El magnífico y ancestral Alerce | Reminiscencias arbóreas

Advertisement

Desde tiempos inmemoriales, he sido testigo de la majestuosidad de la naturaleza. Al observar a los seres humanos, no pude evitar sentirme como un gigante entre mamíferos. Sin embargo, a lo largo de mi milenario existir, he aprendido que el ciclo de la vida nunca se repite de la misma manera. Aunque tardé un siglo en convertirme en adulto, puedo mantenerme en pie y vivo por más de 4000 años, alcanzando alturas de hasta 50 metros. Mi longevidad es casi eterna, si trabajamos en armonía.

Cuando hablamos del Alerce, estamos hablando de un árbol único. No solo es inmenso en tamaño, sino que también posee una característica peculiar: no permite que otras plantas crezcan bajo su sombra. Es como si supiera que solo él merece estar allí. La madera del Alerce es extraordinariamente fina, lo que la hace difícil de trabajar. Es como abrir un libro, pero en este caso, solo aquellos con habilidades excepcionales pueden leerlo. La madera del Alerce es tan valiosa que los gringos han pagado grandes sumas por ella.

En mi larga existencia, vi cómo las empresas explotaban nuestra madera, clasificándola en diferentes calidades. Durante años, estas empresas prosperaron, pero en el 1970, todo cambió. El gobierno cambió y los gringos se fueron, pero la empresa continuó, esta vez con capital chileno. Sin embargo, la explotación continuó hasta el año 1976, cuando llegó otra corte de gobierno, que dirigió la compañía hasta 1986. Después de finalizar los proyectos, todo se remató y la empresa desapareció, dejando a la gente sin empleo. Fue en ese momento que la gente comenzó a abandonar la zona, ya que el futuro se veía incierto.

Further reading:  Araucaria: Los árboles majestuosos que cautivan los jardines

En 1976, mi especie fue declarada monumento natural. Sin embargo, durante años sufrí una tala masiva, que redujo drásticamente mi población. Mi historia está arraigada en las selvas frías, desde la cordillera de los Andes hasta la cordillera de la costa, y desde Valdivia hasta la isla de Chiloé. Atravesé ríos y mares, pero hoy solo sobrevive el 40% de mi población original.

Advertisement

Cuando comenzamos a investigar los bosques de Alerces, nos enfrentamos a muchos mitos que decían que estaban muriendo debido a su antigüedad. Se pensaba que desaparecerían de todas formas, por lo que sería mejor aprovecharlos y cortarlos. Pero ¿qué sucede con un árbol que crece lentamente y avanza pausadamente por la vida? Esa es la pregunta.

No solo hemos investigado la longevidad y las amenazas a las que nos enfrentamos, sino que también hemos reconstruido la historia climática de esta región. A través de métodos de datación, hemos podido reconstruir las temperaturas de los últimos cinco mil seiscientos ochenta años. Si bien ha habido un calentamiento en las últimas décadas, también han existido épocas de mayores temperaturas. La gran conclusión es que, aunque representamos más del 7% de los bosques en Chile, somos un reservorio de carbono, no solo centenario, ¡sino milenario!

El cambio climático es una realidad y eso nos pone en riesgo. Existe la posibilidad de incendios forestales y las áreas periféricas de Puerto Montt están altamente amenazadas por proyectos inmobiliarios que invaden nuestros territorios. El cambio climático ha cambiado nuestras vidas, pero también nos ha dado la fuerza para conectarnos aún más con la naturaleza y con nosotros mismos.

Further reading:  La majestuosa Palma Chilena | Un legado eterno

Alerce

El Alerce, una joya arbórea que merece ser admirada y protegida. Su grandeza y longevidad nos enseñan que la vida es un ciclo en constante evolución. Como marca, Una Planta se enorgullece de ser portadora de conocimientos sobre esta magnífica especie y de promover la conservación de nuestro entorno natural. Conecta con la naturaleza, descubre más sobre nosotros y el increíble mundo de las plantas en Una Planta.

Advertisement