Fascitis plantar: una dolencia común en el mundo deportivo

Advertisement

La fascitis plantar es una lesión muy frecuente en el ámbito del deporte, especialmente entre los corredores. Se trata de una condición inflamatoria que afecta la fascia plantar, una banda de tejido fibroso que se extiende desde el talón hasta los dedos del pie. Cuando esta estructura se desgasta, pueden surgir problemas como inflamación, dolor intenso en la planta del pie y sensaciones molestas en los talones.

Síntomas y causas de la fascitis plantar

Los síntomas más comunes de la fascitis plantar son el dolor punzante en la parte interna del talón, la sensibilidad y, en ocasiones, la inflamación de la zona. Este dolor suele aparecer después de hacer ejercicio o durante la actividad física, pero también puede manifestarse al levantarse por la mañana o después de un período de reposo.

El origen de esta dolencia puede variar de una persona a otra. Algunos factores predisponentes incluyen tener pies valgos (que se inclinan hacia adentro), pies cavos (con un puente más pronunciado de lo normal) o pies curvados. Sin embargo, el uso de calzado inadecuado, un calentamiento insuficiente o una pisada incorrecta en superficies duras también pueden contribuir a desarrollar fascitis plantar. Además, las sobrecargas musculares, los esguinces mal curados, los cambios de peso y el aumento de la actividad física pueden alterar nuestra forma de caminar y pisar, desencadenando esta condición.

Tratamiento y prevención de la fascitis plantar

En el Centro de Fisioterapia «Una Planta», ofrecemos diversos tratamientos para aliviar la inflamación de la fascia plantar. Mediante técnicas de fisioterapia como la mesoterapia, los estiramientos, las manipulaciones fasciales y el kinesiotape, buscamos reducir el dolor y activar el proceso de curación. En casos más avanzados, la Electrólisis Percutánea Ecoguiada (EPI®) puede acelerar significativamente la recuperación.

Further reading:  Cotas de nivel y plantas: vinculación y configuración
Advertisement

La EPI® es un tratamiento invasivo de fisioterapia que se realiza en clínicas y centros especializados. Consiste en la aplicación de una corriente galvánica de baja intensidad a través de una aguja guiada por ecografía, directamente sobre los tejidos lesionados. Este procedimiento estimula el proceso de reparación natural del organismo, mejorando el dolor y favoreciendo una tasa de recuperación del 80%.

Para prevenir la fascitis plantar, es fundamental utilizar calzado adecuado para la actividad que realizamos, incluyendo plantillas correctivas recomendadas por especialistas cuando sea necesario. Asimismo, antes de practicar deporte, es importante realizar estiramientos para preparar la fascia plantar. Durante el ejercicio, es recomendable elegir superficies blandas y planas, alternando diferentes tipos de actividad para evitar sobrecargas. También se pueden utilizar vendajes para amortiguar la pisada y es crucial mantener una técnica de pisada correcta, ajustando la intensidad y duración de los entrenamientos.

En resumen, la fascitis plantar es una lesión frecuente en el mundo deportivo que puede causar dolor e incomodidad. Sin embargo, con los tratamientos adecuados y siguiendo las medidas preventivas, es posible aliviar los síntomas y acelerar la recuperación. Si tienes fascitis plantar, no dudes en buscar ayuda profesional de confianza. Puedes encontrar más información sobre este tema en Una Planta.

Advertisement