Enfermedades y plagas en orquídeas: cómo mantenerlas saludables y hermosas

Enfermedades y plagas en orquídeas: cómo mantenerlas saludables y hermosas
Advertisement

Las orquídeas son unas plantas que han cautivado a muchos amantes de la naturaleza. Sus hermosos colores, formas enigmáticas y la variedad de especies disponibles hacen que sea difícil resistirse a su encanto. Sin embargo, a menudo se las considera difíciles de cuidar y se cree que son propensas a enfermedades y plagas. En esta guía, aprenderemos cómo prevenir y combatir estas enfermedades y plagas para mantener nuestras orquídeas radiantes y llenas de flores durante mucho tiempo.

La importancia de identificar y prevenir enfermedades en orquídeas

Las orquídeas son plantas tropicales que tienen requisitos específicos de humedad, temperatura y riego. Si no se satisfacen adecuadamente estas necesidades, las plantas se vuelven vulnerables a enfermedades y plagas. Es fundamental observar regularmente nuestras orquídeas y estar atentos a cualquier cambio en el color de las hojas, flores o raíces para poder actuar rápidamente si es necesario.

Los hongos: una amenaza común en las orquídeas

Los hongos son una de las enfermedades más comunes en las orquídeas. Estas plantas son oriundas de climas tropicales, por lo que requieren una alta humedad, pero no necesariamente altas temperaturas. Cuando se combinan estas dos condiciones, un ambiente húmedo y cálido, los hongos encuentran el lugar perfecto para crecer y propagarse. La manera de identificarlos varía según el tipo de hongo, pero los más comunes son:

Pudrición de raíz, tallo y pseudobulbos – Rhizoctonia solani

Esta enfermedad es muy grave y a menudo es difícil salvar la planta. Los hongos producen esporas que se dispersan de una planta a otra, por lo que es fundamental aislar la planta enferma. Esta enfermedad puede ocurrir debido a un riego excesivo o a un sustrato con un drenaje deficiente, lo que favorece el desarrollo del hongo Rhizoctonia solani.

Cómo identificarlo:

  • Las raíces y hojas adquieren un tono marrón y pierden firmeza.
  • Las hojas pueden ponerse amarillas, arrugarse y caer.
  • En el caso de las Cattleyas, los pseudobulbos más antiguos son los más afectados, volviéndose marrones y pudriéndose.

Cómo combatirlo:

  • Elimina las raíces afectadas con una tijera esterilizada.
  • Aplica un fungicida orgánico en las raíces.
  • Realiza un trasplante utilizando un nuevo sustrato y maceta que tengan una buena aireación.
  • Evita regar hasta que las raíces hayan eliminado el exceso de humedad.

Fusarium Wilt: el hongo asesino de las orquídeas

Este hongo infecta las raíces y los cortes realizados al dividir las plantas. Bloquea el flujo de humedad a través del sistema vascular de la planta. En las Cattleyas, se transmite a través de herramientas contaminadas, mientras que en las Phalaenopsis y Paphlopedilums puede ocurrir debido a una combinación de factores, como un sustrato frío y húmedo con exceso de turba y sal.

Further reading:  Orquídea azul: Significado, Cuidados y Fotografías

Cómo identificarlo:

  • Las hojas de las Cattleyas se vuelven amarillas, arrugadas y delgadas.
  • En las Phalaenopsis, las raíces empiezan a pudrirse y el daño se extiende a la base de la planta. Las hojas jóvenes adquieren un tono rojizo y las más antiguas se vuelven correosas. Los tallos de las flores también se manchan y caen prematuramente.

Cómo combatirlo:

  • En el caso de las Cattleyas, es necesario cortar y desechar los pseudobulbos afectados y aplicar un fungicida en los cortes.
  • En otras especies, se recomienda eliminar las plantas con una infección extensa. Si la infección es incipiente, puedes cortar las partes afectadas y tratar con un fungicida.
  • Aísla la planta mientras se recupera y desinfecta siempre las herramientas de corte, preferiblemente con una llama.

