Cómo cuidar una kokedama o planta cultivada en bola de musgo que me regalaron

Advertisement

Las kokedamas, también conocidas como bolitas de musgo, son una técnica de origen japonés que consiste en cultivar plantas utilizando una base de tierra y musgo en lugar de una maceta convencional. Si tienes una kokedama o estás pensando en tener una, es importante cuidarla adecuadamente para evitar que se seque y mantenerla en buen estado. Las kokedamas son una opción interesante para aquellos que buscan algo diferente a las plantas en maceteros o a los bonsáis, ya que requieren menos cuidados y ocupan menos espacio.

¿Cómo cuidar una kokedama paso a paso?

1. Evita cambios bruscos de temperatura

Si tu kokedama se encuentra en exteriores, es probable que esté acostumbrada a ese ambiente. Sin embargo, si deseas cambiarla a un lugar con una temperatura diferente, debes tener cuidado, ya que las kokedamas no tienen las mismas necesidades climáticas. Es importante moverlas o cambiarlas de lugar con precaución para evitar que se vean afectadas con el tiempo.

2. Nutre la tierra de tu kokedama

Para mantener tu kokedama en buen estado durante más tiempo, es necesario saber cuándo cambiar la bola de musgo y cómo mantenerla hasta el próximo cambio para evitar que la planta muera por falta de nutrientes. Aproximadamente entre el cuarto y quinto mes después de haber creado tu kokedama, puedes utilizar fertilizantes en el agua de riego para ayudar a mantenerla saludable hasta el momento del cambio. Normalmente, una bola de musgo puede durar alrededor de 1 año antes de necesitar ser reemplazada con cuidado y preparar una nueva bola de musgo con nutrientes.

Further reading:  Crea tu propia Kokedama en casa: Una técnica japonesa de jardinería única

3. Evita una exposición prolongada al sol

Aunque las kokedamas necesitan luz para sobrevivir, exponerlas directamente al sol durante mucho tiempo puede hacer que se sequen. Dependiendo del clima, puedes dejarlas expuestas durante temporadas como el invierno y el otoño, cuando la luz solar es mínima. Sin embargo, durante la primavera o el verano, es mejor evitar la exposición directa al sol, ya que podría dañar tu kokedama. En estos casos, es recomendable exponerla a luz artificial.

¿Cómo se riega la kokedama?

Riega solo lo necesario

Aunque las kokedamas no requieren riego constante, el método de riego es sencillo. Solo tienes que sumergir toda la bola de musgo en agua y observar si deja de brotar burbujas. Cuando eso suceda, significa que es el momento de retirarla del agua.

Kokedama

El intervalo de riego puede ser de 2 a 3 días, dependiendo de la planta que tengas en tu kokedama. Si deseas regar solo el musgo sin afectar a la planta, puedes rociar agua sobre el musgo sin excederte en el riego.

Recuerda que cuidar una kokedama requiere atención y conocimiento, pero una vez que entiendas las necesidades de tu planta, podrás disfrutar de esta técnica japonesa única y añadir un toque especial a tu espacio con estas fascinantes bolas de musgo.

¡Descubre más sobre el cuidado de kokedamas en Una Planta!

Advertisement