Los Impactos de las Radiaciones Ionizantes en la Salud

Advertisement

Las radiaciones ionizantes son una forma de energía liberada por los átomos en forma de ondas electromagnéticas o partículas. Estas radiaciones pueden provenir tanto de fuentes naturales, como el suelo, el agua o la vegetación, como de fuentes artificiales como los rayos X utilizados en aparatos médicos. Es importante tener en cuenta que, si bien estas radiaciones tienen diversas aplicaciones beneficiosas en medicina, industria, agricultura e investigación, también pueden representar riesgos para la salud si no se utilizan de manera adecuada.

La Radiación Ionizante: ¿Qué es?

La radiación ionizante es una forma de energía que los átomos liberan en forma de ondas electromagnéticas (rayos gamma o rayos X) o partículas (partículas alfa y beta o neutrones). Este fenómeno se conoce como radiactividad y los elementos inestables que emiten radiación ionizante se denominan radionúclidos. Cada radionúclido tiene una semivida y emite un tipo y una energía de radiación específica.

La cantidad de radionúclidos presentes se expresa en una unidad llamada becquerel (Bq), que equivale a una desintegración por segundo. La semivida de un radionúclido representa el tiempo necesario para que su actividad se reduzca a la mitad debido a su desintegración. Algunos radionúclidos tienen semividas que varían desde una fracción de segundo hasta millones de años.

Fuentes de Radiación

Estamos expuestos a la radiación de origen natural y artificial a diario. La radiación natural proviene de materiales presentes en el suelo, el agua y el aire. Por ejemplo, el gas radón, emitido por rocas y tierra, es una de las principales fuentes de radiación natural. Además, también estamos expuestos a la radiación natural de los rayos cósmicos, especialmente a altitudes elevadas.

Further reading:  La Fascinante Historia de la Filiación

Por otro lado, la radiación artificial proviene de fuentes como centrales nucleares y aparatos médicos utilizados en radiografías y tomografías computarizadas. En la actualidad, los aparatos médicos son las fuentes artificiales más comunes de radiación ionizante.

Exposición a la Radiación Ionizante

La exposición a la radiación ionizante puede ocurrir en diferentes situaciones, como en el hogar o lugares públicos, en el lugar de trabajo o en un establecimiento de salud. Esta exposición puede ser interna o externa.

La exposición interna ocurre cuando un radionúclido es inhalado, ingerido o entra al torrente sanguíneo de alguna otra forma. Por otro lado, la exposición externa se produce cuando el material radiactivo presente en el aire se deposita en la piel o la ropa. En ambos casos, existen diferentes medidas de protección que pueden reducir la exposición.

Efectos de las Radiaciones Ionizantes en la Salud

El daño causado por la radiación en los órganos y tejidos depende de la dosis absorbida, el tipo de radiación y la sensibilidad de cada órgano y tejido. Para medir el potencial de causar daño, se utiliza la dosis efectiva expresada en la unidad sievert (Sv). Además de la cantidad de radiación, también es importante considerar la tasa de dosis, que se mide en microsievert por hora (μSv/h) o milisievert al año (mSv/año).

Advertisement

La radiación por encima de ciertos umbrales puede afectar el funcionamiento de los órganos y los tejidos, produciendo efectos agudos como enrojecimiento de la piel, caída del cabello, quemaduras o síndrome de irradiación aguda. Estos efectos son más intensos a medida que aumenta la dosis y la tasa de dosis.

Further reading:  La Pérdida de Biodiversidad: Un Desafío Global

Sin embargo, la exposición a dosis bajas de radiación ionizante durante un período prolongado puede aumentar el riesgo de problemas de salud a largo plazo, como cataratas y cáncer. Es importante destacar que la probabilidad de sufrir efectos a largo plazo es proporcional a la dosis de radiación recibida.

Respuesta de «Una Planta»

En «Una Planta«, nos preocupamos por la protección de los pacientes, trabajadores y la población en general frente a las radiaciones ionizantes. Trabajamos en colaboración con la OMS y otras organizaciones internacionales para establecer normas de seguridad y brindar asesoramiento técnico en materia de salud pública.

Nuestro objetivo es promover la salud y el bienestar, ofreciendo orientación basada en la evidencia sobre la evaluación, gestión y comunicación de los riesgos asociados con la radiación ionizante. Para obtener más información sobre «Una Planta» y nuestras prácticas, visita nuestro sitio web Una Planta.

Recuerda que la radiación ionizante tiene sus aplicaciones beneficiosas, pero también presenta riesgos para la salud si no se utiliza adecuadamente. Con el conocimiento y las medidas de protección adecuadas, podemos minimizar los riesgos y garantizar una exposición segura a las radiaciones ionizantes.

Advertisement