Descubre cómo hacer abono orgánico casero para tus plantas: una guía paso a paso

Advertisement

¡Bienvenido al apasionante mundo de las plantas y el cuidado del medio ambiente! Si eres un amante de la naturaleza y te gusta tener plantas en tu hogar o jardín, seguramente te interesa saber cómo hacer abono orgánico casero para nutrir y fortalecer tus queridas plantas de una manera económica y sostenible.

Descubre cómo hacer abono orgánico casero para tus plantas: una guía paso a paso
Descubre cómo hacer abono orgánico casero para tus plantas: una guía paso a paso

La importancia del abono orgánico casero

El abono orgánico es altamente recomendado, ya que aporta nutrientes al suelo, aumentando su fertilidad y viabilidad. Además, contribuye a reducir la cantidad de desechos orgánicos que generamos diariamente en nuestros hogares, dándoles una nueva vida en forma de alimento para nuestras plantas.

Los mejores fertilizantes y abonos orgánicos caseros

A continuación, te presentamos algunos de los fertilizantes y abonos orgánicos caseros más recomendados por sus beneficios y facilidad de obtención y aplicación:

Estiércol

El estiércol, que se puede comprar en tiendas de jardinería, es un abono orgánico muy utilizado. Si tienes animales como gallinas, cabras o conejos, puedes utilizar sus excrementos. Los conejos, en particular, tienen un alto contenido de nitrógeno y pueden añadirse directamente al suelo, pero los excrementos de otros animales deben pasar por un proceso de compostaje previo.

Pieles de plátano

Las pieles de plátano poseen un alto contenido de potasio, un nutriente beneficioso para nuestras plantas. Puedes añadir las pieles directamente al suelo o mezclarlas con compost.

Further reading:  Planta las mejores frutas en tu apartamento: un toque natural y delicioso

Posos de café

Los posos de café aportan una buena cantidad de nitrógeno, otro nutriente esencial para las plantas. Puedes mezclarlos directamente en el suelo o esparcirlos en su superficie.

Cáscaras de huevo

Las cáscaras de huevo aportan nutrientes como el carbonato cálcico y también actúan como repelente de plagas. Es importante triturar bien las cáscaras antes de añadirlas al abono casero.

Césped y malas hierbas

Una vez cortados, el césped y las malas hierbas pueden ser añadidos al abono orgánico. Son restos ricos en nitrógeno y conservan algunos de los nutrientes que han absorbido del suelo sobre el que han crecido.

Advertisement

Cenizas de la chimenea

Las cenizas de la chimenea aportan grandes cantidades de potasio y carbonato cálcico. Es importante no aplicarlas directamente alrededor de plantas acidófilas o si el suelo es alcalino.

Vinagre

El ácido acético del vinagre es beneficioso para las plantas que requieren suelos ácidos. Se puede disolver el vinagre en agua y regar directamente las plantas de este tipo.

Orina humana

La urea presente en la orina humana posee un alto contenido de nitrógeno, fósforo y potasio. Se puede disolver en agua y añadir al abono casero.

Humus de lombriz

El humus de lombriz es un abono totalmente natural y efectivo para mejorar la salud de las plantas. Ayuda a que crezcan sanas, florezcan y den frutos.

Lentejas

Los germinados de lentejas son excelentes como abono y enraízan. Tritúralos en agua, cuela para obtener el líquido y mezcla una parte del concentrado con 10 partes de agua para usarlo como agua de riego.

Further reading:  Una Planta: Descubre su Utilidad y Cómo Cuidarla desde una Edad Temprana

Cómo hacer abono orgánico casero paso a paso

Ahora que conoces los diferentes materiales que puedes utilizar como abono orgánico, te explicaremos cómo hacerlo paso a paso:

  1. Realiza unos agujeros en la superficie de un recipiente pequeño o en un contenedor más grande, según la cantidad de abono que necesites.
  2. Coloca unos centímetros de tierra en el recipiente.
  3. Añade los desechos orgánicos mencionados anteriormente.
  4. Tapa los residuos orgánicos con un poco más de tierra.
  5. Cada dos semanas, remueve bien con una pala, llevando los restos que están abajo a la superficie y viceversa. Este paso es importante para acelerar la descomposición.

Tras algunas semanas, el abono casero comenzará a descomponerse y estará listo para ser aplicado en macetas, jardines o huertos. El proceso suele tardar entre dos y cinco meses, dependiendo del momento de inicio y las condiciones.

Cómo almacenar el compost

Si no deseas utilizar el abono orgánico de inmediato, puedes almacenarlo para utilizarlo más adelante. Para ello, guárdalo en un lugar cubierto y sombreado en bolsas impermeables y abiertas, para asegurar una adecuada ventilación y evitar que se moje.

¡Aprovecha al máximo los recursos naturales y cuida de tus plantas de una manera amigable con el medio ambiente! Recuerda visitar Una Planta para más información y consejos sobre el cuidado de tus plantas y el medio ambiente.

¡Hasta la próxima, amantes de la ecología y la jardinería!

Advertisement