Protege a los recién nacidos y bebés de los mosquitos

¡Descubre cómo mantener a tus pequeños a salvo de los molestos mosquitos! Durante los meses de calor, es común que estos insectos se conviertan en una molestia constante, especialmente para los más pequeños de la casa. Afortunadamente, existen diversas medidas que puedes tomar para proteger a tus bebés de las picaduras de mosquitos y minimizar las molestias que causan.

Decora tu hogar con plantas repelentes de mosquitos

Una forma natural y efectiva de mantener alejados a los mosquitos es decorar tu hogar con plantas que posean cualidades repelentes. Coloca especies como albahaca, geranios o citronela en las ventanas, ya que su aroma desagrada a los insectos. Además, en los invernaderos podrás encontrar plantas especialmente cultivadas para ahuyentar a estos chupasangres, como el geranio antimosquitos o la albahaca antimosquitos. Estas plantas no solo ayudarán a mantener a los mosquitos lejos, sino que también darán un toque de frescura y belleza a tu hogar.

Qué hacer si un mosquito pica a un bebé

A pesar de nuestras mejores precauciones, es inevitable que los mosquitos nos encuentren. Si un mosquito pica a tu bebé, no entres en pánico. Las picaduras de mosquitos suelen ser molestas y causan picor, enrojecimiento e hinchazón, pero por lo general no representan un problema grave para la salud.

Para aliviar las molestias, puedes seguir algunos consejos sencillos:

  • Aplica hielo localmente en la zona afectada para reducir la inflamación.
  • Utiliza un aplicador con amoniaco diseñado para niños, como AfterBite, en caso de que la picadura se encuentre en una parte del cuerpo que el bebé no pueda rascar ni chupar.
  • Si las picaduras son numerosas o se encuentran en zonas propensas a una mayor inflamación, el pediatra podría recomendar el uso de una pomada con corticoides de baja o media potencia durante uno o dos días.
Further reading:  La Magia Oculta de la Citronella

Es importante recordar que en la mayoría de los casos, las picaduras de mosquitos solo causan molestias temporales y no requieren tratamiento médico. Sin embargo, si la piel alrededor de la picadura se vuelve muy roja, secreta líquido amarillento o si tu bebé presenta una reacción alérgica, es recomendable acudir a un médico para recibir atención adecuada.

Recuerda que la prevención es fundamental para proteger a tus bebés de los mosquitos. Además de las plantas repelentes mencionadas, asegúrate de mantener limpia y libre de agua estancada cualquier área propensa a la reproducción de mosquitos, como jarrones, macetas o recipientes al aire libre.

¡Mantén a tus pequeños a salvo de los mosquitos y disfruten del verano sin molestias ni picaduras!

Una Planta