Cómo sembrar maracuyá: Plantación, polinización, poda y cuidados

Advertisement

El maracuyá, también conocido como parcha, parchita, chinola o mburucuyá, es un fruto que proviene de la planta de la pasionaria (Passiflora edulis). Esta planta es nativa de Sudamérica y Centroamérica y se cultiva ampliamente por su delicioso fruto. En este artículo descubrirás el proceso de cómo sembrar maracuyá, así como los cuidados necesarios para su cultivo.

Características del maracuyá

Las flores de esta planta presentan ambos sexos, pero no son capaces de autopolinizarse. El fruto del maracuyá es una baya ovoide que puede contener de 180 a 200 semillas. El cultivo de maracuyá puede comenzar a dar frutos a los 6 meses de edad.

Esta planta, también conocida como fruta de la pasión, es ideal para ser cultivada en pequeñas propiedades debido a su alta productividad en poco espacio y con poca mano de obra, especialmente para la polinización.

¿Cuánto tiempo dura el cultivo de maracuyá?

El maracuyá es una planta trepadora que puede alcanzar los 9 metros de altura en condiciones favorables. Sin embargo, su ciclo de vida no supera los diez años. Presenta un tallo rígido y leñoso, hojas de gran tamaño, color verde oscuro y textura lisa.

Consejos previos a tener en cuenta sobre cómo sembrar maracuyá

Guía para el cultivo del maracuyá

¿Cuándo sembrar maracuyá?

El maracuyá prefiere el clima tropical y no tolera las heladas o los vientos fríos. Lo ideal es que crezca en zonas con una temperatura promedio de 25 °C. Es importante saber que el crecimiento del maracuyá no debe darse durante el invierno.

Further reading:  El nitrógeno en la agricultura: Un nutriente esencial con desafíos medioambientales

Esta planta necesita al menos 12 horas de luz solar al día para florecer adecuadamente.

Si vives en una región con constantes lluvias intensas, el cultivo de maracuyá puede no ser el más adecuado. En estas condiciones, la polinización de las flores puede ser deficiente y pueden aparecer plagas y enfermedades difíciles de controlar. Tampoco es recomendable cultivar maracuyá en regiones demasiado secas.

La temperatura no debe superar los 32º C, ya que esto puede afectar la fructificación de las plantas.

Terreno a utilizar para el cultivo de maracuyá

El suelo para el cultivo de maracuyá debe ser profundo y bien drenado. Se recomienda trabajar el suelo con abundante estiércol y mantener un pH entre 5.5 y 7.

Evita los suelos arcillosos, ya que dificultan el drenaje y pueden provocar humedad excesiva en las raíces, lo que favorece la pudrición y la aparición de enfermedades fúngicas.

Si es posible, se puede trabajar el suelo en forma de camellones para mejorar el drenaje de la planta.

Riego del cultivo de maracuyá

El suelo debe ser regado constantemente, especialmente en condiciones secas. El maracuyá es una planta tropical que requiere de un riego constante y abundante.

Si tienes un cultivo comercial de maracuyá, ten en cuenta que se requiere de 1000 a 1500 mm de precipitación. El riego por goteo es el más recomendado para este cultivo.

¿Cómo plantar y cuál es la distancia de siembra del maracuyá?

El proceso de cómo sembrar maracuyá comienza eligiendo semillas de alta calidad, especialmente si se destina a un cultivo comercial.

Se colocan de 3 a 4 semillas de maracuyá en contenedores individuales, como bolsas de plástico o laminados. Después de 20 días, las semillas germinarán y deberás elegir la plántula más vigorosa del contenedor, descartando las plantas más débiles.

Further reading:  Plantas de Aquarios Plantados: Dando Vida ao Seu Aquário

El trasplante al lugar definitivo se realiza entre los 60 y 80 días de la siembra, cuando la planta tenga una altura de 20 a 25 cm.

En cuanto a la distancia de siembra del maracuyá, se recomienda una separación de 4×3 metros. Los agujeros para el trasplante deben tener al menos 30 centímetros de profundidad. Antes del trasplante, es necesario rellenar cada hoyo con fertilizante orgánico unos 20 días antes.

Tutoramiento

El sistema de tutoramiento más utilizado en el cultivo de maracuyá es la espaldera. Este sistema facilita la poda y la recolección de frutos, y reduce el riesgo de enfermedades.

Advertisement

Para implementar la espaldera, se colocan varias filas de postes de madera espaciados a 5 metros. Se instala un alambre horizontal en los postes y se colocan alambres adicionales en forma de cama en cada extremo del alambre principal.

Una vez instalada la estructura de alambres, se amarra la planta al alambre principal con un hilo resistente pero sin apretar demasiado. Esto permite que la planta trepe rápidamente por el alambre sin tocar el suelo. Después de 4 meses, cuando la planta esté bien establecida en el alambre, se debe retirar el hilo para evitar que restrinja el crecimiento del tallo.

Cuidados del cultivo de maracuyá

Es importante eliminar las plantas invasoras y evitar que la planta entre en contacto con el suelo.

Poda

La poda de formación se realiza cuando la planta cuelga del alambre. Esta actividad se realiza una vez a la semana. Consiste en cortar las yemas laterales para evitar que la planta se desplace lateralmente. Si aparecen nuevas ramas, deben ser cortadas con una tijera desinfectada.

En el alambre se deben dejar crecer dos ramas principales, cada una guiada a ambos lados del alambre principal. Las yemas que se encuentren sobre el alambre no deben ser podadas, ya que ayudarán a formar una especie de cama.

Further reading:  Las Fases del Crecimiento de las Plantas: Su Importancia y Funciones

Se debe permitir que la yema principal o yema guía crezca hasta tener 8 yemas laterales contando desde el punto donde la planta se unió al alambre. Esto permitirá que la planta se expanda adecuadamente en los alambres.

Polinización

El maracuyá debe ser polinizado por insectos polinizadores. Si no hay suficientes insectos polinizadores, puede ser necesario realizar la polinización manual. Este proceso consiste en extraer el polen de las flores y transferirlo a otras flores. Las flores generalmente abren a las 12:30 y cierran a las 6:00, por lo que este período debe aprovecharse para polinizarlas y evitar que las flores no polinizadas caigan.

Control de plagas y enfermedades del maracuyá

Algunas de las plagas que pueden afectar al maracuyá son el thrip, que ataca los puntos de crecimiento de la planta y causa pérdida de vigor y defoliación, y los ácaros rojos, que atacan el envés de las hojas y producen una coloración amarillenta.

El chinche patón inyecta toxinas a la planta, causando deformidades. En cuanto a enfermedades, el maracuyá puede verse afectado por la antracnosis, que produce manchas en la cáscara, y el virus de la soya, que afecta el desarrollo del fruto.

Fertilización

Durante la floración y la fructificación, se deben aplicar 100 gramos de sulfato de amonio, 250 gramos de superfosfato y 200 gramos de cloruro de potasio por planta. Estas cantidades pueden variar según las necesidades del suelo, por lo que si tienes un cultivo comercial, es recomendable realizar pruebas de suelo. Después de la primera cosecha, se debe repetir la fertilización.

Cosecha del maracuyá

La cosecha se realiza cuando las frutas maduras caen fácilmente al agitar ligeramente las ramas.

Si deseas conocer más sobre otros cultivos, te invitamos a visitar Una Planta.

Advertisement