Cuidar la Lavanda: consejos para su cultivo y mantenimiento

Detalle de flores de Lavanda

La Lavanda es una planta aromática que todos deberíamos tener en casa. No solo nos regala su belleza natural, sino también un perfume irresistible. Su aroma evoca el verano, la naturaleza y un remedio natural para cualquier malestar.

La Lavanda es un arbusto silvestre, lo que la convierte en una planta resistente que requiere pocos cuidados para florecer en los meses de verano. De hecho, puede crecer incluso en zonas rocosas y bajo el sol abrasador. ¿Quieres descubrir cómo cuidarla para disfrutar de esta maravillosa planta en casa? ¡Sigue leyendo!

Cinco pasos para cultivar Lavanda

La Lavanda, en cualquiera de sus variedades (hay más de 60 tipos), es una planta perenne, lo que significa que sus hojas no se renuevan anualmente. Este arbusto puede llegar a medir hasta metro y medio de altura y adquiere un carácter leñoso. Esto la convierte en una opción ideal para crear hermosos cierres y borduras, especialmente cuando florece.

Aquí te explicamos cinco sencillos pasos para cultivar esta maravillosa planta:

1. ¿Qué tipo de sustrato necesita la Lavanda?

La Lavanda necesita un sustrato alcalino, es decir, con un pH elevado. Esto es fundamental para su correcto crecimiento. Si nuestro suelo es ácido, debemos compensar esa acidez utilizando un sustrato específico o añadiendo cal para elevar el pH. Además, es importante que la planta tenga un buen drenaje. Para lograrlo, el suelo debe ser arenoso, lo que facilitará la evacuación del agua y evitará cualquier rastro de humedad. Las raíces de la Lavanda no toleran el exceso de agua, especialmente en invierno, ya que podría congelarlas y dañar la planta.

Further reading:  Agua de Lavanda: Descubre sus Propiedades y Usos

Cultivar campo de Lavandas

2. ¿Dónde plantar la Lavanda?

No existe un lugar específico para plantar Lavanda, ya sea en maceta o directamente en el suelo. Lo importante es que cumpla con las condiciones necesarias. Si la plantamos en maceta, debemos elegir cuidadosamente una con un diámetro de entre 30 y 40 centímetros. Al momento de plantarla, debemos asegurarnos de que tenga buena aireación, evitando que esté demasiado cerca de otras plantas y dejando espacio suficiente para su crecimiento. Además, es fundamental que reciba al menos seis horas diarias de sol directo. Evita plantarla cerca de árboles que puedan robarle luz solar.

3. ¿Cómo debe ser el riego de la Lavanda?

La Lavanda es una planta rústica que puede soportar épocas de sequía. Sin embargo, durante los meses de crecimiento, debemos prestarle atención a su riego. Es importante regarla moderadamente, evitando mojar sus ramas y flores, ya que esto podría propiciar la proliferación de hongos. Durante los meses fríos, espaciaremos los riegos y los concentraremos en las horas centrales del día para evitar que las raíces conserven humedad durante la noche. En los meses cálidos, lo ideal es regarla una vez por semana, siempre y cuando el sustrato esté seco.

Necesidades de la Lavanda

4. ¿Es necesario abonar la Lavanda?

No, de hecho, ¡se desaconseja! La Lavanda, como arbusto rústico, no es exigente en cuanto a la calidad del suelo. Un exceso de fertilización puede afectar negativamente su floración y reducir su aroma característico. Sin embargo, si el suelo es muy pobre o si la planta está en maceta, se recomienda aplicar una disolución mínima de fertilizante antes de la época de floración.

Further reading:  El desafío de Shakira en Servicio de lavandería: superar barreras lingüísticas y conquistar el mundo anglosajón

5. ¿Cuándo podar la Lavanda?

Aunque no es necesario abonarla, sí es importante realizar podas. No confundas podar con recolectar sus flores para fines decorativos o medicinales. Con la llegada de la primavera o el otoño, antes o después de la época de floración, es recomendable realizar una pequeña poda que no supere la mitad del tamaño de la planta. Esto estimulará el crecimiento de nuevas ramas y flores. Si la Lavanda está formando un cierre o bordura, además de podarla en altura, también debemos darle forma en el contorno para que todo siga una misma línea estética.

Mariposa posada en una flor de Lavanda

Con estos cinco pasos para cultivar Lavanda, es poco probable que no puedas disfrutar de su maravillosa fragancia durante los meses de verano. Además, su aroma atraerá a la fauna biodiversa, contribuyendo a la sostenibilidad de la naturaleza.

¿No es motivo suficiente para cuidar a la Lavanda como se merece?

Visita Una Planta para conocer nuestra selección de plantas de Lavanda en maceta.

YouTube video
Cuidar la Lavanda: consejos para su cultivo y mantenimiento