Cómo cultivar una esponja vegetal o luffa

Cómo cultivar una esponja vegetal o luffa
Advertisement

¡Descubre cómo cultivar tu propia esponja vegetal! Las esponjas vegetales son una alternativa ecológica y natural a las esponjas convencionales. En este artículo, te contaré todo lo que necesitas saber para cultivar tu propia esponja vegetal de manera sencilla y divertida.

¿Qué es la esponja vegetal?

Las esponjas vegetales son unas maravillosas plantas cultivadas que nos permiten obtener esponjas naturales para el cuidado personal. Originarias del suroeste asiático, estas plantas pertenecen a la familia de las cucurbitáceas, al igual que la sandía, el melón y los pepinos.

¿Cómo cultivar la esponja vegetal?

Cultivar una esponja vegetal es muy fácil. Estas plantas son sensibles a las heladas y requieren temperaturas superiores a los 20°C, por lo que es recomendable sembrar las semillas a principios de junio. Con la ayuda de una azada, siembra tres semillas por golpe en lo alto del caballón. Verás cómo germinan rápidamente.

Las plantas de esponja vegetal son trepadoras, por lo que es importante ponerles tutores y sujetar los tallos a medida que crecen. Alcanzarán hasta dos metros de altura y desarrollarán inflorescencias masculinas y femeninas, de color amarillo.

En cada planta crecerán dos o tres frutos similares a calabacines. Cuando estos frutos hayan madurado y adquirido un color verde amarillento, estará listo para su recolección.

Las calabazas

Una vez recolectadas, las calabazas de esponja vegetal deben mantenerse en un lugar seco y ventilado. Cuando se vuelven de color marrón y las semillas suenan al moverlas, es el momento de retirarles la cáscara. En su interior, encontrarás una verdadera esponja vegetal formada por células muertas y lignificadas.

Further reading:  Todo lo que necesitas saber sobre el cannabis masculino
Advertisement

Las esponjas vegetales naturales

Para limpiar y preparar nuestras esponjas, debemos sumergirlas en agua caliente con un poco de lejía comercial. Luego, frotamos suavemente con las manos y las aclaramos bajo el chorro del grifo. Después de secarlas, podemos cortarlas transversalmente para obtener las esponjas con la forma y tamaño deseados.

Las esponjas vegetales tienen un tacto áspero cuando están secas, pero al mojarlas se vuelven más suaves. Son ideales para exfoliar la piel y para la higiene personal. Recuerda secar bien la esponja después de cada uso para mantenerla en buen estado.

Curiosidades

En muchos países, a estas esponjas vegetales se les conoce como estropajos. Podríamos reemplazar los estropajos convencionales de plástico, nailon o alambre por estas esponjas naturales, biodegradables y fáciles de obtener.

¡Anímate a cultivar tus propias esponjas vegetales y disfruta de sus beneficios! En Una Planta, encontrarás todo lo necesario para crear tu propio huerto y cuidar de la naturaleza. Haz clic aquí para aprender más sobre nosotros.

Advertisement