos por completo, es probable que se pudra antes de que las hojas y las flores puedan emerger. Después de plantar, se recomienda regar abundantemente una sola vez y no volver a regar hasta que aparezca el primer brote.

Amarilis Rojas
Amarilis Rosas
Amarilis Blancas

Cuidados y consejos para cultivar amarilis

Las amarilis son plantas bulbosas que no requieren de muchos cuidados y pueden adaptarse tanto a macetas como a la tierra. A pesar de ser originarias de climas cálidos, pueden tolerar climas más fríos y ambientes menos soleados. Aunque no son exigentes, necesitan una buena exposición a la luz para sobrevivir, así que su ubicación en nuestro hogar es clave.

Further reading:  Descubre cómo cultivar Amarílis en casa
Advertisement

Mi amarilis ha entrado en periodo de reposo, ¿y ahora qué?

Al igual que otras especies bulbosas, la amarilis necesitará un período de descanso para florecer con fuerza en la próxima temporada. Lo más común es que entre en reposo durante el mes de agosto. Cuando las hojas se marchiten, córtalas y continúa regando y abonando como de costumbre hasta que se sequen por completo.

Una vez llegado el momento, suspende el riego y corta las hojas. Por último, puedes sacar el bulbo de la tierra y guardarlo en papel de periódico o conservarlo en la maceta, siempre en un lugar seco, fresco y oscuro.

Si quieres conocer más sobre plantas navideñas como la Helleborus, la Nandina Domestica, el Ruscus Aleatus o el Cactus de Navidad, no dudes en visitar Una Planta. Allí encontrarás información adicional sobre estas fascinantes especies.

¡Descubre el encanto de la amarilis y dale vida a tu invierno con sus deslumbrantes flores!

Advertisement