Espolón calcáneo

Advertisement

Cuando hablamos de problemas en los pies, uno de los términos que suele escucharse bastante es el «espolón calcáneo». Pero, ¿qué es exactamente? En este artículo, descubriremos qué es el espolón calcáneo, sus síntomas, causas y posibles tratamientos.

¿Qué es el hueso calcáneo?

El calcáneo, también conocido como el hueso del talón, es una estructura grande ubicada en la parte trasera del pie. Este hueso forma parte de la articulación subtalar, la cual es fundamental para el correcto funcionamiento y movimiento del pie. Además, el calcáneo soporta gran parte de nuestro peso corporal.

¿Qué es el espolón calcáneo y qué síntomas produce?

En algunas ocasiones, el hueso calcáneo puede crecer de forma anómala y prolongarse en forma de pico o punta de lanza. A este crecimiento óseo se le conoce como espolón calcáneo, y suele aparecer en la zona de la planta del pie, específicamente en el área del talón. Este tipo de espolón, también conocido como espolón calcáneo plantar, puede generar diversos síntomas.

Cuando se produce este crecimiento óseo en la planta del pie, los tejidos que lo rodean pueden clavarse en él, especialmente al caminar. Esto puede provocar un proceso inflamatorio y generar un intenso dolor, similar a la sensación de pisar un clavo con cada paso. Incluso, puede llegar a causar cojera.

Es importante destacar que la inflamación y el dolor no siempre están presentes. En ocasiones, el dolor se manifiesta al apoyar el pie en el suelo al levantarse de la cama, situándose justo en el talón, en su parte interna. Por lo general, este dolor desaparece a lo largo del día, para luego reaparecer en las últimas horas de la tarde. Además, el dolor tiende a agravarse si la persona debe permanecer de pie y quieta durante más de cuatro horas, ya que la carga sobre el pie es mayor.

Further reading:  El fascinante cultivo del anacardo: ¡Descubre sus secretos!

También es posible que el dolor esté presente durante la formación del espolón y que, a medida que el pie se va adaptando a él, se reduzca. Incluso, en algunos casos, el espolón puede ser completamente indoloro y ser detectado de manera casual en una radiografía.

¿Qué causa el espolón calcáneo?

Existen diferentes causas que pueden desencadenar la formación del espolón calcáneo. Entre ellas, se encuentra la alteración en los mecanismos de absorción de carga o impacto en el pie. La forma del pie, ya sea cavo o plano, y el desgaste de los tejidos que recubren los huesos de la planta del pie a lo largo del tiempo también pueden influir en la aparición de un espolón. Asimismo, pisar de manera incorrecta o utilizar calzado inadecuado, como aquel demasiado rígido, con suela dura o tacones altos, pueden provocar la degeneración de la fascia en su inserción con el hueso calcáneo, favoreciendo así la formación del espolón.

Otros factores relacionados incluyen el sobrepeso, los estiramientos inadecuados, la laxitud de los ligamentos y la práctica de deportes en superficies muy duras con calzado inapropiado.

Es importante mencionar que la asociación causal de estos factores de riesgo aún no se ha establecido claramente. Lo que sí se sabe es que pueden provocar una fuerza de tracción continua y prolongada desde las partes blandas que se insertan en la planta del pie, lo cual en ocasiones puede conducir a la deformidad del hueso conocida como espolón. En resumen, el origen de esta afección no está completamente claro.

Advertisement

¿Quiénes corren más riesgo de presentar espolón calcáneo?

El espolón calcáneo es más frecuente en personas con sobrepeso u obesidad, así como en aquellos que se encuentran en la edad media de la vida, ya que los tejidos se desgastan con el tiempo. También son más propensos a padecerlo los deportistas que no calientan ni estiran adecuadamente, aquellos que corren o practican deporte en superficies duras con calzado inadecuado, y las personas sedentarias.

Further reading:  Extractos de plantas: Descubre cómo obtenerlos y para qué sirven

Por último, las personas con pies planos o cavos, así como aquellas con tendencia a la pronación, es decir, aquellas cuya carga del pie tiende a desplazarse hacia el lado interno al caminar o correr, corren un mayor riesgo de desarrollar espolón calcáneo.

¿Cómo se trata el espolón calcáneo?

Por lo general, el tratamiento del espolón calcáneo es conservador. En la actualidad, se basa principalmente en el tratamiento fisioterapéutico, la aplicación de hielo y el uso de plantillas.

En casos de obesidad, la pérdida de peso es necesaria. Además, es posible que se requiera el uso de calzado con un ligero tacón de media altura para relajar un poco la parte del pie afectada, o el uso de plantillas específicas para este problema.

La fisioterapia y los ejercicios de rehabilitación que mejoren la movilidad en la flexión del tobillo también pueden ayudar a mejorar el problema, al igual que evitar permanecer de pie durante largos periodos de tiempo.

En algunos casos, puede ser necesario recurrir al tratamiento farmacológico, el cual puede incluir la toma de antiinflamatorios y analgésicos por vía oral o tópica para aliviar el dolor. En ocasiones, también se puede considerar la infiltración local de algunos medicamentos.

Si las medidas anteriores no han sido efectivas, se puede recurrir al tratamiento con ondas de choque. Sin embargo, la cirugía para eliminar la formación ósea causante del dolor es raramente necesaria.

Advertisement