Crea tu propio huerto urbano: ¡disfruta de lechugas frescas todo el verano!

Crea tu propio huerto urbano: ¡disfruta de lechugas frescas todo el verano!
Advertisement

Si te interesa tener un pequeño huerto en casa y adentrarte en el maravilloso mundo de cultivar tus propios alimentos, te recomendamos comenzar con la lechuga. Aunque nunca hayas cultivado nada antes, la lechuga (técnicamente conocida como Lactuca sativa) es una excelente opción. Es fácil de obtener, crece rápidamente y se adapta perfectamente incluso en una maceta pequeña en la terraza.

No importa qué tan reducido sea tu espacio, siempre puedes encontrar un lugar para una o dos plantas de lechuga. Incluso puedes tener una maceta en el salón, cerca de una ventana soleada. El esfuerzo de tener tu propio huerto urbano valdrá la pena, ya que si comienzas ahora, podrás disfrutar de hojas frescas de lechuga y ensaladas durante todo el verano, e incluso más allá.

¿Qué maceta utilizar para plantar lechugas en casa?

La lechuga es una planta bonita y sabrosa que requiere muy poco a cambio de alimentarnos durante varias semanas e incluso meses. Solo necesitamos una jardinera o unas macetas para albergar una o dos lechugas. No es necesario que sean muy grandes, ya que las lechugas crecen fácilmente en poco suelo y sus raíces son cortas. Una profundidad de unos 15 centímetros es suficiente.

Si deseas que tus lechugas crezcan felices y quieres colocar varias en una misma maceta, lo ideal sería utilizar una jardinera alargada y dejar entre ellas unos 15 o 20 centímetros de distancia, aproximadamente el ancho de una lechuga. También puedes usar una bolsa de cultivo, que es un recipiente excelente para espacios urbanos. En invierno, puedes doblarla y guardarla sin ocupar apenas espacio.

Further reading:  Durezas en los pies: Cómo tratarlas y prevenirlas

Lo que sí necesita la lechuga, al igual que otras plantas, es un buen sustrato o tierra de cultivo. Si no tienes compost casero, que se obtiene fácilmente a partir de restos de alimentos, puedes comprar un saco de sustrato o tierra de cultivo orgánico, que alimentará a tus hambrientas lechugas de la terraza durante toda la temporada.

Cómo sembrar lechugas en el salón

Si te gusta la aventura culinaria, comenzar tus plantas de lechuga desde semillas tiene ventajas. En primer lugar, es económico, ya que por un euro puedes conseguir 800 semillas de lechugas ecológicas. Además, las opciones y variedades de lechugas que puedes plantar se multiplican, desde las de tipo cogollo hasta las de hojas moradas o incluso rojizas.

Mi consejo es que comiences tus plantas de lechuga con semillas dentro de casa, ya que les gusta el calor y germinarán más fácilmente. En solo dos o cuatro días, podrás verlas asomar. Otra ventaja de cultivarlas en el interior es que el ambiente está más controlado y hay menos riesgo de que las pequeñas lechugas sean devoradas por caracoles o insectos que disfrutan tanto de las hojas tiernas de ensalada como nosotros.

El método más sencillo es comenzar con una maceta de unos diez centímetros, llena de tierra. Riega tres veces, dejando que drene, y coloca tres o cuatro semillas sobre la tierra. Luego, quédate con la planta más fuerte y cubre con un poco más de sustrato, sin excederte. Una capa del grosor de la semilla de lechuga será suficiente.

Advertisement

Si prefieres algo aún más sencillo, puedes usar macetas pequeñas biodegradables. Así podrás enterrarlas tal cual en la maceta definitiva una vez que las lechugas hayan crecido. O si la pereza te invade, puedes comprar plantones de lechuga pequeños que ya están crecidos en el vivero.

Further reading:  Singônio: Descubre cómo plantarlo y cuidarlo correctamente

Una vez que tu planta de lechuga tenga cuatro o cinco hojitas, podrás sacarla a la terraza para colocarla en su lugar definitivo o dejarla dentro de casa, cerca de una ventana soleada, en una maceta más grande si no tienes espacio exterior.

El truco para tener lechugas dulces

Muchos tipos de lechugas tienden a crecer rápidamente y a echar semillas, lo cual no es conveniente. Además, pueden amargar si las dejamos a pleno sol, sobre todo durante el verano si vivimos en un lugar con un sol intenso. El truco para que las lechugas sean dulces y obtengamos el mejor sabor es sombrearlas parcialmente o colocarlas bajo un toldo que las cubra durante ciertas horas del día.

Puedes usar un trozo de tela o malla de sombreado fina que permita que entre el sol pero evite que nuestras preciadas hojas de lechuga se achicharren. Recuerda regarlas siempre que sea posible para mantenerlas saludables.

Cómo disfrutar de lechugas frescas todo el verano

Aquí tienes dos opciones. Puedes sembrar lechugas cada dos semanas y reiniciar el proceso continuamente. O bien, puedes ir recogiendo hojas de lechuga a medida que las necesites en lugar de cortar toda la planta de raíz de una sola vez, lo que te permitirá mantener la planta joven durante más tiempo y disfrutar de ensaladas frescas durante meses. Menos trabajo, más sabor y por más tiempo.

¿Quieres comenzar tu propio huerto urbano y disfrutar de lechugas frescas todo el verano? ¡No esperes más! Empieza ahora mismo y descubre el placer de cosechar tus propios alimentos. Una Planta te ofrece todas las herramientas y recursos que necesitas para crear un huerto en la comodidad de tu hogar.

Further reading:  La Catedral de Santiago y sus capillas: Un tesoro del románico español

Advertisement