Cómo se reproducen las micorrizas: una guía completa

Advertisement

Las micorrizas, también conocidas como hongos micorrízicos, son una herramienta indispensable para los agricultores. Su capacidad para retener agua y ayudar a los cultivos en la absorción de nutrientes las convierte en aliadas valiosas. La prospección, selección y mantenimiento de microorganismos son requisitos indispensables para trabajar con esta asociación simbiótica, priorizando siempre las cepas propias del lugar.

Qué son las micorrizas

Las micorrizas son órganos formados por la raíz de una planta superior y el micelio de un hongo. Estos órganos funcionan como un sistema de absorción que se extiende por el suelo y proporcionan agua y nutrientes a la planta, especialmente nitrógeno y fósforo. Además, protegen las raíces contra algunos patógenos del suelo. Las micorrizas reemplazan los pelos absorbentes de la raíz por hifas fúngicas más eficientes en la absorción de nutrientes, lo que resulta en un mayor volumen de suelo explorado.

Se estima que alrededor del 95% de las especies vegetales establecen relaciones simbióticas de forma natural y constante con hongos del suelo. La mayoría de las plantas vasculares son capaces de formar micorrizas. En la naturaleza, el órgano principal para la absorción de nutrientes del suelo no es la raíz propiamente dicha, sino la micorriza.

Cuándo se descubrieron las micorrizas

El descubridor de las micorrizas fue el botánico polaco Franciszek Dionizy Kamienski en 1882. Inicialmente, se creía que solo algunas plantas las tenían, pero en 1900 se confirmó que la mayoría de las plantas poseen la capacidad de desarrollarlas. Las micorrizas forman parte del ecosistema del suelo y contribuyen a la nutrición de las plantas dentro de las redes alimentarias de los microorganismos.

Further reading:  Beneficios de las Micorrizas: La Asociación entre Plantas y Hongos

Qué función desempeñan las micorrizas en el suelo agrícola

Las micorrizas desempeñan varias funciones en el suelo agrícola. A nivel morfológico y anatómico, provocan cambios en las plantas hospedantes, como en la relación tallo-raíz, en la estructura de los tejidos radicales y en el número de cloroplastos. También alteran los balances hormonales y aumentan la lignificación.

Además, las micorrizas interactúan con otros microorganismos en el suelo, estableciendo cooperaciones beneficiosas y compitiendo con patógenos. También interactúan con la microfauna de la rizosfera. Las plantas micorrízicas suelen crecer más rápido y saludables que las no micorrízicas debido a la mayor absorción de nutrientes.

Las micorrizas también tienen la capacidad de transferir fósforo y proteger las raíces de hongos patógenos y nemátodos. Se ha comprobado que las micorrizas pueden reducir los efectos nocivos de algunos patógenos de las raíces.

Ayudan las micorrizas al control de plagas

Algunos estudios indican que las micorrizas también pueden inhibir a los nematodos, que son endoparásitos migratorios. Los mecanismos implicados en esta inhibición pueden ser la competencia por nutrientes o la producción de componentes nematicidas.

Las micorrizas también pueden mejorar la resistencia de las plantas a condiciones extremas, como la salinidad y la sequía. Además, contribuyen a la remediación de la degradación ambiental causada por la desertificación, la contaminación por metales pesados y la salinización.

Tipos de micorrizas

Existen diferentes tipos de micorrizas:

  • Ectomicorrizas: en este tipo de micorrizas, el hongo crece en la corteza de las raíces, formando un manto hifal alrededor de las raíces. Estas micorrizas son comunes en especies forestales.

  • Endomicorrizas: en estas micorrizas, el hongo crece dentro de las células corticales de la raíz. Las endomicorrizas se dividen en varios subtipos, como las ectendomicorrizas, arbutoides, monotropoides, ericoides y orquideoides.

  • Ecto-endomicorrizas: este tipo de micorrizas es menos común y se encuentra en plantas de diversos ecosistemas.

