Los Majestuosos Helechos Gigantes

Advertisement

Los helechos son plantas muy populares como ornamento de interiores debido a su atractivo follaje de un verde intenso, que le brinda un aspecto encantador al hogar. Aunque los hay de diversas formas y tamaños, desde los pequeños helechos Pleopeltis fallax, que miden entre 2 y 4 cm de altura, aproximadamente del tamaño de una moneda de 10 pesos, hasta los impresionantes helechos arborescentes que pueden alcanzar hasta ¡20 metros de altura! Estos últimos serán el enfoque de este artículo.

Antes de adentrarnos en el mundo de los helechos arborescentes, a menudo confundidos con palmeras, es importante destacar que los helechos, en general, son plantas que no producen flores. Sin embargo, su belleza no se ve disminuida, ya que embellecen el paisaje con su exuberante verdor y hermosas hojas.

La presencia y abundancia de los helechos está asociada principalmente a lugares húmedos, ya que para reproducirse requieren de agua externa. Sus células sexuales masculinas tienen colas largas que les permiten desplazarse por el agua en busca de su objetivo final: fecundar el «óvulo». Su reproducción se lleva a cabo mediante esporas, que se encuentran en microscópicas estructuras conocidas como «soros». Estas estructuras están ubicadas generalmente debajo de las hojas y, a veces, están protegidas por una delgada capa llamada «indusio».

El tiempo de germinación de las esporas varía según la especie de helecho, pudiendo ser desde unos pocos días hasta aproximadamente siete meses. El tiempo de madurez de un helecho oscila entre uno y diez años, y una vez maduros, pueden producir una gran cantidad de esporas. Por ejemplo, el helecho Pteridium aquinilum puede llegar a producir cerca de un gramo de esporas en una sola hoja, lo que equivale a aproximadamente 300 millones de ellas.

Further reading:  Helecho de Java Microsorum Pteropus: La joya de Asia para tu acuario

¿Te preguntas por qué los helechos producen tantas esporas si no son tan abundantes en la naturaleza? La respuesta radica en que no todas las esporas son viables, algunas pueden llegar a sitios que no favorecen su germinación y otras pueden ser atacadas por depredadores. Para garantizar su supervivencia, los helechos producen una gran cantidad de esporas.

Durante el ciclo de vida de los helechos arborescentes, una vez que la espora germina, da lugar a una estructura microscópica llamada «gametofito», que generalmente tiene forma de corazón. Aunque es fotosintético, al igual que las plantas, y cuenta con pequeñas raíces y estructuras reproductivas, el gametofito se considera una «planta miniatura». Después de la fecundación, el gametofito da paso al joven helecho o esporofito, que se desarrolla gradualmente mientras el gametofito se reabsorbe.

A simple vista, los helechos arborescentes parecen palmeras debido a sus grandes hojas que brotan del final del tallo. Sin embargo, a diferencia de las palmeras, los helechos arborescentes no producen flores ni frutos y tienen soros, como se mencionó anteriormente. Además, no desarrollan una corteza similar a los árboles. En cambio, su tallo está cubierto de raíces fibrosas que le brindan soporte y rigidez, permitiéndoles alcanzar grandes alturas.

Advertisement

En las tierras mágicas de la Sierra Norte de Puebla, hogar de una gran humedad, se pueden encontrar numerosos ejemplares de estos majestuosos helechos arborescentes. En México, se estima que existen alrededor de 14 especies de helechos arborescentes, y Puebla alberga alrededor de ocho de ellas. Esto significa que el 57% de las especies de helechos arborescentes del país se encuentran en el estado de Puebla, constituyendo un valioso patrimonio natural.

Further reading:  Tipos de helechos: descubre la diversidad de estas plantas fabulosas

Al igual que otras plantas, los helechos arborescentes contribuyen a la regulación del clima, previenen la erosión del suelo y proporcionan oxígeno, entre otros beneficios para nuestra existencia y la de otros seres vivos. Además, sirven como hogar para otras plantas, como las hermosas orquídeas y otros helechos más pequeños que necesitan un soporte natural para crecer.

Lamentablemente, los helechos arborescentes se encuentran en peligro de extinción en la actualidad. Esto se debe principalmente a la pérdida de su hábitat natural y a la explotación desmedida para obtener «maquique». El maquique son las raíces que cubren los tallos de estos helechos y se utilizan para crear artesanías y como sustrato para el cultivo de orquídeas. Sin embargo, obtenerlo implica cortar por completo al helecho, acabando con una vida que puede durar más de 60 años, que es el tiempo aproximado que tardan en crecer estos gigantes.

Aunque se utiliza principalmente como sustrato para enraizar orquídeas, existen alternativas más favorables y de menor costo biológico que el maquique. Los helechos arborescentes también se comercializan a precios muy altos como plantas ornamentales, especialmente en el mercado negro. Esta situación es lamentable, ya que no solo significa la desaparición de estas plantas, sino también de todas las interacciones que tienen con el resto de los seres vivos y los beneficios que nos brindan.

La conservación de estas especies es de vital importancia, ya que representan un valioso patrimonio natural. Esperemos que en el futuro se pueda convivir armoniosamente con estas majestuosas criaturas y que no se conviertan únicamente en criaturas del pasado.

Helechos

Bibliografía:
Pérez-García, B. y Reyes, J. I., 1993, «Helechos: Propagación y Conservación» en Ciencias, 30:11-17. México, UNAM. Disponible en: Una Planta

Further reading:  Aprende a cuidar correctamente el helecho cuerno de alce

¡No dudes en compartir este artículo para aprender más sobre los fascinantes helechos gigantes!

Advertisement