Claveles: Secretos y Cuidados de la Flor más Emblemática de España

Advertisement

En la cultura española, el clavel común (Dianthus caryophyllus) es mucho más que una planta de exterior. Sus bordes dentados, su larga floración y sus vibrantes colores son un verdadero símbolo de la identidad española. Su perfume te transporta instantáneamente a la Feria de Sevilla y al Rocío. En este artículo, te contaré todos los secretos, cuidados y el significado de la Flor Nacional de España.

Dónde colocar un clavel

El clavel es una planta de exterior que se adapta muy bien a diferentes climas, lo que la hace fácil de cuidar y cultivar. Sin embargo, necesita luz solar directa para crecer correctamente. Esto significa que debe ubicarse en un lugar donde reciba la mayor cantidad de luz solar durante el día. Un jardín soleado o un balcón abierto serían ideales. Colocarlos cerca de una ventana puede no ser suficiente, ya que no recibirían la cantidad adecuada de luz solar.

El significado de los claveles

El nombre común del clavel, Dianthus caryophyllus, significa «la flor de los dioses». A lo largo de la historia, los claveles siempre han sido venerados. El griego Theophrastus les dio el nombre «Dianthus», que se deriva de las palabras griegas «dia» (dios) y «anthos» (flor). En otras palabras, los claveles eran conocidos como «las flores de Dios».

La flor del clavel tiene diferentes significados según su color. Aunque todos ellos suelen relacionarse con sentimientos como el amor, la admiración y la alegría. El significado más común del clavel es la belleza y el orgullo. Pero gracias a su amplia variedad de colores, cada uno simboliza una emoción o sentimiento distinto. Algunos ejemplos son:

  • El clavel rojo simboliza el amor, el orgullo y la admiración. Es perfecto para declarar tus sentimientos a alguien especial.
  • El clavel amarillo rompe con el significado de belleza y orgullo, ya que se utiliza para expresar desprecio hacia otra persona.
  • El clavel blanco simboliza la pureza y el amor puro, la inocencia.
  • El clavel rosa se utiliza para expresar amor hacia una madre, abuela o hermana, un amor más suave y dulce.

Esta carismática flor está estrechamente ligada a la cultura española y se asocia con el flamenco y Andalucía. Su belleza trasciende fronteras y es una de las flores más regaladas en todo el mundo.

Macetas blancas con claveles rosas y lilas
Imagen: El Mueble

Historia y Orígenes de los Claveles

Aunque el origen exacto del nombre de esta popular planta no está claro, los historiadores creen que se utilizaba hace miles de años como adorno en coronas y para la elaboración de perfumes. Desde el Mediterráneo, se expandió por todo el mundo debido a la colonización.

Further reading:  Los Mejores Tatuajes de Clavel 💐

Se han encontrado registros de los claveles en la antigua China, donde también se usaban como adorno y perfume, y en el antiguo Imperio Otomano. Fue Luis IX de Francia quien introdujo los claveles en los jardines de Europa en el siglo XII. Desde entonces, se han descubierto más de 250 variedades de claveles. Solo en la Península Ibérica, encontramos cerca de 25 especies de claveles.

Características del clavel

El clavel es una planta notable por su belleza y fragancia. Su aroma especiado, cálido y floral recuerda al clavo. Sus flores tienen un tamaño mediano a grande, con pétalos suaves y aterciopelados. Tienen una forma distintiva de «espolón» con bordes dentados.

Los claveles están disponibles en una amplia variedad de colores, incluyendo blanco, rosa, rojo, amarillo, naranja y púrpura. También existen variedades bicolores y multicolores, lo que los convierte en una opción versátil para la decoración. Son plantas perennes que se cultivan a partir de semillas o mediante esquejes. Requieren exposición directa al sol y un suelo bien drenado para un crecimiento óptimo. También se pueden cultivar en macetas y jardines.

