Simbiosis de arbustos y micorrizas: Aprendiendo a ser más fuertes juntos

Advertisement

En el fascinante mundo vegetal, existen numerosas interacciones. Hoy nos enfocaremos en las interacciones positivas que ocurren entre los microorganismos y las plantas, formando las micorrizas. Estas asociaciones simbióticas, que literalmente significan «hongo-raíz», se caracterizan por ser mutuamente beneficiosas y no patógenas. Se establecen entre las raíces de las plantas y los micelios de los hongos. Estas interacciones son sumamente interesantes, ya que se consideran una relación de «mutualismo-parasitismo», dependiendo del estado de desarrollo de la planta y el hongo, así como de las condiciones ambientales y los factores de reconocimiento genético mutuo.

micorrizas

Según numerosos estudios paleobotánicos, morfoanatómicos y filogenéticos, se estima que la coevolución entre los hongos micorrícicos y las raíces de las plantas se remonta a más de 400 millones de años, al Paleozoico. Es decir, estas asociaciones son tan antiguas como las propias plantas terrestres y resultan esenciales para su colonización.

Recordemos que la microbiota del suelo regula los ecosistemas terrestres, afectando la productividad, la diversidad y la estructura de las comunidades vegetales. La materia orgánica se descompone gracias a la actividad de bacterias y hongos, quienes liberan los nutrientes al suelo y los hacen solubles para que puedan ser absorbidos por las plantas. Esta absorción puede ser directa a través de las raíces o indirecta a través de los microorganismos y hongos que forman simbiosis con las raíces, como es el caso de las micorrizas.

La relación entre las micorrizas y las plantas se considera positiva debido a los beneficios empíricos que se han observado en un amplio espectro de plantas terrestres. Estos beneficios incluyen un mayor desarrollo, un mejor crecimiento, protección contra patógenos y enriquecimiento del suelo donde se encuentran estas asociaciones, tanto para la planta como para las plantas vecinas.

Características de las interacciones micorrizas

Las principales razones para estudiar las micorrizas y sus simbiosis son las siguientes:

  • Existen diferentes formas o tipos de asociación entre hongos y plantas, siendo las micorrizas arbusculares las más estudiadas e investigadas. Estas asociaciones son esenciales en numerosos ecosistemas para la biodiversidad del suelo y del propio ecosistema en general.

  • Las micorrizas arbusculares incluso se asocian con bacterias, generando lo que se conoce como la micorrizosfera. Muchos de estos microorganismos y hongos simbiontes tienen la capacidad de aumentar la disponibilidad de nutrientes para las plantas, generando interacciones positivas que resultan de interés. Estas asociaciones pueden utilizarse como biofertilizantes en suelos pobres en nutrientes, utilizando bacterias fijadoras de nitrógeno (N2) y bacterias solubilizadoras de fosfato (P) para optimizar las micorrizosferas.

    Advertisement

Por tanto, resulta interesante realizar estudios y ampliar nuestro conocimiento sobre los ambientes y cómo las plantas se adaptan utilizando interacciones positivas y negativas desde el punto de vista fisiológico y ecológico. El objetivo principal de estos estudios es aumentar nuestro conocimiento sobre las plantas y sus interrelaciones, muchas de las cuales son invisibles al ojo humano debido a que ocurren bajo tierra o en el aire.

Todo este conocimiento puede enseñarnos valiosas lecciones para nuestra vida antropomorfista, así como para cuidar mejor de nuestros ecosistemas y preservarlos para el futuro.

FAQs

¿Cuál es la importancia de las micorrizas para las plantas?

Las micorrizas son de vital importancia para las plantas, ya que les proporcionan nutrientes esenciales y les brindan protección contra patógenos. Además, contribuyen al enriquecimiento del suelo y promueven un mejor desarrollo y crecimiento de las plantas.

Further reading:  Micorrizas: La Simbiosis Beneficiosa entre Plantas y Hongos

¿Cuáles son los tipos más estudiados de micorrizas?

Las micorrizas arbusculares son los tipos más estudiados e investigados de micorrizas. Estas asociaciones simbióticas entre hongos y plantas son esenciales para la biodiversidad del suelo y juegan un papel fundamental en numerosos ecosistemas.

¿Se pueden utilizar las micorrizas como biofertilizantes?

Sí, las micorrizas pueden utilizarse como biofertilizantes en suelos pobres en nutrientes. Al asociarse con bacterias fijadoras de nitrógeno y bacterias solubilizadoras de fosfato, las micorrizas pueden aumentar la disponibilidad de nutrientes para las plantas, mejorando así su crecimiento y desarrollo.

Conclusion

Las interacciones entre los arbustos y las micorrizas son un fascinante campo de estudio en el mundo de la botánica. Estas asociaciones simbióticas entre los hongos y las raíces de las plantas benefician tanto a los organismos involucrados como al ecosistema en general. Aprender más sobre estas relaciones nos permite comprender mejor las adaptaciones de las plantas y cómo cuidar y preservar nuestros ecosistemas. ¡Descubre más sobre las micorrizas en Una Planta!

Advertisement