  • Micorrizas vesículo-arbusculares (MVA): este tipo de micorrizas es el más común y ampliamente distribuido en el reino vegetal. Se encuentra en la mayoría de las angiospermas y algunas gimnospermas. Las MVA están formadas por diversos géneros de hongos, como Glomus, Acaulospora, Gigaspora, Sclerocystis, Entrophospora y Scutellospora.

Further reading:  Mycogel: El Inoculante Micorrícico de Última Generación para el Crecimiento de tus Plantas

El poder de las micorrizas

Las micorrizas vesículo-arbusculares (MVA) aumentan la biomasa vegetal y mejoran la absorción de nutrientes, lo que se refleja en el crecimiento y la producción de las plantas. También aumentan la resistencia al estrés abiótico, como la sequía, y mejoran la capacidad de absorción de agua.

Advertisement

Las micorrizas establecen una relación simbiótica con las plantas, en la que las plantas proporcionan carbohidratos y vitaminas a los hongos, y estos a su vez mejoran la absorción de nutrientes por parte de las plantas. Las micorrizas también hacen disponibles nutrientes como calcio, magnesio, potasio y nitrógeno para las plantas.

El mejor cultivo de micorrizas para usar como inóculo

El método más adecuado para producir y mantener hongos micorrízicos es el cultivo axénico o puro, conocido como cultivo in vitro. Este método implica la selección del inóculo adecuado, la desinfección de los propágulos y la asociación con una raíz huésped micótrofa. El cultivo axénico permite mantener cepas a largo plazo y manipular fácilmente el inóculo condicionado.

Es recomendable utilizar plantas de crecimiento rápido y ciclo vegetativo corto, como cereales, leguminosas, llantén y cebolla, para la propagación del inóculo.

Conclusiones

Las micorrizas son una herramienta fundamental en la agricultura y juegan un papel clave en la absorción de nutrientes por parte de las plantas. Establecen relaciones simbióticas beneficiosas y mejoran la salud y el rendimiento de los cultivos.

El cultivo de micorrizas es un proceso complejo que requiere selección y mantenimiento adecuados de los microorganismos involucrados. Las micorrizas pueden aplicarse en diferentes etapas de desarrollo de las plantas, como semilleros, estacas y trasplantes.

Further reading:  El Poder de las Micorrizas: Impulsando el Crecimiento de Zea mays L.

Para aprovechar al máximo el potencial de las micorrizas, es importante utilizar inoculantes de calidad y aplicarlos correctamente en el suelo. De esta manera, se pueden obtener los beneficios de estas asociaciones simbióticas y mejorar la productividad agrícola de manera sostenible.

FAQs

1. ¿Las micorrizas son útiles para todos los cultivos?
Sí, la mayoría de las plantas establecen relaciones simbióticas con hongos micorrízicos. Sin embargo, hay algunos cultivos, como las Brassicaceae y las Chenopodiaceae, que no forman micorrizas.

2. ¿Cómo puedo obtener inóculos de micorrizas?
Los inóculos de micorrizas se pueden obtener a partir de suelos ricos en micorrizas o mediante la propagación de plantas micótrofas en el suelo adecuado.

3. ¿Las micorrizas son beneficiosas para el medio ambiente?
Sí, las micorrizas desempeñan un papel importante en la remediación de suelos degradados y contribuyen a la reducción de la salinidad, la sequía y la contaminación por metales pesados.

4. ¿Las micorrizas son una alternativa a los fertilizantes químicos?
Sí, las micorrizas pueden ayudar a reducir la dependencia de los fertilizantes químicos al mejorar la absorción de nutrientes por parte de las plantas.

5. ¿Cómo se aplica el inoculante de micorrizas en el suelo?
El inoculante de micorrizas se puede aplicar directamente en el suelo o mezclar con el sustrato durante la siembra o la plantación de las plántulas.

Para obtener más información sobre las micorrizas y su reproducción, visita Una Planta.

Advertisement