Pudrición negra – Pythium and Phytophthora

Esta es una de las enfermedades más devastadoras en las orquídeas. Es causada por dos tipos de esporas de agua, Pythium y Phytophthora. Comienza en las raíces o en la base de los pseudobulbos y se propaga rápidamente en condiciones de alta humedad y temperatura.

Cómo reconocerla:

  • Se observan lesiones negras bien delimitadas con decoloración en el centro. En el caso de las Cattleyas, el daño comienza con decoloración amarilla clara en un lado de los pseudobulbos, que se vuelve negro, blando y finalmente se pudre y cae.

Cómo combatirla:

  • Si tu planta está afectada por la pudrición negra, lo más recomendable es deshacerte de ella para evitar que se propague a otras plantas. Este hongo se dispersa fácilmente a través de las gotas de agua.
  • Algunas personas intentan salvar las plantas más valiosas o exóticas recortando las lesiones y tratándolas con fungicida, pero esto no siempre es efectivo y conlleva riesgos.

Pudrición de la raíz – Rizoctonia Solani

Como su nombre lo indica, este hongo provoca la pudrición de las raíces. Su progresión es lenta y está relacionada con la descomposición del sustrato, el drenaje deficiente o el riego excesivo. Esta condición daña las raíces debido a la acumulación de sales debido al riego con agua dura o exceso de fertilización.

Cómo detectarla:

  • El daño se refleja en las hojas, que se vuelven amarillas, arrugadas y caen. Los pseudobulbos se vuelven marrones empezando desde la base. A medida que el hongo se propaga lentamente, no afecta el crecimiento de la planta, pero los pseudobulbos se vuelven amarillos, arrugados, delgados y torcidos. En las Cattleyas, el hongo afecta primero a los pseudobulbos más antiguos, volviéndolos marrones, y luego se extiende a los más jóvenes.

Cómo combatirla:

  • Elimina las partes afectadas de la planta, esterilizando la herramienta después de cada corte.
  • Rocía un fungicida apropiado.
  • Desinfecta el espacio de cultivo con una solución de lejía y agua.
  • Si el agua en tu área es muy dura, lava las macetas de tus orquídeas de 3 a 4 veces al año para evitar la acumulación de sales que puedan dañar las raíces.
Further reading:  Descubre la Belleza de las Orquídeas en Jardín Botánico Moxviquil, San Cristóbal Chiapas

Bacterias: una amenaza rápida y persistente

Las enfermedades bacterianas en las orquídeas pueden propagarse rápidamente. Las áreas afectadas se vuelven blandas, húmedas y se descomponen gradualmente, dejando un olor desagradable. Existen tres tipos comunes de enfermedades bacterianas:

Pudrición suave – Erwinia spp

Esta enfermedad es causada por dos cepas de Erwinia spp y se desarrolla en condiciones de altas temperaturas y humedad excesiva.

Cómo reconocerla:

  • Se observan lesiones en las hojas que se extienden rápidamente en solo un par de días, cubriendo la hoja y dejándola suave y pegajosa.

Cómo combatirla:

  • Si la lesión es pequeña, puedes cortarla con una cuchilla esterilizada y espolvorear azufre en polvo o canela en polvo sobre la herida.
  • Reduce la humedad.

Pudrición marrón

Esta enfermedad también es causada por otra cepa de Erwinia sp y puede matar a la planta en pocos días. Ocurre en temperaturas bajas y alta humedad.

Advertisement

Cómo reconocerla:

  • Se manifiesta con manchas de color café en las hojas y pseudobulbos. Estas manchas parecen empapadas de agua y están rodeadas de halos amarillos.

Cómo combatirla:

  • Dado que la progresión de la enfermedad es rápida, no se recomienda el tratamiento. Es mejor desechar la planta para evitar contagiar a otras especies. Si la lesión es mínima y te sientes optimista, puedes eliminarla con una herramienta afilada y estéril, y cubrir la herida con azufre o canela en polvo.

Punto marrón – Pseudomas sp.

Causada por la bacteria Pseudomas sp., esta enfermedad es típica de las orquídeas Phalaenopsis. Si se permite que la lesión se propague a la parte superior de la planta, será difícil que sobreviva. Se propaga a través de las gotas de agua, pero si se detecta a tiempo, es fácil de erradicar.

