Cuidados del jazmín: una planta rústica y bella que cautiva

Cómo cultivar el jazmín

El jazmín es una de las plantas más queridas en los hogares, y no es difícil entender por qué. Además de su innegable belleza, los cuidados del jazmín son muy accesibles. Tanto que es perfecto tanto para expertos jardineros como para principiantes. Aunque se piense lo contrario, el jazmín es una planta resistente y robusta. Este detalle se suma a otro de sus encantos: su florecimiento. Ya sea como trepadora o arbusto, la verdadera belleza de esta planta radica en su floración. Si seguimos los cuidados del jazmín al pie de la letra, no solo tendremos un espectáculo visual sorprendente a pesar de su simplicidad, también disfrutaremos de su generosidad y de su perfume único.

Antes de profundizar en los cuidados del jazmín, es interesante saber que existen 200 variedades de esta planta. Esto nos brinda la oportunidad de combinar diferentes tipos en un mismo lugar, una de las ventajas de cultivarlo en maceta.

El lugar donde lo coloquemos es lo de menos si conocemos sus necesidades específicas.

7 cuidados del jazmín para disfrutar de toda su belleza

A pesar de ser una familia de plantas bastante diversa, sorprende descubrir que los cuidados del jazmín son los mismos para todas las variedades. Además, la mayoría de los jazmines son perfectos para decorar muros, pérgolas u otros soportes en el jardín. Son una de esas plantas que siempre deben estar en la lista de plantas trepadoras con flor. Y tienen una ventaja más: no son invasoras ni causan problemas, como sí ocurre con otras especies como la hiedra o la glicinia. Además, en términos de tamaño, el jazmín no se queda atrás en comparación con estas plantas, ya que puede crecer hasta seis metros de altura si seguimos rigurosamente los pocos cuidados necesarios.

Further reading:  El Significado del Jazmín: Un Viaje Aromático a Través del Simbolismo y las Leyendas

Antes de seguir, nuestra compañera Celia nos dará algunas pinceladas importantes sobre los cuidados del jazmín y las variedades disponibles.

¡Veamos entonces cómo cuidar un jazmín teniendo en cuenta siete aspectos fundamentales para su bienestar!

1. La luz, un factor clave en los cuidados del jazmín

Sin duda, uno de los cuidados más importantes para el jazmín es la exposición a la luz. Para florecer adecuadamente, esta planta necesita recibir pleno sol. Debemos comprender que es originaria de climas cálidos y, por lo tanto, requiere una luz intensa para desarrollarse adecuadamente.

Aunque es posible cultivar el jazmín en lugares con poca luz solar directa, hay que tener en cuenta que no florecerá en estas condiciones aunque sí crecerá.

2. La temperatura, un detalle secundario en su cultivo

Podría parecer contradictorio, considerando que el jazmín proviene de climas cálidos, pero la temperatura es un factor secundario en su cultivo. Aunque agradece el calor, puede soportar temperaturas de hasta tres grados bajo cero. Sin embargo, si estas temperaturas continúan durante mucho tiempo, es mejor tomar precauciones. En esos casos, si el jazmín está plantado en suelo y vives en un clima con inviernos rigurosos, lo ideal es proteger las raíces cubriéndolas con una manta de jardinería o un acolchado para mantenerlas calientes a pesar del frío.

Por último, es importante colocar el jazmín en un lugar protegido del viento.

Cuidados del jazmín de estrella
Los cuidados del jazmín de estrella, el más popular de todos, son los mismos que para cualquier otra variedad. Consíguelo aquí

3. El riego, fundamental en primavera y verano

Al igual que muchas otras plantas, el jazmín necesita más riego durante los meses de crecimiento y floración, es decir, en primavera y verano. Durante estas estaciones, es ideal regar cada dos o tres días.

Further reading:  El encanto del jazmín: descubre sus cuidados y variedades

Durante los meses fríos, la frecuencia de riego disminuye ligeramente. En esta época, basta con regar cuando notemos que la tierra ha comenzado a secarse.

4. El suelo, un aspecto menos importante

Como ya hemos mencionado, el jazmín es una planta resistente y versátil. Por lo tanto, no es muy exigente en cuanto al tipo de suelo en el que se planta. Puede crecer incluso en suelos pobres, pero su lugar ideal es un sustrato universal rico en nutrientes.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el jazmín no debe plantarse en suelos arcillosos.

Sustrato universal Verdecora
Plantar en un buen sustrato universal es uno de los cuidados del jazmín. Descubre las características de la marca Verdecora

5. El drenaje, fundamental para cuidar el jazmín

Los suelos arcillosos están prohibidos en los cuidados del jazmín por una razón específica. Esta planta no tolera el encharcamiento, ya que sus raíces se pudren fácilmente. Es por eso que es primordial asegurarse de que el suelo tenga un buen drenaje para que el exceso de agua pueda evacuarse sin problemas.

6. El abonado, crucial durante la floración

Uno de los cuidados más importantes para el jazmín es el abonado si queremos verlo lleno de flores y creciendo con vitalidad. Durante los meses de desarrollo, es ideal aplicar mensualmente una dosis de abono.

Abono para jazmín
Cuidar un jazmín implica abonarlo durante los meses de crecimiento. Para esto, este abono en forma de clavos es perfecto.

Podemos utilizar una enmienda orgánica o elegir un abono específico para este tipo de plantas.

7. Los tutores, importantes para su estética

A diferencia de otras plantas trepadoras, el jazmín no se agarra por sí solo a la superficie en la que se apoya. Para crecer correctamente, necesita que le proporcionemos apoyo o un tutor. Si no lo hacemos, corremos el riesgo de que en lugar de trepar, se caiga y adopte la forma de un arbusto.

Further reading:  Cómo cultivar Stephanotis: consejos para obtener hermosas flores blancas

Es un hecho: los sencillos cuidados del jazmín hacen que sea una planta que hay que tener sí o sí. ¡Te enamorarás de su belleza y fragancia!

Fuente: Una Planta