Clavel del aire: El extraordinario desafío que amenaza a tus árboles

Advertisement

Cuando pensamos en el clavel del aire, no podemos negar que es una planta hermosa, pero a la vez representa una adversidad para nuestros árboles. Esta planta, perteneciente a la familia de las bromeliáceas y al género Tillandsia, se caracteriza por su sistema radical mínimo, ya que utiliza estructuras llamadas tricomas ubicadas en las hojas para absorber agua y nutrientes. Esto la convierte en una planta epífita que se adhiere a árboles leñosos para llevar a cabo su ciclo de vida.

Aunque es común encontrar el clavel del aire en cedros, pinos, cipreses, ginkgos, robles y prunus, en los últimos años ha extendido su «adopción» a muchas otras especies de árboles presentes en jardines urbanos del centro y norte del país.

Clavel del aire como planta ornamental

La ventaja del clavel del aire es que contamos con varios tipos de especies nativas que resultan atractivas y requieren poco mantenimiento, lo que las hace ideales para decorar diferentes espacios. Estas plantas tienen una floración primaveral muy llamativa, con tres sépalos rosados y tres pétalos azules. Además, gracias a su naturaleza epífita, pueden adherirse a diferentes tipos de soportes, como trozos de madera, corteza, troncos secos, cuadros vivos y jardines verticales.

Sin embargo, su belleza no puede ocultar el hecho de que puede causar daños significativos a los árboles que habita. Aunque no extrae nutrientes de ellos, su masiva presencia puede afectar su crecimiento normal debido a un tipo de parasitosis llamada «mecánica». El clavel del aire produce sombreado en los árboles, compite por luz y aireación, dificulta la fotosíntesis, respiración y transpiración, e impide el crecimiento adecuado del árbol. En casos extremos, incluso puede llevar a su muerte. Además, se ha observado que esta planta sirve como hospedante para insectos y ácaros que afectan al árbol.

Further reading:  Una planta barata y purificadora: el lirio de la paz que avisa al aprendiz

El «hermoso enemigo»

Es así como el clavel del aire se convierte en un «hermoso enemigo» para nuestros árboles. Aunque no los parasita nutricionalmente, su impacto perjudicial es innegable. La proliferación de esta planta ha afectado a 40 especies en 22 jardines de la ciudad de Córdoba, tanto nativas como exóticas. Especialmente, se ha detectado una mayor invasión en árboles añosos, pero también se ha observado un aumento en la invasión de árboles jóvenes debido a modificaciones ambientales favorables para el clavel del aire.

Cómo proteger nuestros árboles del clavel del aire

Para controlar esta planta es importante comenzar con una correcta poda de limpieza a finales del invierno, eliminando ramas secas que suelen ser las primeras en ser colonizadas por el clavel del aire. Sin embargo, esta medida no garantiza la ausencia futura de estas plantas invasoras. En caso de detectar su presencia, es recomendable actuar sin demora.

Advertisement

La extracción manual de las plantas puede ser efectiva en arbustos y árboles pequeños, pero se vuelve más complicada en árboles de gran tamaño. En estos casos, es preferible recurrir a métodos alternativos de control. A continuación, te presentamos algunas opciones recomendadas:

  • Control con productos no tóxicos: Una combinación efectiva y fácil de preparar es la del sulfato de cobre y el bicarbonato de sodio. Prepara una solución que contenga 2,5 gramos de bicarbonato de sodio por litro de agua (solución A) y otra con 2 gramos de sulfato de cobre por litro de agua (solución B). Al momento de utilizarlas, mezcla volúmenes iguales de ambas soluciones en un pulverizador y rocía las plantas de clavel del aire. Repite este proceso a los 10 días.

  • Control hidráulico: Consiste en emplear agua a alta presión para arrancar el clavel del aire. Puedes utilizar un compresor y una «lanza» comúnmente utilizada para lavar automóviles, veredas y frentes. Ajusta la presión o la distancia de la lanza para evitar dañar los árboles invadidos. Este método es más efectivo en especies de árboles caducifolios durante el período de reposo.

  • Control químico: Existen fungicidas que, en una dosis mayor a la recomendada para hongos, pueden eliminar el clavel del aire sin afectar al árbol. Los fungicidas líquidos cúpricos a base de sulfato de cobre pentahidratado, diluidos en un tercio del producto y dos tercios de agua, resultan muy efectivos. Otro agroquímico eficiente es el simazina, un herbicida que ha tenido buenos resultados cuando se aplica en árboles caducifolios después de la caída de las hojas en otoño-invierno.

Further reading:  Las Plantas: Cuándo Regarlas para su Mejor Crecimiento

No podemos permitir que el clavel del aire se convierta en una amenaza para nuestros árboles. Siguiendo estas recomendaciones, podremos proteger nuestra vegetación y disfrutar de un entorno natural saludable.

Recuerda, para más información sobre plantas y jardinería, puedes visitar Una Planta, donde encontrarás consejos útiles y guías prácticas para cuidar tu jardín.

Advertisement