¡Descubre las esparragueras, las hermanas elegantes de los helechos!

Advertisement

¿Sabías que las esparragueras son a menudo confundidas con los helechos debido a su apariencia fresca y ligera? Estas plantas, conocidas como helecho plumoso (Asparagus plumosus o Asparagus setaceus) y helecho espárrago (Asparagus sprengeri), son parientes cercanas de los espárragos comestibles. Y aunque comparten algunas características, como la producción de pequeñas flores en el verano que se convierten en bayas llamativas, difieren en sus hábitos reproductivos.

La principal fuente de confusión radica en las hojas de estas esparragueras. En lugar de hojas normales, tienen phylloclados o cladiodos, que son tallos modificados con formas y tamaños peculiares. Algunos son planos o fasciculados, otros finos como hilos y otros más largos. Esta adaptación al clima de sus zonas de origen, en su mayoría Sudáfrica, transformó las hojas en escamas poco perceptibles o pequeños aguijones.

Estos cladiodos crecen a lo largo de tallos finos, generando una apariencia de cascada verde o nubes de tul. Los tallos nuevos emergen como brotes delgados, similares a los espárragos trigueros, desde un rizoma que actúa como órgano de reserva.

Esparragueras felices

Para que estas plantas se sientan cómodas al aire libre, necesitan temperaturas templadas y cierta humedad ambiental. Algunas especies pueden soportar hasta -7°C, aunque el Asparagus sprengeri y el Asparagus densiflorus suelen perder sus hojas cuando la temperatura baja de -2°C. En áreas con inviernos más extremos, cultivarlas en macetas permite trasladarlas a un lugar cubierto.

  • Luminosidad: Las esparragueras necesitan mucha luz, preferiblemente sin exposición directa al sol en zonas con alta insolación o en las horas centrales del día.
  • Sustrato: Les es indiferente el pH del suelo, siempre y cuando sea rico, fresco y bien drenado.
  • Riego: Deben recibir riegos generosos, permitiendo que el sustrato se seque entre riegos. En verano, es importante que el suelo conserve cierta humedad, mientras que en invierno es necesario espaciar los riegos. Si los cladiodos o tallos se ven secos, es probable que el sustrato esté demasiado seco.
  • Abono: Agradecerán un aporte de fertilizante líquido cada 15 días desde marzo hasta octubre, y cada mes durante el resto del año.
  • Cuidados: Se deben podar al ras los tallos secos, pelados o amarronados.
Further reading:  Cómo cuidar los helechos arborescentes: secretos para un jardín exuberante

Esparragueras en el exterior

El Asparagus sprengeri es la esparraguera más común en jardines, balcones y cestas colgantes. Sus tallos pueden alcanzar hasta un metro de largo. En los climas más fríos, sus hojas amarillean y se secan cuando la temperatura desciende por debajo de -2°C. Para estas plantas, la luz abundante y la humedad ambiental son favorables.

En cuanto al Asparagus densiflorus ‘Myersii’, se caracteriza por su denso follaje de cladiodos cortos y fasciculados, que recuerdan a las colas de los zorros. Puede ser plantado directamente en el suelo y tiene un crecimiento lento.

Advertisement

Esparragueras en el interior de casa

Las esparragueras también pueden vivir perfectamente dentro de casa o en un invernadero. Se recomienda usar macetas individuales, preferiblemente pequeñas y de barro. Los Asparagus sprengeri lucen especialmente bien en macetas colgantes. Es importante mantener el sustrato húmedo, rico y bien drenado. Ubicarlas en un lugar orientado hacia el sur o el oeste es lo más adecuado en la mayoría de los casos. Les encantará que rocíes agua sobre ellas, lo cual ayudará a mantener su follaje verde y denso. Ten en cuenta que la cochinilla algodonosa puede atacarlas, especialmente en condiciones de poca luz.

Para propagar estas plantas, puedes cambiarlas de maceta una vez al año (los mejores meses son marzo y abril) y dividir el rizoma para obtener nuevos ejemplares. También se pueden reproducir a partir de semillas.

Otras esparragueras

Además de las mencionadas, existen otras variedades interesantes de esparragueras:

  • El Asparagus umbellatus, endémico de las Islas Canarias y Madeira, se distingue por sus ramillas erectas y sus cladiodos cortos y planos que crecen a lo largo de los tallos, formando grupos de florecillas en forma de umbelas.
  • El Asparagus falcatus, originario de Sudáfrica y Mozambique, tiene pseudohojas más anchas y largas, que le dan un aspecto de hoz. En su hábitat natural, puede alcanzar hasta siete metros de longitud. En macetas, conservan un tamaño pequeño y denso. A diferencia de otras esparragueras, prefieren lugares semisombreados o con sombra, lo que las hace ideales para cultivar en el interior de casa.
  • El Asparagus setaceus ‘Pyramidalis’, similar al Asparagus plumosus, tiene un follaje plumoso en forma de vaso y tallos cubiertos de cladiodos cortos con apariencia de finas cerdas. Al igual que el Asparagus plumosus, es trepador y está provisto de espinas, por lo que se recomienda manipularlo con guantes. Prefiere lugares con exposición parcial al sol o incluso sombreados.
Further reading:  Cómo mantener los helechos en casa y evitar que se marchiten y se sequen

¡Descubre más sobre las esparragueras y enriquece tu hogar con estas hermosas plantas!

Imagen

Para más información, visita Una Planta.

Advertisement