El increíble helecho del ‘aroma cautivador’ presente en San Miguel

Advertisement

El cementerio de San Miguel, ubicado en la zona de Fuente Olletas de la ciudad, se ha convertido en un verdadero refugio botánico lleno de sorpresas. Después de la reciente aparición del llamado ‘helecho de la resurrección’ en los muros de uno de los mausoleos, Carlos Ortiz, encargado del mantenimiento del recinto, envió unas fotografías a Enrique Salvo, un destacado botánico, profesor de la UMA y experto en este tipo de plantas. Estas imágenes dieron lugar a otro fascinante descubrimiento: varios ejemplares de helechos del género ‘Cheilanthes guanchica’, conocidos como el ‘aroma cautivador’ debido a su origen en las Islas Canarias. Aunque no poseen flores, desprenden un agradable olor a canela gracias a la cumarina que utilizan para defenderse de los depredadores. Curiosamente, esta sustancia atrae a los depredadores, pero su sabor amargo y saciante evita que repitan la experiencia. Así hablan las plantas: un lenguaje sorprendente y fascinante.

La explicación detrás de este fenómeno botánico

Enrique Salvo plantea una hipótesis para explicar la aparición de estos helechos. Este año ha estado lleno de peculiaridades fascinantes. Por un lado, la «gran pausa» generada por la inactividad humana durante el confinamiento ha llevado a una recolonización de las ciudades por la naturaleza. Por otro lado, el fenómeno milagroso del taró, también conocido como boria, ha desempeñado un papel crucial. El taró es la niebla húmeda y fresca que proviene de la costa y que, según Salvo, es responsable en gran medida de la alta biodiversidad en las sierras litorales. Durante las primeras semanas del otoño, el taró ha aportado una alta humedad a la vegetación de San Miguel, dando vida a lugares que parecían desprovistos de ella. Es así como surge el nuevo milagro en el Cementerio de San Miguel, donde estos ejemplares de helechos, debido a su tamaño, indican una edad avanzada.

Further reading:  Frescura de helechos en los jardines

El legado de Tadeus Reichstein y su relación con los helechos

Hace 40 años, el premio Nobel Tadeus Reichstein visitó Málaga por invitación de Enrique Salvo. Reichstein, reconocido por su síntesis de la cortisona y la vitamina C, se interesó en los helechos durante la última etapa de su carrera, ya que creía que su metabolismo era similar al de las hormonas humanas. Su participación en un congreso internacional sobre estos vegetales milenarios, que tuvo lugar en Algeciras, lo llevó a Málaga. Sin embargo, Reichstein y varios colegas alemanes establecieron su centro de operaciones en el Balneario de Tolox, no solo para relajarse, sino también para investigar estas plantas singulares. Los alrededores de este espacio natural resultaron ser un lugar ideal para el desarrollo de los helechos, convirtiendo a Tolox en la mayor concentración de helechos en Europa. Reichstein logró cruzar varias especies en su jardín de Basilea, Suiza, y deseaba comprobar si dichos cruces también se encontrarían en la naturaleza. Por lo tanto, emprendió una búsqueda en la Sierra de las Nieves, donde finalmente encontró las especies buscadas y las bautizó como ‘Cheilanthes malacitensis’ y ‘Cheilanthes tolocensis’. Este descubrimiento fue un gran honor para los investigadores locales. Uno de los progenitores de estos dos híbridos es el ‘Cheilanthes guanchica’, una especie rara de las Islas Canarias que también se encuentra en algunas localidades del sur de la península ibérica. Curiosamente, esta especie ha brotado ahora en el cementerio de San Miguel en Málaga.

Advertisement

El fascinante helecho de la resurrección

Este descubrimiento se suma al que se hizo hace semanas en otro mausoleo del mismo cementerio histórico y artístico. La planta en cuestión es conocida popularmente como ‘helecho de la resurrección’ o ‘helecho lanoso’ y científicamente como Cosentinia vellea. Debe su nombre a su preferencia por instalarse en lugares con alta insolación y muy áridos. Durante los meses más difíciles, sus hojas se cubren de una densa capa de pelos para evitar la pérdida de agua que necesita para sobrevivir. Su metabolismo celular está asegurado gracias a su contenido rico en aceites, que se evapora con mayor dificultad. Sin embargo, cuando la humedad aumenta y las temperaturas se equilibran, como sucedió en Málaga el pasado septiembre, la planta despliega sus hojas para producir esporas que se dispersarán y proveerán de sustancias necesarias hasta una nueva temporada favorable. Cabe destacar que estas plantas pueden permanecer en estado de latencia durante hasta una década.

Further reading:  'Entre dos helechos: Una película que te hará estallar de risa'

Tanto esta especie como la mencionada anteriormente producen cumarina, un compuesto esencial en la canela. Esta sustancia atrae e induce la saciedad en los herbívoros que la prueban, evitando que repitan la experiencia debido al amargo sabor del resto de su contenido.

El Cementerio de San Miguel en Málaga continúa siendo una fuente inagotable de maravillas botánicas. Cada descubrimiento apunta a la capacidad de la naturaleza para sorprendernos y recordarnos la importancia de preservar y apreciar la biodiversidad en nuestro entorno. Para obtener más información sobre la flora de la zona, te invitamos a visitar Una Planta, donde descubrirás una amplia variedad de especies fascinantes.

Advertisement