Cómo reconocerla:

  • Produce manchas acuosas en las hojas de la orquídea, que se vuelven marrones con el tiempo. Estas manchas pueden exudar un líquido maloliente en etapas avanzadas.

Cómo combatirla:

  • Elimina las partes afectadas utilizando una herramienta esterilizada.
  • Rocía un antibacteriano. Algunas personas utilizan peróxido de hidrógeno o bactericidas con amonio cuaternario. No te olvides de tratar preventivamente las plantas cercanas.

Virus: una amenaza difícil de erradicar

Los virus no son tan comunes en las orquídeas como las enfermedades fúngicas o bacterianas, pero pueden aparecer debido a factores externos como insectos, contacto directo o indirecto con plantas infectadas, entre otros. Existen más de 30 tipos de virus que pueden afectar a las orquídeas y, en general, es muy difícil eliminarlos. Lo más seguro es deshacerse de la planta para evitar la propagación del virus.

Further reading:  Orquídeas de Tierra: Descubre los Secretos de Estas Maravillas Botánicas

Cómo identificarlos:

  • Los virus pueden ser difíciles de identificar, pero en su mayoría causan lesiones o manchas en las hojas con patrones definidos.

Las plagas más comunes en las orquídeas

Pulgones: molestos y perjudiciales

Los pulgones son una de las plagas más comunes y molestas en las orquídeas. Estos insectos pequeños pueden ser de color negro, verde, marrón o transparente y se alimentan de la savia de la planta. Además, excretan una melaza pegajosa que atrae a las hormigas y crea una relación simbiótica entre ambos insectos. Los pulgones también pueden transmitir virus y favorecer el desarrollo de hongos.

Cómo identificarlos:

  • Puedes ver los pequeños insectos cerca de las flores y el tallo, pero también puedes notar las hojas amarillentas que se secan y caen.

Cómo combatirlos:

  • Utiliza una solución de jabón potásico o tierra de diatomeas, ambas opciones son ecológicas y no dañan la planta. Evita regar las flores. También puedes colocar trampas amarillas pegajosas para atraer y atrapar a los pulgones.

Cochinillas algodonosas: un invitado no deseado

Las cochinillas se transmiten de una planta a otra, por lo que es importante aislar las plantas nuevas hasta asegurarse de que están sanas. También pueden ser transportadas por corrientes de aire en caso de que las plantas estén en interiores. Aunque no causan un daño inmediato y profundo en la planta, afectan su apariencia y su crecimiento. Además, pueden transmitir virus.

Cómo identificarlas:

  • En los tallos y hojas, se pueden ver puntos pequeños de color blanco o amarillo claro. Si los observas de cerca, notarás que parecen tener una textura peluda, como su nombre indica.

Cómo combatirlas:

  • Estos insectos se pueden eliminar mediante el uso de insecticidas comerciales o con jabón potásico y tierra de diatomeas. Es posible que debas aplicarlos varias veces para erradicar completamente las cochinillas, ya que a menudo se esconden en el sustrato y las grietas de las plantas.

Tripas: vectores de enfermedades

Las tripas se alimentan raspando las células de las hojas y flores de la planta, succionando los jugos que se desprenden. Aunque son pequeñas, es importante eliminarlas, ya que pueden transmitir hongos, bacterias y virus.

Cómo identificarlas:

  • Dejan marcas de color plateado en las hojas. Es posible que necesites una lupa para verlas correctamente debido a su pequeño tamaño.

Cómo combatirlas:

  • Mejora la humedad ambiental, ya que los ambientes secos las atraen.
  • Elimina las flores y hojas infectadas.
  • Utiliza insecticidas comerciales simples o jabón potásico.

¡Recuerda que el cuidado preventivo es fundamental! Asegúrate de proporcionar a tus orquídeas las condiciones adecuadas de humedad, temperatura y riego. Observa tus plantas regularmente para detectar cualquier signo de enfermedad o plaga y toma medidas rápidas para combatirlas. Con el cuidado adecuado, tus orquídeas lucirán hermosas y saludables durante mucho tiempo.

Enviamos plantas a todas las localidades, puedes ver más opciones aquí.

Advertisement