Consejos para lograr una exitosa siembra de albahaca

Consejos para lograr una exitosa siembra de albahaca
Advertisement

¡Te alegrará saber que sembrar albahaca con éxito es más sencillo de lo que imaginas! Aunque muchas semillas requieren oscuridad y humedad para germinar, la albahaca es una excepción. En este artículo aprenderás todos los pasos necesarios para cultivar albahaca en tu huerto urbano de forma satisfactoria. ¡Prepárate para disfrutar de ricas y fragantes hojas de albahaca en casa!

La hora de la siembra

La albahaca prefiere ser sembrada a finales de invierno o principios de primavera. De esta manera, podrás disfrutar de su cultivo y hojas durante más tiempo. Recuerda que la albahaca es una planta anual que muere con la llegada de las bajas temperaturas en otoño.

Preparando el semillero

Lo primero que necesitas es preparar un semillero adecuado. Puedes utilizar una maceta de al menos 12 centímetros de diámetro o una bandeja de alvéolos con compartimentos de 3 o 4 centímetros cada uno. El sustrato más indicado para la siembra de albahaca es el «sustrato para semilleros» o, en su defecto, un «sustrato para plantas de interior». Llena los recipientes con sustrato sin apelmazarlo y riega abundantemente.

Siembra y cuidado de las semillas

Una vez que el semillero esté listo, llega el momento de sembrar las semillas. Puedes distribuirlas de forma homogénea sobre la superficie del sustrato, manteniendo una distancia de aproximadamente dos centímetros entre ellas. Asegúrate de regar con cuidado para evitar desplazar o enterrar las semillas debido a la fuerza del agua. A partir de ese momento, mantén el sustrato siempre húmedo.

Further reading:  Los asombrosos beneficios de tomar té de albahaca

Es importante ubicar el semillero en un lugar donde reciba luz directa del día, pero protegido de las corrientes de aire. Si hace frío en tu zona, puedes sembrar las semillas dentro de casa, cerca de una ventana. Alternativamente, si tienes un pequeño invernadero con calefacción, puedes encenderla un día antes para que el sustrato alcance la temperatura adecuada.

Advertisement

Manteniendo la humedad y temperatura necesarias, pronto verás cómo las semillas comienzan a germinar. En solo unos días, las plántulas desarrollarán sus dos primeras hojas verdaderas.

Trasplante y cuidado posterior

Cuando las plántulas tengan dos o tres pares de hojas verdaderas, aproximadamente de 20 a 30 días después de la siembra, podrás trasplantarlas a macetas individuales de unos 10 centímetros de diámetro. Si planeas plantarlas en un huerto urbano más grande, utiliza macetas de tamaño adecuado.

Recuerda tener cuidado al trasplantar, arrancando las plántulas con el mayor cepellón posible y evitando dañarlas entre sí. La profundidad de plantación debe ser la misma en la que se encuentran los cotiledones. Respecto al sustrato, en un huerto urbano de terraza o balcón, el «sustrato universal» o el «sustrato para plantas de exterior» son opciones adecuadas. Puedes mezclarlos con un poco de tierra de jardín o tierra de campo arcillosa para dar frescura al sustrato.

¡Y eso es todo! Con estos sencillos pasos, tu siembra de albahaca estará en camino hacia el éxito. Ahora podrás disfrutar de su delicioso aroma y sabor en tus platos favoritos. Recuerda visitar Una Planta para más consejos e información sobre el cultivo de plantas. ¡Buena suerte con tu huerto urbano!

Advertisement