Variedades de claveles

Existen más de 250 variedades de claveles, pero algunas de las más populares son el clavel del poeta, el clavel turco y el clavel pink kisses. Los pétalos de estos últimos son como un beso estampado en papel, y colocarlos en el balcón o la terraza siempre es un éxito asegurado.

Claveles
Imagen: Unsplash

Cuidados del clavel

Ubicación y temperatura del clavel

Para cultivar claveles en el jardín, es necesario encontrar una temperatura que oscile entre los 10 °C y 24 °C. Como planta mediterránea, el clavel prefiere la luz solar y las temperaturas templadas en lugar de las que descienden por debajo de los 0 °C.

Riego del clavel

El clavel es una planta adecuada para principiantes, por lo que no requiere cuidados demasiado laboriosos. Se debe regar de manera constante pero moderada, evitando encharcar el suelo. Para determinar cuándo regar, puedes comprobar si la tierra está seca introduciendo un palillo (o el dedo). Si sale limpio, significa que necesita agua. También puedes observar las hojas, si están marchitas y deshidratadas, es una señal de que necesitan agua urgentemente.

Un consejo para que los tallos se ramifiquen y haya más flores es pellizcar la planta.

Luz solar e iluminación del clavel

A diferencia de otras plantas que toleran la sombra, el clavel necesita recibir luz solar constantemente. Es crucial para su correcto desarrollo. Colocarlos cerca de una ventana no es suficiente, ya que requieren pleno sol para crecer adecuadamente.

Sin embargo, debes tener cuidado con el exceso de luz y las altas temperaturas, ya que pueden provocar un crecimiento de tallos cortos. Colócalos en un lugar donde no reciban sol directo durante las horas centrales del día. El equilibrio entre iluminación y calor es clave.

Further reading:  Propiedades y cuidados del Clavel moro: La planta que embriaga con su belleza y beneficios

Abonado y fertilizante del clavel

Es importante que el suelo sea poroso y bien drenado, con un pH entre 6,5 y 7,5. Durante la época de floración (primavera y verano), se recomienda abonar los claveles una vez a la semana para obtener flores coloridas y esplendorosas. Después de este período, bastará con abonarlos una vez al mes.

En cuanto al fertilizante, es importante no abusar de él, ya que podría perjudicar a la planta y disminuir la cantidad de flores. Un consejo adicional para que los tallos se ramifiquen es pellizcar la planta, lo que estimulará una mayor cantidad de flores.

Poda de los claveles

Es necesario podar los claveles dos veces al año: una vez en verano para eliminar las flores marchitas y otra al final de la temporada de crecimiento. Al podarlos, solo recorta aproximadamente una cuarta parte de los tallos para evitar estresar la planta.

Advertisement

Trasplante de los claveles

El trasplante es un proceso importante para asegurar el correcto crecimiento y desarrollo de los claveles. El mejor momento para trasplantarlos es en primavera u otoño, evitando los meses de calor intenso o cuando las plantas estén en plena floración.

Elige un lugar en el jardín con pleno sol y un suelo bien drenado. Asegúrate de que el suelo esté suelto y libre de malas hierbas antes de realizar el trasplante. Riega bien los claveles antes de trasplantarlos para asegurarte de que estén hidratados. Si las raíces son demasiado grandes, puedes podarlas ligeramente para estimular un mejor crecimiento.

Con cuidado, excava alrededor de los claveles para evitar dañar las raíces. Intenta mantener la mayor cantidad de raíces intactas durante el proceso de extracción. Coloca las plantas en los agujeros preparados en el nuevo lugar, asegurándote de que estén a la misma profundidad que antes. Rellena los espacios alrededor de las raíces con tierra suelta y compacta suavemente. Después de trasplantar los claveles, riégalos abundantemente para ayudar a que el suelo se asiente alrededor de las raíces.

Reproducción de los claveles

Además de reproducirse por semillas en primavera, los claveles también se pueden reproducir mediante esquejes o división.

