Helechos arborescentes: Un vistazo a estas maravillas verdes

Advertisement

Últimamente, los jardines tanto públicos como privados han comenzado a incluir cada vez más los impresionantes helechos arborescentes. Estas majestuosas plantas crean espacios de gran valor ornamental que nos transportan a tiempos remotos. Con su imponente tamaño y aspecto, se vuelven los protagonistas indiscutibles a nivel arquitectónico.

¿Helechos arborescentes o helechos arbóreos?

Los helechos arborescentes son un grupo de helechos que, debido a su capacidad de desarrollo y tamaño natural, adoptan la apariencia de árboles. Es por esto que también se les conoce como helechos arbóreos. Sin embargo, es importante mencionar que su aspecto se asemeja más al de ciertas especies populares de palmeras, formando un tronco erecto coronado por un frondoso conjunto de hojas. En realidad, lo que llamamos «tronco» es un rizoma de porte erguido llamado estipe.

Estos helechos tienen su origen en la era del carbonífero, hace unos 300 millones de años. Por lo tanto, se trata de verdaderos «fósiles vivientes» que sirvieron de alimento a los animales prehistóricos de aquella época. Sin embargo, según la bibliografía consultada, estas plantas han sintetizado complejas sustancias orgánicas y secundarias de mal sabor o venenosas, por lo que no debían ser precisamente el plato favorito de esos animales.

Tipos de helechos arborescentes

Los helechos arborescentes se dividen principalmente en dos familias: Dicksoniaceae y Cyatheaceae. Estas dos familias agrupan más de 500 especies nativas, principalmente en el hemisferio sur. Su hábitat se encuentra en climas subtropicales en los continentes de Oceanía, Asia, África y América del Sur, en lugares cálidos, boscosos, húmedos y lluviosos.

Further reading:  El Poder Mágico de los Helechos: Descubre los Secretos de las Plantas

Entre las diferentes especies de helechos arborescentes se encuentran la Dicksonia antárctica, Dicksonia squarrosa, Dicksonia fibrosa, Dicksonia sellowiana, Cyathea cooperi, Cyathea caracasana, Cyathea australis, Cyathea medullaris, entre otras. Estas especies se pueden encontrar en hábitats naturales como el estado de Veracruz (México), la región andina, partes de Australia y Nueva Zelanda, por mencionar algunos ejemplos.

Características de los helechos arborescentes

Si analizamos con detenimiento, los helechos arborescentes tienen una gran importancia ecológica, ya que se consideran indicadores biológicos de lugares poco perturbados por la acción humana. Son plantas criptógamas, es decir, carecen de flores. La mayoría de ellos son perennes, aunque algunas especies pueden perder su follaje en épocas frías.

Su supuesto «tronco» es en realidad un gran rizoma que crece verticalmente, llamado estipe, del cual surgen raíces adventicias y frondes cada año. Con el tiempo, en condiciones favorables, este rizoma adquiere altura y se convierte en un tronco, llegando incluso a alcanzar alturas de hasta 25 metros. Estas hojas, llamadas frondes, crecen verticalmente y, con su madurez, crean una vegetación similar a las palmeras.

Es importante destacar que algunos helechos arborescentes tienen la facultad de alimentarse mediante unos prótalos subterráneos no fotosintéticos en simbiosis con hongos. Por lo general, habitan en lugares frescos, húmedos y umbrosos.

Helechos arborescentes en jardinería

Para que un helecho arborescente alcance su categoría de arborescente, deben pasar muchos años. Existes viveros especializados que los cultivan, aunque los tamaños comerciales suelen ser pequeños debido al tiempo que necesitan para crecer y alcanzar una altura mínima.

Sin embargo, también existe un comercio clandestino que explota estas plantas de forma ilegal, lo cual es un atentado medioambiental que debemos perseguir y evitar. El mercado ornamental de estos helechos se sustenta en su rareza y singularidad.

Further reading:  Disfrutando de la naturaleza con los más pequeños

Es importante tener en cuenta que no todas las especies de helechos arborescentes crecen a la misma velocidad, por lo que es necesario considerar su ubicación conjunta para lograr un crecimiento armonioso. Algunas de las especies más resistentes son la Dicksonia antarctica y la Dicksonia fibrosa. Su crecimiento es lento, aumentando apenas dos centímetros de altura al año.

Advertisement

Las otras especies de helechos arborescentes utilizadas en jardinería pertenecen a la familia Cyatheaceae. Estas suelen crecer más rápido, aunque su trasplante es más delicado. Entre las especies más populares se encuentran la Cyathea cooperi, Cyathea australis y Cyathea medullaris.

Cuidados de los helechos arborescentes

Los helechos arborescentes son plantas de fácil cultivo si se tienen en cuenta algunos cuidados básicos. Deben ubicarse en zonas sombreadas, evitando la exposición directa a la luz en áreas muy cálidas. Es importante recrear su hábitat, manteniendo un ambiente húmedo y sombreado característico de las zonas tropicales o subtropicales.

En climas más fríos, es recomendable cultivarlos en invernaderos con calefacción durante las épocas más frescas y utilizar humidificadores para aumentar la humedad relativa del ambiente. También se pueden proteger sus estipes y hojas utilizando mallas térmicas especiales.

Estas plantas se desarrollan mejor en temperaturas comprendidas entre los 15°C y 30°C. Sin embargo, algunas especies de helechos arborescentes pueden soportar temperaturas más bajas. Por ejemplo, la Dicksonia antarctica puede resistir hasta los -10°C.

El sustrato más adecuado para los helechos arborescentes es un compost con una gran cantidad de materia orgánica. Estas plantas suelen vivir en suelos creados a partir de la descomposición de restos vegetales. Un pH alrededor de 5,5 es ideal. Si se cultivan en macetas o en el jardín, es importante asegurarse de utilizar un sustrato adecuado o mejorar el existente. No debemos escatimar en su calidad, ya que un sustrato de mala calidad puede impedir un buen crecimiento e incluso causar la muerte de la planta.

Further reading:  Helechos: Una explicación fresca sobre las cookies en Internet

En cuanto a la fertilización, se recomienda utilizar abonos equilibrados con microelementos, aplicados en dosis bajas y diluidos en el agua de riego. Si el agua de riego tiene un pH alto, es conveniente utilizar fertilizantes que la acidifiquen.

Los helechos arborescentes requieren riegos abundantes para mojar bien toda la planta. Les gusta sentir la sensación de lluvia sobre sus hojas y estipe.

Estas plantas son muy resistentes a plagas y enfermedades, pero al estar fuera de su hábitat natural, pueden ser susceptibles a invasiones de cochinillas y otras plagas. En caso de infestación, se deben eliminar manualmente, ya que ciertos insecticidas pueden resultar tóxicos para la planta.

La multiplicación de los helechos arborescentes se realiza mediante esporas. Esta técnica es compleja y requiere tiempo, pero una vez dominada, puede dar como resultado una gran cantidad de plantas.

Advertisement