Cómo separar los bulbos de gladiolos para obtener flores más grandes

Advertisement

¿Alguna vez te has preguntado cómo separar los bulbos de gladiolos para obtener flores más grandes y hermosas? En este artículo, te enseñaré cómo hacerlo de manera sencilla y efectiva. Los gladiolos, cuyo nombre proviene de su forma similar a una espada, son conocidos por ser flores de gran altura y de diversos colores. Si quieres disfrutar de estas magníficas flores en tu jardín, sigue leyendo.

Cómo separar los bulbos de gladiolos para obtener flores más grandes
Cómo separar los bulbos de gladiolos para obtener flores más grandes

Cuándo sembrar los bulbos de gladiolos

Si quieres que tus gladiolos florezcan en primavera, es recomendable sembrar los bulbos a finales de invierno, por ejemplo, en enero. De esta manera, podrás disfrutar de sus flores a principios de mayo. Sin embargo, si esperas hasta que la primavera esté más avanzada, es probable que florezcan en verano. También es posible sembrarlos en otoño, como lo estamos haciendo ahora.

Por qué separar los bulbos

Separar los bulbos de los gladiolos es importante para asegurar que la floración sea más grande y duradera. Si no se separan, las flores se marchitarán rápidamente. Además, esta técnica permite que los bulbos tengan más fuerza y energía para su próxima floración.

Cómo separar los bulbos

Para separar los bulbos, primero debes esperar a que las flores hayan terminado de florecer. Entonces, procede a cortar los tallos largos y a desenterrar el bulbo con cuidado, utilizando una pala o las manos. Es importante asegurarse de que el bulbo esté sano y duro al tacto. Si está enfermo o blando, es mejor descartarlo.

Further reading:  Cosecha y almacenamiento de bulbos de gladiolos: Guía completa

Una vez que has sacado el bulbo del suelo, es hora de separar los hijos. Estos son bulbos más pequeños que crecen junto al bulbo madre. Para hacerlo, simplemente tira suavemente de los bulbos hijos y sepáralos del bulbo principal. Estos bulbos hijos también pueden ser sembrados para obtener nuevas flores en el futuro.

Advertisement

Cómo sembrar los bulbos separados

Una vez que has separado los bulbos, es importante sembrarlos adecuadamente. Si eliges sembrarlos en maceteros, asegúrate de que los maceteros tengan buen drenaje. Puedes utilizar estiércol de caballo mezclado con corteza de árbol para mejorar el drenaje. Planta los bulbos a una profundidad de unos 25-30 centímetros, con las raíces hacia abajo. Riega los bulbos después de sembrar, pero ten cuidado de no dejar agua estancada, ya que esto podría pudrir los bulbos.

Cuidados posteriores

Una vez que has sembrado los bulbos, es importante cuidarlos adecuadamente. Durante el verano, riega los bulbos regularmente para mantener el sustrato húmedo, pero evita el encharcamiento. En invierno, reduce el riego y permite que las plantas entren en reposo. Recuerda que los gladiolos necesitan horas de sol, pero también deben protegerse de los rayos directos del sol en las horas más intensas del día.

Conclusiones

Separar los bulbos de los gladiolos es una técnica sencilla pero efectiva para obtener flores más grandes y hermosas. Asegúrate de sembrarlos en maceteros con buen drenaje y de proporcionarles los cuidados adecuados. ¡Disfruta del espectáculo de las flores de gladiolo en tu jardín! Para más información y consejos sobre plantas, visita Una Planta.

Advertisement