Por semillas

La germinación de los claveles tarda de una a tres semanas, y la temperatura ideal para garantizar este proceso es de aproximadamente 15 °C. La tierra debe mantenerse húmeda. Se recomienda cubrir el semillero con una bolsa de polietileno hasta que broten las primeras plántulas. Unos 15 días antes de trasladar los nuevos claveles al jardín, plántalos en pequeñas macetas y déjalos al aire libre para que se aclimaten.

Por esquejes

La reproducción por esquejes de los claveles es un poco más complicada, ya que requiere un invernadero con condiciones específicas de humedad, suelo y temperatura. Los tallos deben ser de plantas adultas y tener aproximadamente 10 cm de largo.

Ramo de rosas rosas y claveles blancos de Colvin para San Valentín
Imagen: Colvin

El hábitat del clavel

Aunque la mayoría de los claveles crecen de forma silvestre en la cuenca del Mediterráneo, hay diferentes variedades que se pueden cultivar en casa. Sin embargo, es importante evitar colocar las plantas muy juntas, ya que esto puede debilitarlas debido a la competencia por la luz y reducir la cantidad de flores.

Further reading:  Descubre todas las maravillosas propiedades del Clavel del Aire

Claveles de jardín

Los claveles de jardín no suelen superar los 75 cm de altura, y sus preciosas flores, que parecen un abanico de colores, tienen menos de 5 cm de diámetro.

Clavel de invernadero de floración permanente

Otra opción son los claveles de floración permanente en invernaderos. Estas variantes son más fuertes y se caracterizan por tener flores más grandes y tallos más largos, que pueden alcanzar hasta un metro de longitud. Los puedes encontrar en colores sólidos o bicolor, siendo el rojo, el blanco y el amarillo los más comunes.

¿Cuántas veces florece un clavel?

Generalmente, un clavel florece una vez al año. Sin embargo, algunas variedades pueden florecer más de una vez durante la temporada de crecimiento si se les proporcionan las condiciones adecuadas y se cuidan adecuadamente. Esto incluye brindarles la cantidad correcta de luz solar, agua y nutrientes, así como eliminar las flores marchitas para fomentar el crecimiento de nuevas flores.

¿Cómo alargar la floración de los claveles?

Elimina las flores marchitas para mantener la planta saludable y también elimina las semillas, ya que consumen la energía que necesita la planta para formar nuevas flores.

¿Cuánto dura un clavel?

La duración de un clavel puede variar según diferentes factores, como las condiciones de crecimiento, el cuidado y el entorno. En promedio, un clavel puede durar de 1 a 2 semanas en floración. Sin embargo, existen algunas variedades que tienen una vida útil más larga y pueden durar hasta 3 semanas en flor.

Principales plagas y enfermedades de los claveles

Entre las enfermedades más comunes que afectan a los claveles se encuentran los hongos, como la roya, y las plagas, como la araña roja, los trips y los pulgones. Además, para prolongar la floración, se deben eliminar las flores marchitas.

Cómo decorar con claveles

Los claveles son ideales para arreglos florales en bodas y jarrones, ya que añaden color instantáneo a cualquier habitación. Sus flores cortadas son duraderas y alegrarán tu decoración. También se pueden encontrar en versiones preservadas y aterciopeladas.

Algunas ideas para decorar con claveles son:

  • Para ramos desenfadados, elige un jarrón del mismo tono que las flores para lograr una decoración equilibrada y tranquila.
  • Para una fiesta al aire libre, puedes crear cortinas de claveles ensartándolos en hilos de pescar. ¡El efecto es espectacular!
  • Colgar macetas de claveles en la pared puede recrear la alegría de un patio andaluz.
  • Combínalos con aster en macetas pequeñas para decorar el alféizar de la ventana y disfrutar de una dosis continua de energía natural.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en Una Planta, suscríbete a nuestra newsletter.

Advertisement