Experto en Odontología Bioenergética

Advertisement

La odontología bioenergética es un campo especializado en el estudio de los maxilares y su relación con el sistema musculoesquelético. Estos maxilares reciben numerosas inserciones musculares que los conectan con los huesos adyacentes, como las vértebras, la clavícula, el hioides y, por supuesto, entre ellos mismos y los demás huesos del cráneo.

La disposición anatómica de los maxilares los integra en las diferentes cadenas musculares responsables del mantenimiento del equilibrio corporal. Por lo tanto, cualquier desviación en la posición de la mandíbula con respecto al maxilar puede generar tensiones musculares que, en algunos casos, pueden causar dolor en la zona cervical y en el resto de la espalda. Incluso puede haber compresión de algún nervio raquídeo, lo cual puede tener diversas consecuencias.

Es importante destacar que los maxilares forman parte del sistema craneosacral, conocido como el sistema craneo-sacro-mandibular. La mandíbula se encuentra en uno de los extremos de este sistema y, con su movimiento, estimula la respiración craneosacral, un ritmo rítmico que bombea el líquido cefalorraquídeo.

La desviación en la posición mandibular puede provocar diferentes patrones posturales. En general, la rotación del eje mandibular se acompaña de una rotación en el mismo sentido de la pelvis y en sentido contrario de la cintura escapular.

Existen diversos motivos por los cuales puede producirse esta desviación, como traumatismos, hábitos, causas congénitas, pérdida de piezas dentales o malposición. Es fundamental realizar un diagnóstico precoz, ya que una pequeña discrepancia en una edad temprana puede convertirse en un problema más grave en la edad adulta. Es como un árbol que, al nacer, se tuerce levemente, pero con el tiempo esa desviación se vuelve mucho más marcada.

Further reading:  Los beneficios de trasplantar tus plantas: ¡Aprende cómo hacerlo correctamente!
Advertisement

El tratamiento varía según se trate de niños o adultos. En el caso de los niños, la opción más recomendada es el tratamiento ortodóntico. En los adultos, a veces se opta por la realización de una placa de descarga, que es una férula que reposiciona la mandíbula. En casos más complejos, puede ser necesaria la estabilización definitiva con prótesis.

También es posible encontrarse con una desviación mandibular que no tenga origen dental, sino que sea «ascendente», es decir, originada en otro punto del sistema, o una combinación de ambos. En estos casos, es importante contar con la atención de un osteópata. La colaboración entre los tratamientos de ortodoncia y el osteópata siempre resulta beneficiosa.

En conclusión, la ortoposturodoncia nos brinda las herramientas necesarias para buscar la posición correcta de la mandíbula en aquellos casos en los que es necesario corregirla. Si deseas obtener más información sobre los servicios que ofrecemos, visita Una Planta.

Advertisement