Cultivando Echeverias: Cuidados, riego, reproducción y más

Advertisement

¡Descubre los secretos de cultivar Echeverias y mantén tus plantas saludables y fuertes! En este artículo te mostraremos todos los cuidados que necesitan estas suculentas tan populares. Presta atención, ¡te sorprenderás!

Cultivando Echeverias: Cuidados, riego, reproducción y más
Cultivando Echeverias: Cuidados, riego, reproducción y más

Luz y ubicación

Las Echeverias se sienten mejor en el exterior, en zonas bien iluminadas donde puedan recibir varias horas de luz directa por la mañana temprano o por la tarde. Sin embargo, debes evitar exponerlas al sol del mediodía, ya que a pesar de necesitar mucha luz, no toleran bien la exposición prolongada a altas temperaturas. Si prefieres tener tus Echeverias en el interior, colócalas en habitaciones bien iluminadas cerca de una ventana.

Echeverias al aire libre

Clima adecuado

Estas plantas son originarias de climas templados, por lo que lo ideal es mantener la temperatura entre 21 y 27 grados Celsius durante los meses cálidos. En los meses más fríos, evita que la temperatura descienda por debajo de los 15 grados, o al menos no por mucho tiempo.

Riego adecuado

Las Echeverias, al igual que otras suculentas, deben regarse solo cuando el sustrato esté completamente seco. Regarlas en exceso puede ser perjudicial, ya que podría provocar la pudrición de las raíces. La forma más común de regar estas suculentas es sumergiendo la maceta completa en agua durante unos minutos, permitiendo que la planta absorba lo necesario y el exceso se filtre a través de los agujeros de drenaje.

Riego de las Echeverias

Sustrato adecuado

Es crucial que el sustrato de las Echeverias proporcione un buen drenaje, especialmente si optas por el riego por inmersión. Te recomendamos utilizar una mezcla específica para plantas suculentas, con la adición de perlita. Si lo prefieres, puedes crear tu propia mezcla con arena y perlita. Si las ubicas en exteriores, asegúrate de que el agua de lluvia no se acumule en la maceta para evitar que se encharque.

Further reading:  17 Plantas perfectas para tu apartamento
Advertisement

Trasplante y mantenimiento

Cuando las raíces de la planta comiencen a asomarse por los agujeros de drenaje de la maceta, significa que es hora de trasplantarla. En cuanto al mantenimiento, las Echeverias no requieren podas ni cuidados especiales. Lo más importante es asegurarse de que los agujeros de drenaje no se obstruyan para permitir que la planta elimine el exceso de agua sin problemas. Además, es fundamental estar atento a cualquier parte enferma o seca y eliminarla de inmediato.

Reproducción de las Echeverias

Las Echeverias pueden reproducirse fácilmente a partir de esquejes de hojas. Selecciona hojas sanas y retíralas suavemente, asegurándote de que ningún extremo de la hoja esté cortado. Coloca los esquejes en un lugar cálido, seco y bien iluminado durante unos días. Prepara un sustrato de drenaje rápido para suculentas, humedécelo y coloca las hojas encima. Riega las hojas con un atomizador durante las siguientes semanas para evitar que se sequen. Con el tiempo, las raíces comenzarán a emerger desde la base de las hojas, hasta que estas se consuman por completo y se conviertan en diminutas plantas que comenzarán a crecer. Luego podrás trasplantarlas a una maceta.

Reproducción de Echeverias

¡Te invitamos a ver nuestro video donde hablamos sobre los 7 errores comunes al cultivar suculentas! Asegúrate de evitarlos y seguir brindando el mejor cuidado a tus Echeverias.

Hasta la próxima, ¡amantes de las plantas!

Advertisement