Enamorados de las Flores y Plantas

Advertisement

¡Descubre las maravillas de las flores de princesa!

Variedades de flores de princesa

En este artículo, te presentamos la tibouchina, una hermosa planta de rápido crecimiento con flores púrpuras llamativas, hojas de terciopelo plateado y un hábito de crecimiento abierto. Aunque no se considere una planta de interior en Estados Unidos, es una pena perderse la oportunidad de cultivarla en interiores. ¡Sigue leyendo para descubrir cómo hacerlo!

La tibouchina es exigente en cuanto a sus condiciones de cultivo, pero si puedes cumplir con sus requisitos, tendrás una maravillosa planta de interior que te acompañará durante mucho tiempo. Al elegir una maceta y una ubicación adecuada, ten en cuenta que esta planta puede llegar a medir hasta 36 pulgadas en un año. ¡Así que prepárate para proporcionarle suficiente espacio!

La importancia de la luz solar para la Tibouchina

La Tibouchina prefiere la luz solar brillante y filtrada. Aunque la luz solar directa del verano puede ser demasiado intensa, la planta necesitará al menos 6 a 8 horas de luz brillante al día para florecer correctamente. Si no puedes proporcionarle luz solar directa, elige un lugar en tu casa que reciba una luz difusa constante. También puedes cambiar la planta de sitio periódicamente si es necesario. Recuerda que si la expones a corrientes de aire frío o a una luz solar intensa, es probable que empiece a perder hojas.

Further reading:  Celosía: Una Planta Fascinante y Fácil de Cuidar

Propagación de la flor de la princesa

La flor de la princesa es una atractiva flor extratropical y subtropical originaria de Brasil. Sus flores grandes y de color púrpura, junto con sus hojas suavemente peludas, la convierten en una planta única. En este apartado, aprenderás cómo cultivarla en macetas y recibirás consejos útiles de nuestros expertos.

Las flores de princesa son especialmente deslumbrantes cuando se colocan contra una pared blanca con colores púrpuras oscuros. Al igual que otras plantas perennes altas, estas flores disfrutan de largos periodos de floración debido a que sus pies están a la sombra y sus cabezas al sol. De hecho, esto también ocurre con otras plantas como los hibiscos y las gardenias.

La altura media de las plantas de pleroma es de 12-15 pies, aunque también se pueden plantar en contenedores. Si decides mantener la Tibouchina urvilleana en maceta a pleno sol, es importante regarla adecuadamente en primavera una vez que el frío haya pasado.

Para garantizar el crecimiento saludable de las flores de la princesa, es necesario proporcionarles un suelo bien drenado, húmedo y rico. Estas plantas requieren riegos regulares, por lo que si la tierra de tu jardín es pesada, puedes mezclar un buen compost y arena para mejorarla. Evita el encharcamiento, ya que esto puede causar la podredumbre de las raíces. Además, aunque la planta puede tolerar la sombra parcial, necesita al menos seis horas de luz solar directa al día. En climas especialmente calurosos, asegúrate de proteger el arbusto de la gloria del sol de la tarde.

Tasa de crecimiento de la flor de la princesa

Si buscas una planta fácil de cuidar y de bajo mantenimiento, el Philodendron selloum ‘Green Princess’ es perfecto para ti. Aunque a veces se le llama «flor de la princesa», en realidad es un híbrido de la familia de los filodendros. Esta planta es muy resistente y no requiere muchos cuidados, siempre y cuando no la riegues en exceso.

Further reading:  Potássio nas plantas: descubra o segredo para uma adubação de sucesso
Advertisement

Al igual que otros filodendros, la ‘Green Princess’ prefiere la luz indirecta, ya sea de media a brillante. Evita exponerla directamente al sol durante el verano, ya que esto puede dañar sus hojas y causar manchas marrones. Sin embargo, puede tolerar un poco de sol directo en invierno. También puede soportar condiciones de poca luz, pero su crecimiento puede ser más lento. En cuanto a la temperatura, prefiere ambientes cálidos y se recomienda mantenerla por encima de los 12 grados. Procura evitar corrientes de aire fuertes y ubicarla lejos de puertas abiertas o del flujo de aire de tu aire acondicionado o calefacción.

Flor princesa enana

La flor de la princesa (Tibouchina urvilleana) es una planta perenne de hoja ancha originaria de Brasil que añade un estallido de color a cualquier paisaje. Esta planta ha recibido el Premio al Mérito en Jardinería otorgado por la Royal Horticultural Society y suele cultivarse como arbusto en EE.UU. Sin embargo, en algunos casos, puede crecer lo suficiente como para formar un pequeño árbol ornamental.

Las hojas de la flor princesa tienen un crecimiento moderado y miden de 2 a 6 pulgadas de largo y de 1 a 1 1/2 pulgadas de ancho. Sus flores son de un profundo y vibrante color púrpura, con un diámetro de 3 a 5 pulgadas. En un clima adecuado, la flor princesa puede florecer durante todo el año, especialmente si se le quita la cabeza para fomentar la formación de más botones florales. Además, produce pequeñas cápsulas marrones de menos de 1/2 pulgada de largo como fruto.

Para cultivar la flor de la princesa, elige un suelo rico y fértil que esté bien drenado y procura ubicarla en un lugar soleado. Ten en cuenta que debes protegerla de las heladas y de los vientos fuertes. Si vives en una zona más fría, puedes plantarla en un recipiente y moverla a un lugar protegido durante el invierno, siempre que le proporciones suficiente calor y luz.

Further reading:  Pies abiertos: una guía completa para cuidar la salud de tus pies

Esperamos que este artículo te haya inspirado a adentrarte en el fascinante mundo de las flores de princesa. Si deseas obtener más información sobre plantas y flores, recuerda visitar Una Planta, donde encontrarás contenido útil y entretenido sobre jardinería y mucho más. ¡No te lo pierdas!

Advertisement