Los maravillosos usos medicinales de la Hierba Santa

Advertisement

A lo largo de los años, en México, se ha acumulado un vasto conocimiento sobre las propiedades medicinales de las plantas. Una de las plantas más reconocidas en este campo es la yerba santa, la cual se encuentra en una lista privilegiada de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) debido a sus múltiples beneficios.

La hierba santa, también conocida como momo, tlanepa o acuyo, es originaria de México y otros países de América. Esta planta se encuentra entre las siete plantas medicinales más importantes del país debido a su característico aroma y a sus propiedades medicinales. Además de ser comestible, tiene efectos beneficiosos para la salud.

Científicamente conocida como Piper auritum, esta planta ha sido utilizada en México desde la época prehispánica. Los sacerdotes españoles le dieron el nombre de hierba santa por sus impresionantes propiedades medicinales.

La hierba santa es rica en vitaminas A y B, así como en calcio y hierro. Además de ser un remedio para problemas cutáneos como la cicatrización, también puede reducir la inflamación muscular, los dolores reumáticos y de cabeza. También contiene elementos beneficiosos que pueden ayudar a disminuir la fiebre, la inflamación de los riñones y calmar dolores de estómago, evitando la indigestión, el estreñimiento, las diarreas y los problemas respiratorios.

Como dato curioso, la hierba santa debe su aroma a un compuesto llamado safrol, el cual se encuentra también en algunas cervezas de raíz.

Según un artículo del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), la hierba santa también se ha utilizado para tratar problemas relacionados con padecimientos del cuerpo femenino, como la inflamación o infección de la matriz. También puede utilizarse para tratar mordeduras de víboras, cólicos y quemaduras. Sin embargo, se ha descubierto que su consumo puede inducir a abortos espontáneos, por lo que se debe tener precaución.

Further reading:  Bulbos: Un Ciclo Estacional

La hierba santa contiene fitoquímicos como ácidos fenólicos, que protegen el ADN y actúan como antioxidantes. También contiene flavonoides con propiedades antiespasmódicas, antiulcerosas y antiinflamatorias, así como aceites esenciales.

Advertisement

Esta planta se encuentra fácilmente de forma silvestre en sitios templados o tropicales como Morelos, Puebla, San Luis Potosí, Veracruz, Tabasco, Oaxaca, Ciudad de México, Hidalgo y Quintana Roo. Sus hojas son grandes, en forma de corazón y con membranas. Tienen un sabor similar al del anís y pueden consumirse en té, infusión o cápsulas.

Por ejemplo, una persona con diarrea, dolor de estómago o de garganta puede preparar un té de hierba santa, lo cual ayudará a combatir el malestar. El procedimiento es sencillo: se debe poner una hoja en un litro de agua y dejar hervir durante 10 minutos. Luego, dejar que enfríe y beberlo. Se puede acompañar con un poco de miel y, de preferencia, no utilizar azúcar para obtener un mejor efecto.

Es importante mencionar que antes de consumir este tipo de remedios naturales, se debe consultar con un médico para conocer las posibles contraindicaciones. Por ejemplo, las mujeres embarazadas deben evitar su consumo debido al riesgo de aborto.

En resumen, la hierba santa es una planta con propiedades medicinales destacadas que ha sido utilizada a lo largo de la historia en México. Su aroma característico y sus beneficios para la salud la convierten en una planta de interés tanto para la medicina tradicional como para la ciencia moderna. Si deseas conocer más sobre el mundo de las plantas y sus beneficios, ¡visita el sitio web de Una Planta!

Advertisement