Araucaria: Una planta versátil para tu hogar

Advertisement

La Araucaria es un árbol que agrega elegancia tanto a los jardines exteriores como al interior de nuestras casas. Dentro de la especie Araucaria heterophylla, existen diferentes variedades, cada una con sus propias características únicas. Algunas de estas variedades son perfectas para el cultivo en el interior de nuestras viviendas, proporcionando un toque de distinción y estilo.

Si estás pensando en plantar una Araucaria en tu jardín, es importante tener en cuenta que este árbol es ideal para climas sin heladas o con bajas temperaturas (-5ºC). En regiones con un clima mediterráneo, es común encontrar Araucarias en parques y jardines.

Una de las particularidades de la Araucaria es su lento crecimiento, lo que la convierte en una planta perfecta para decorar nuestros hogares debido a su forma estilizada y elegante. Si decides tener una Araucaria como planta de interior, aquí te ofrecemos algunos consejos para su cuidado:

Luz:

Ubica tu Araucaria en un lugar donde reciba la mayor cantidad de luz posible, preferiblemente cerca de una ventana. Para evitar que se incline hacia la luz, es recomendable girarla de vez en cuando.

Temperatura:

Las temperaturas altas de la calefacción pueden ser perjudiciales para la Araucaria. Si es posible, evita colocarla cerca de fuentes de calor durante el invierno y procura ubicarla en una habitación más fresca.

Humedad:

Es normal que con el paso del tiempo, las ramas bajas de la Araucaria se sequen. Sin embargo, para retrasar este proceso, es recomendable pulverizar las hojas con agua de vez en cuando y evitar que el sustrato se seque por completo. La Araucaria necesita un ambiente interior húmedo, ya que la falta de humedad puede causar que las ramas inferiores se vuelvan amarillas y se caigan.

Further reading:  La Araucaria y su vínculo con el pueblo Mapuche: Un legado amenazado

Riego:

Durante el verano, es aconsejable regar la Araucaria de interior dos veces por semana, mientras que en invierno bastará con regarla cada 7-10 días.

Abono:

Durante la primavera y el verano, puedes proporcionarle a tu Araucaria un poco de fertilizante líquido diluido en agua cada 15 días, durante su período de crecimiento.

Trasplante:

Cuando la Araucaria es pequeña, es recomendable trasplantarla a una maceta de mayor tamaño cada año. Sin embargo, una vez que mide 1 metro de altura, no es necesario volver a trasplantarla. En su lugar, simplemente retira los 3 centímetros superiores del sustrato cada temporada y reemplázalos por uno fresco.

Si observas que las agujas de tu Araucaria se vuelven secas, amarillas o marrones, es probable que esté recibiendo demasiado calor y sequedad. En este caso, trasládala a una habitación más fresca y aireada, y asegúrate de regarla y pulverizar sus hojas regularmente.

Advertisement

Por otro lado, si notas que las agujas verdes se caen, es posible que estés regándola en exceso. Deja que el sustrato se seque antes de volver a regar y reduce la frecuencia de riego.

Es normal que las ramas inferiores de las plantas de mayor tamaño pierdan sus agujas debido a la edad. Sin embargo, en otros casos, esto puede ser causado por la falta de luz o un exceso de riego. Evita el encharcamiento, especialmente durante el invierno.

Si tu Araucaria no está creciendo o presenta un aspecto pálido, es probable que necesite ser trasplantada o abonada. También puedes considerar cambiar los primeros 3 centímetros de su compost por uno fresco. Si al revisar las raíces notas que están muy apretadas, es momento de trasplantarla a una maceta de mayor tamaño.

Further reading:  7 hechos sorprendentes sobre las araucarias que probablemente desconocías

En cuanto a las plagas, la Araucaria puede verse afectada por cochinilla algodonosa, pulgón y araña roja. Para combatir el pulgón, puedes utilizar agua jabonosa, mientras que para las cochinillas, un algodón con alcohol metílico será efectivo. En el caso de la araña roja, puedes utilizar un acaricida y mantener el ambiente más húmedo, ya que estas criaturas se proliferan en ambientes secos.

Si deseas multiplicar tu Araucaria, puedes hacerlo a través de semillas o estacas de las ramas laterales. Sin embargo, ten en cuenta que las plantas obtenidas a través de estacas laterales tendrán un crecimiento horizontal, mientras que las obtenidas a partir de estacas terminales crecerán de forma vertical. En el contexto de una planta de interior, el esqueje apical es la mejor opción.

Para obtener más información sobre la Araucaria y sus cuidados, te recomendamos visitar Una Planta, donde encontrarás fichas y consejos útiles para el cultivo de plantas de interior y terrazas.

¡Atrévete a tener una Araucaria y disfruta de su belleza y distinción en tu hogar!

Advertisement