Cervezomicón, el arte de calcular los IBUS en la cerveza

¡Hola amigos cerveceros! Hoy vengo a revelaros uno de los secretos mejor guardados de la elaboración de cerveza: cómo calcular los IBUS. Pero antes de entrar en materia, déjenme decirles que no necesitan ser expertos en matemáticas para disfrutar de esta afición, ¡aquí los únicos números importantes son los sabores y aromas de nuestras creaciones! Así que prepárense para sumergirse en el fascinante mundo de los cálculos cerveceros y descubrir cómo lograr una cerveza equilibrada y llena de sabor.

¿Qué son los IBUS?

Si bien es cierto que en el siglo XVII no existían los IBUS (Unidades Internacionales de Amargor, por sus siglas en inglés), tampoco se usaba lúpulo en la elaboración de cerveza. Con la llegada del lúpulo, se hizo necesario encontrar una forma de medir su amargor. Los IBUS nos permiten cuantificar la cantidad de amargor que aporta el lúpulo a la cerveza, pero no debemos olvidar que la sensación de amargor también se ve influenciada por la densidad de la cerveza y otros factores. Pero no se preocupen, aquí les contaré cómo calcular los IBUS y lograr la cerveza que desean.

Cálculos básicos para elaborar cerveza

Antes de sumergirnos en los cálculos, quiero recordarles que los primeros pasos en la elaboración de cerveza son más un arte que una ciencia exacta. No se preocupen demasiado por los números al comienzo, lo importante es disfrutar del proceso y aprender de los éxitos y fracasos. A medida que adquieran más experiencia, se volverá necesario conocer algunos cálculos para obtener resultados más precisos y consistentes.

Further reading:  ¡Descubre los 4 tipos de lúpulo que debes conocer en el mundo cervecero!

Factores clave para calcular los IBUS

Existen varios factores que debemos tener en cuenta al calcular los IBUS en nuestra cerveza. Estos son algunos de los más importantes:

  • Contenido de alfa-ácidos del lúpulo: El porcentaje de alfa-ácidos del lúpulo es clave para determinar su aporte de amargor. Este dato suele venir indicado en las etiquetas de los lúpulos que compramos.

  • Cantidad de lúpulo utilizado: La cantidad de lúpulo que añadimos a nuestra cerveza también afecta al amargor final. Cuanto más lúpulo utilicemos, más amarga será nuestra cerveza.

  • Tasa de aprovechamiento del lúpulo: No todos los alfa-ácidos del lúpulo se convierten en amargor durante el hervido. La tasa de aprovechamiento del lúpulo se refiere al porcentaje de alfa-ácidos que finalmente se convertirán en iso-alfa-ácidos. Esta tasa varía en función del tiempo de hervido y otros factores.

  • Volumen del lote: El volumen de nuestra cerveza también influye en los IBUS. No es lo mismo añadir una cantidad determinada de lúpulo a una olla con 20 litros de mosto que a otra con 50 litros. Por eso, es importante ajustar las cantidades según el volumen del lote.

Calculando los IBUS

Ahora que conocemos los factores clave, vamos a ver cómo calcular los IBUS en nuestra cerveza. Existen diferentes métodos y fórmulas para hacerlo, y cada cervecero tiene su propio enfoque. Aquí les presento una fórmula básica que pueden utilizar como punto de partida:

IBU = (Gramos x TA x %AA x 1000) / (Litros x CrD)

Donde:

  • Gramos es el peso del lúpulo añadido en gramos.
  • TA es la tasa de aprovechamiento del lúpulo, expresada como decimal. Pueden consultar tablas específicas para determinar este valor.
  • %AA es el contenido de alfa-ácidos del lúpulo, expresado como decimal.
  • Litros se refiere al volumen del mosto final.
  • CrD es el corrector de densidad, que tiene en cuenta el cambio en la densidad del mosto durante el hervido.
Further reading:  ¡Descubre la diferencia entre malta y lúpulo y crea la mejor cerveza casera!

Recuerden que estos cálculos son solo aproximados y pueden variar según su equipo y proceso de elaboración. La práctica y la experiencia les ayudarán a ajustar los valores y obtener resultados más precisos.

Ajustando el amargor según el estilo de cerveza

Cuando diseñamos una receta, es importante tener en cuenta el estilo de cerveza que queremos obtener. Cada estilo tiene sus propias características y rangos de IBUS recomendados. Por ejemplo, una cerveza IPA suele tener un alto contenido de IBUS, mientras que una cerveza más suave como una lager tendrá un amargor más moderado.

Una regla general es mantener un equilibrio entre los IBUS y la densidad de la cerveza. Para ello, se utiliza el índice BU:GU (relación entre IBUS y densidad original de la cerveza). Al conocer el valor objetivo del IBU y la densidad de la cerveza, pueden determinar la cantidad de lúpulo necesaria para obtener el amargor deseado.

Otras consideraciones

Existen muchas otras consideraciones y variables que pueden influir en el cálculo de los IBUS, como la conservación del lúpulo, el vigor del hervido, la levadura utilizada y otros factores externos. También es importante tener en cuenta que estas estimaciones son aproximadas y que cada cervecero puede tener su propio enfoque y ajustes según su experiencia.

Así que ya saben, amigos cerveceros, calcular los IBUS puede ser un juego divertido y desafiante. No se obsesionen con los números, sino disfruten del proceso y experimenten con diferentes cálculos y técnicas. ¡El mundo de la cerveza está lleno de posibilidades y cada uno de ustedes puede crear su propia obra maestra cervecera!

Si desean profundizar más en el tema de los cálculos de los IBUS, les recomiendo explorar las diferentes fuentes de información y las diversas herramientas disponibles en línea. Y recuerden, la práctica y la experiencia son los mejores maestros en este apasionante viaje cervecero.

Further reading:  ¡Descubre las 'birras' perfectas para cerveceros celíacos!

Si desean aprender más sobre la elaboración de cerveza artesanal y descubrir nuevas recetas y técnicas, les invito a visitar Una Planta, un sitio web dedicado a compartir los secretos más jugosos de la cerveza casera.

¡Salud y buenos tragos!

YouTube video
Cervezomicón, el arte de calcular los IBUS en la cerveza