Perfil de la Planta: Mal de Ojo

Advertisement

Una Planta nativa con encanto del desierto

¡Bienvenidos a «Una Planta»! Hoy vamos a hablar del Mal de Ojo, una planta nativa de Arizona que posee una belleza única en el reino vegetal.

Descubriendo al Mal de Ojo

Si alguna vez te has preguntado qué planta con hermosos pétalos de albaricoque puedes encontrar en un callejón, un jardín xeriscape o incluso en el Desierto de Sonora, la respuesta es la Sphaeralcea ambigua, conocida comúnmente como Mal de Ojo, malva o plantas muy malas.

El género Sphaeralcea cuenta con más de cincuenta especies, la mayoría de ellas en América del Norte, y sus flores se caracterizan por tener un color naranja o rojo intenso. Sin embargo, la más resistente a la sequía y con las flores más grandes es el Mal de Ojo. Estas flores de albaricoque florecen principalmente en primavera, pero continúan deleitándonos desde febrero hasta noviembre. Cada flor en forma de cuenco tiene cinco pétalos que miden aproximadamente 3.81 cm de largo. Después de que las flores se desvanecen, se forman pequeñas tazas verdes que contienen cientos de semillas. Lo interesante es que si siembras estas semillas, las plantas que crecerán el próximo año podrán tener un color diferente. ¡Es una planta llena de sorpresas!

Características y hábitat del Mal de Ojo

La planta cuenta con un llamativo follaje de color plateado y hojas cubiertas de pequeños vellos, que le permiten conservar el agua y reflejar la luz solar. Con tallos leñosos, esta especie crece en grupos redondeados que pueden alcanzar alturas de 0.5080 m a 1.016 m, y pueden presentar más de cien tallos que brotan de la misma raíz. Trasplantar esta planta salvaje puede resultar difícil y decepcionante, ya que sus raíces laterales pueden extenderse hasta tres pies bajo tierra. Si la raíz no se conserva intacta durante la extracción o replantación, la planta puede resultar gravemente dañada.

Further reading:  Clases y Tipos de Marihuana: Descubre las Diferencias entre Cannabis Indica, Cannabis Sativa y Cannabis Ruderalis

Esta especie perenne y subnativa se encuentra en algunas partes de California, Nevada, Utah, Arizona y Nuevo México en los Estados Unidos, así como en Sonora y Baja California, en el noroeste de México. El Mal de Ojo crece en matorrales desérticos ubicados a menos de 1066.8 metros en laderas rocosas, orillas de arroyos de arena, junto a carreteras y en terrenos perturbados. Requiere sol directo y suelo bien drenado para prosperar.

Usos y beneficios del Mal de Ojo

Advertisement

Esta especie resistente a la sequía puede ser utilizada para la revegetación de áreas naturales. El Mal de Ojo es una especie colonizadora temprana y puede suprimir la proliferación de especies exóticas en zonas afectadas por incendios. Sus semillas también se pueden utilizar en proyectos de construcción para controlar la erosión y restaurar la vegetación local. Además, las tortugas del desierto, las ovejas de cuerno grande y el ganado encuentran alimento en esta planta. Asimismo, el Mal de Ojo proporciona polen y néctar para muchos polinizadores, como abejas nativas, abejas melíferas, mariposas y polillas.

Usos tradicionales y curativos

El Mal de Ojo tiene una historia prominente en el suroeste de Estados Unidos. Los tallos de esta planta fueron utilizados por los Yavapi para crear bandejas para secar frutas de saguaro u otros alimentos. Nuestros antepasados descubrieron que esta planta tenía propiedades curativas y aliviaba diversas dolencias. Las hojas y raíces de la malva han sido utilizadas durante muchos años por los nativos americanos para hacer medicinas y lavados oculares. Debido a su alto contenido de mucílago, la planta se ha utilizado de forma oral para tratar tos, resfriados, diarrea y gripe. Además, se ha aplicado como cataplasma en cortes, quemaduras, mordeduras de serpiente y para aliviar inflamaciones como el reumatismo.

Further reading:  Santa Rita: La Impresionante Belleza que Adorna Paredes y Techos

Conclusión

El Mal de Ojo es una hermosa planta nativa que no se encuentra amenazada ni en peligro de extinción. Sin embargo, debemos tener cuidado, ya que cuando se establece en un jardín, esta planta y sus abundantes progenies pueden adueñarse rápidamente de espacios que estaban reservados para otras plantas. La mayoría de los Mal de Ojo se propagan a través de rizomas, por lo que es necesario estar preparados para eliminar los brotes no deseados o darles el espacio suficiente para que crezcan. ¡En el desierto, déjalos crecer!

Fuente: Una Planta

Advertisement