Cómo salvar mi planta de orquídea sin raíces: Un mini invernadero para rescatarla

Si tienes una planta de orquídea que ha perdido todas sus raíces, pero sus hojas todavía están verdes y en buen estado, no todo está perdido. Existe una manera de intentar recuperarla, aunque lleva tiempo y dedicación. ¿Quieres saber cómo hacerlo? Sigue leyendo y descubre cómo crear un mini invernadero que elevará la humedad ambiental y ayudará a tu planta a sobrevivir.

Observa las señales y actúa a tiempo

Cuando se riegan las plantas con demasiada frecuencia, las hojas tienden a volverse flácidas y eventualmente se caen. Esto ocurre cuando las raíces se pudren, debilitando a la planta y poniéndola en riesgo de morir. Por eso, es importante observar las raíces a través de la maceta transparente y regar solo cuando estas estén grises.

Hojas deshidratadas

El paso a paso para salvar tu planta

Aquí te presentamos los pasos necesarios para rescatar tu orquídea sin raíces. Antes de comenzar, recuerda desinfectar tus manos e instrumentos con alcohol para evitar la propagación de enfermedades.

Paso 1: Corta y espera

Con cuidado, saca la planta de la maceta y corta todas las raíces podridas o malogradas con una tijera desinfectada. También retira las hojas dañadas o secas, dejando únicamente una o dos hojas pequeñas. Luego, deja que la planta descanse hasta el día siguiente para que las heridas puedan secarse.

Raíces podridas de orquídeas

Paso 2: Prepara el mini invernadero

Al día siguiente, toma una botella de plástico transparente de 2 o 7 litros y córtala en dos partes: la parte inferior será tu mini invernadero y la parte superior, con la tapa puesta, será la cubierta. Asegúrate de que la botella sea lo suficientemente grande para que las hojas de la planta no toquen los lados húmedos. Si tienes varias plantas, puedes colocarlas juntas en la misma botella.

Further reading:  Terapia de Botella: Un Invernadero en Miniatura

Raíces podridas Phalaenopsis

Paso 3: Crea un ambiente húmedo

Coloca un papel toalla húmedo en el fondo de la botella y ubica la planta de manera que las hojas no toquen el papel húmedo.

Paso 4: Cierra el invernadero

Coloca la parte superior de la botella, recortada en forma de embudo y con la tapa hacia abajo, para asegurar que el ambiente quede sellado y no escape la humedad. Con el tiempo, verás condensación en el interior de la botella, lo cual es normal y necesario para que la planta pueda sobrevivir.

Cortar las raíces podridas

Paso 5: Cambia y revisa

Cada quince días, cambia el papel toalla húmedo y revisa la planta. Después de aproximadamente dos meses, comenzarán a crecer nuevas raíces.

Paso 6: Planta con cuidado

Cuando las raíces alcancen una longitud de 3 a 4 cm, podrás trasplantar la planta a una maceta limpia y desinfectada con agua y lejía. Asegúrate de utilizar sustrato nuevo, descartando el anterior para evitar posibles contaminaciones por hongos o bacterias.

Puedes seguir manteniendo la planta en el mini invernadero junto con su nueva maceta durante un tiempo (alrededor de dos semanas) para facilitar su adaptación. También es recomendable abrir la tapa gradualmente para que la planta se vaya acostumbrando a un ambiente menos húmedo.

¡No te des por vencido! Con paciencia y cuidado, podrás salvar tu planta de orquídea y disfrutar de su belleza una vez más.

Una Planta: https://unaplanta.com

YouTube video
Cómo salvar mi planta de orquídea sin raíces: Un mini invernadero para rescatarla