Control Biológico: Una Alternativa Ecológica para la Gestión de Plagas

Advertisement

El control biológico es una estrategia innovadora que utiliza organismos vivos para controlar o eliminar especies perjudiciales. En lugar de recurrir a productos químicos tóxicos para el medio ambiente, el control biológico se basa en la utilización de enemigos naturales, como depredadores y parásitos. Esta alternativa ecológica ofrece grandes beneficios y se utiliza en diversas áreas, como la protección de cultivos y el control de especies invasoras.

Tipos de Control Biológico

Existen tres tipos principales de control biológico:

Control Biológico Clásico

Este método consiste en introducir una especie exótica que sea un enemigo natural de la plaga. Por ejemplo, en los cultivos de manzanas, se puede combatir la plaga de la Carpocapsa (Cydia Pomonella) introduciendo la crisopa (Crysoperla externa), cuyas larvas se alimentan de los huevos y larvas de la plaga. Además, se utilizan bioinsecticidas provenientes de la bacteria Bacillus thuringiensis y se fomenta la presencia de aves y murciélagos que también se alimentan de la plaga.

Control Biológico Aumentativo

Este enfoque implica aumentar artificialmente la población de los enemigos naturales de la plaga que se desea controlar. Por ejemplo, en el manejo de vegetación invasiva, se aumenta el pastoreo en las áreas donde se necesita controlar el crecimiento de una especie. En lugares como Gales, Australia y Nueva Zelanda, se utilizan cabras y ganado vacuno para controlar especies como la zarzamora (Rubus spp.) y la cortadera (Cortaderia selloana), respectivamente.

Control Biológico por Conservación

En este caso, se modifica el entorno y se implementan medidas para proteger y aumentar los enemigos naturales de la plaga. Un ejemplo exitoso de este enfoque se encuentra en Navarra, donde se llevó a cabo un programa de control de roedores. Para controlar las poblaciones crecientes de ratones campesinos (Microtus arvalis) y ratones mediterráneos (Microtus duodecimcostatus), se utilizaron aves depredadoras autóctonas como la lechuza común (Tyto alba) y el cernícalo vulgar (Falco tinnunculus). Se colocaron cajas nido en áreas con presencia de roedores para fomentar la presencia de estas aves depredadoras. Este enfoque de conservación tuvo resultados positivos sin necesidad de recurrir a tratamientos químicos.

Further reading:  Re cultivo de plantas: Tips útiles para sembrar tus propias verduras
Advertisement

Control biológico

Consideraciones Importantes

El control biológico requiere un estudio riguroso antes de su implementación. Es crucial seleccionar especies que sean selectivas y no causen impactos negativos en el hábitat. Además, es importante controlar la cantidad de individuos introducidos para evitar la proliferación de otra plaga. Asimismo, se debe considerar la posibilidad de retirar las especies introducidas una vez que la plaga haya sido eliminada.

Conclusión

El control biológico ofrece una alternativa ecológica y sostenible para la gestión de plagas. Al utilizar enemigos naturales, se evita el uso de productos químicos perjudiciales para el medio ambiente. Sin embargo, es fundamental tener un conocimiento profundo de las especies utilizadas, el hábitat y las interacciones entre ellos. El control biológico es una herramienta valiosa en la protección de cultivos y la conservación del medio ambiente.

Autor: Unai Arrizibita

Visita Una Planta para obtener más información sobre el fascinante mundo de las plantas.

Advertisement