Cómo Reproducir Orquídeas: Los Misteriosos Keikis

orquideas reproduccion keikis

Si eres afortunado y tienes orquídeas en casa, es posible que te hayas encontrado con un fenómeno fascinante: los keikis. Estas pequeñas plantas que nacen de las propias orquídeas, representan una oportunidad perfecta para reproducirlas. Con los cuidados adecuados, podrás trasplantar estos keikis y disfrutar de una réplica exacta de la planta madre.

Los keikis se generan en las orquídeas por diferentes motivos, aunque también es posible provocar su aparición de alguna forma. Sin embargo, no todas las especies de orquídeas son propensas a generar keikis. Por ejemplo, los Dendrobium y Epidendrum son conocidos por generarlos regularmente, mientras que en otras especies como la Phalaenopsis es más bien una rareza.

Cómo Identificar y Provocar Keikis de Orquídeas

La reproducción de orquídeas mediante keikis es un proceso de reproducción asexual, lo que significa que no intervienen insectos polinizadores. Un keiki es básicamente una réplica de la planta original que generalmente nace en la vara floral o, en contadas ocasiones, en la base de la orquídea.

Podrás reconocer un keiki cuando comiences a ver raíces aéreas que emergen. Estas raíces serán seguidas por el crecimiento de hojas, idénticas a las de la planta madre. En lugar de interrumpir su crecimiento, es recomendable dejar que el keiki crezca considerablemente antes de trasplantarlo.

Habitualmente los keikis nacen en la vara floral, una vez se ha terminado la floración

El criterio comúnmente aceptado es que las nuevas raíces aéreas tengan entre 3 y 4 centímetros de longitud. Otra regla sencilla para saber cuándo es el momento adecuado para trasplantar un keiki es seguir la regla del 3: al menos 3 raíces de al menos 3 centímetros de largo, junto con la presencia de 3 hojas adultas.

Further reading:  Tipos de orquídeas: más allá de la Phalaenopsis

Pero, ¿cómo podemos hacer que nuestras orquídeas generen keikis? Aunque no existe una fórmula exacta, hay algunos trucos que pueden ayudar a estimular su aparición. Por ejemplo, en especies como las orquídeas de la familia Phalaenopsis, después de la floración y caída de las flores, puedes cortar la vara floral por encima de un nudo en la parte media. Al hacer esto, estarás permitiendo que la luz penetre y, por lo tanto, favorecerás la generación de un keiki.

Si además aplicas un abono estimulante de floración a tus orquídeas, les estarás proporcionando los nutrientes necesarios para que los keikis se desarrollen correctamente.

¡Cuéntanos tu experiencia si tienes alguna orquídea con keikis o si has logrado reproducir alguna planta a partir de ellos!

Si todavía no tienes una orquídea pero estás interesado en el fascinante mundo de su cultivo, puedes visitar Una Planta para descubrir una variedad de orquídeas.

YouTube video
Cómo Reproducir Orquídeas: Los Misteriosos Keikis