Aprovecha al máximo tus esponjas de cocina para tus plantas

Advertisement

¿Sabías que las esponjas de cocina que ya no utilizas pueden tener una segunda vida en tus plantas? En este artículo descubrirás cómo utilizarlas para mejorar la absorción de humedad y ayudar a tus plantas a retener agua. Además, te enseñaremos un método sencillo para trasplantar tus plantitas con ayuda de estas esponjas.

Aprovecha al máximo tus esponjas de cocina para tus plantas
Aprovecha al máximo tus esponjas de cocina para tus plantas

Preparando la tierra

Antes de comenzar, asegúrate de tener a mano tierra preparada y humus de lombriz, que son fundamentales para el desarrollo de las plantas. Remueve bien estos dos ingredientes en un recipiente y prepáralos para su uso.

esponja

La esponja: nueva o reutilizada

Puedes utilizar tanto esponjas nuevas como aquellas que ya no te sirven para lavar los trastes. Sin embargo, si decides reutilizar una esponja usada, es importante que la laves y desinfectes para eliminar cualquier bacteria o residuo de jabón. Para ello, simplemente enjuágala con agua y añade una gotita de cloro para asegurar su limpieza.

Corta en cuadritos

Una vez que tengas la esponja lista, córtala en pequeños cuadritos para facilitar su distribución en la maceta. Si los pedazos resultan demasiado grandes, recórtalos aún más para asegurar un mejor aprovechamiento.

Transplantando con esponja

Ahora, vamos a utilizar la base de la maceta donde colocaremos la esponja. Si estás reutilizando una maceta, asegúrate de limpiarla previamente para eliminar cualquier bacteria o residuo de la planta anterior. Puedes utilizar una solución de agua con alcohol para este fin. Una vez limpia, coloca la parte de la esponja en el fondo de la maceta.

Further reading:  Cómo Plantar un Árbol Frutal para un Crecimiento Saludable

planting

La importancia de la esponja

La siguiente mitad de la maceta se llenará con tierra sin esponja, de manera que la planta tenga un equilibrio adecuado para su crecimiento. La esponja mezclada con el sustrato servirá para retener un poco de humedad, permitiendo que las raíces absorban el agua de manera gradual y evitando el estancamiento del líquido en la base de la maceta.

Advertisement

¡A regar!

Una vez que hayas trasplantado la planta, es importante regarla adecuadamente para que se establezca en su nuevo hogar. Recuerda que el objetivo de utilizar la esponja mezclada con el sustrato es retener la humedad en la maceta por más tiempo, permitiendo que las raíces absorban el agua gradualmente. Así evitarás el exceso de agua y asegurarás un riego más eficiente.

¡Esta técnica es ideal para plantas que necesitan un riego más espaciado o que son propensas a sufrir por el estancamiento de agua en la maceta! ¡Pruébalo y comparte los resultados con tus amigos y familiares!

Recuerda que en Una Planta encontrarás más consejos e información para el cuidado de tus plantas. ¡No olvides suscribirte a nuestro canal de YouTube para recibir contenido diario sobre botánica y jardinería!

Nota: Las imágenes utilizadas en este artículo son ilustrativas y no corresponden al proceso descrito en el texto.

Advertisement