Miel de lavanda: todo lo que necesitas saber

Advertisement

La miel de lavanda, también conocida como «miel de espliego», es un producto único y delicioso que las abejas producen a partir del néctar de las flores de la lavanda salvaje y otras especies de esta planta. Encontrarás esta maravillosa miel en diferentes mercados de España, especialmente en Aragón, Cataluña, Valencia, Castilla y León.

Un estudio publicado en la revista Molecules revela que la miel de lavanda contiene compuestos volátiles que aportan beneficios para la salud. Su contenido de ácidos grasos, antioxidantes y carbohidratos fortalece el sistema inmunitario y alivia diversas dolencias. A continuación, conoceremos más detalles sobre las características, beneficios y usos de esta miel tan especial.

Características de la miel de lavanda

Entre todas las variedades de miel, la miel de lavanda se destaca por su aroma singular y sabor suave. Elaborada por las abejas a partir del néctar de especies como la Lavandula angustifolia, la Lavandula latifolia y la Lavandula stoechas, esta miel tiene características especiales en cuanto a sabor, textura y propiedades.

La miel de lavanda se presenta con un color ámbar claro o blanco, tiene una cristalización media y una consistencia fluida. Su sabor es dulce, con ligeros toques ácidos y florales. Además, esta miel no se somete a procesos de calor, lo que permite conservar todas sus propiedades, e incluso puede contener partículas de polen y propóleo.

Further reading:  Cómo disfrutar y cuidar de la lavanda: belleza, aroma y propiedades

Beneficios y usos de la miel de lavanda

La miel de lavanda ha sido valorada en la medicina tradicional por sus propiedades medicinales. Proveniente del néctar de la lavanda, se cree que aporta nutrientes y compuestos bioactivos adicionales en comparación con la miel tradicional.

Investigaciones han demostrado que esta miel tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes superiores a otras variedades. También se ha observado que fortalece el sistema inmunitario, combatiendo infecciones causadas por virus, bacterias y hongos. Incluso se ha comprobado su efectividad en el tratamiento de infecciones micóticas como la candidiasis.

Además, la miel de lavanda ayuda a aliviar la tos, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y suavizantes. Sus cualidades expectorantes e hidratantes son clave para reducir la irritación de la garganta. Numerosos estudios respaldan su eficacia en el alivio de los síntomas de infecciones del tracto respiratorio superior.

Otro beneficio destacado de esta miel es su capacidad para cuidar la piel. Gracias a su abundante concentración de antioxidantes, ácidos orgánicos, minerales y aminoácidos, la miel de lavanda contribuye a la reducción de cicatrices, arrugas e imperfecciones cutáneas. Estudios demuestran que es más beneficiosa en la cicatrización de heridas que el aceite esencial de lavanda, estimulando la regeneración de la piel.

Además de estos beneficios, se atribuyen a la miel de lavanda otras propiedades como la disminución del estrés y la ansiedad, la reducción del insomnio y su efecto diurético. Sin embargo, es importante recordar que estos beneficios pueden variar en cada persona y que se recomienda moderar el consumo de miel debido a su alto contenido de azúcares.

Riesgos y contraindicaciones de la miel de lavanda

En general, la miel de lavanda es segura para la mayoría de los adultos y niños mayores de un año. Sin embargo, es importante considerar ciertos aspectos:

  • Las personas alérgicas al polen u otros componentes de la miel deben evitar su consumo, ya que puede desencadenar dificultades respiratorias u otros síntomas alérgicos.
  • No se debe dar miel de lavanda a niños menores de un año debido al riesgo de botulismo infantil.
  • Advertisement
  • Es necesario moderar el consumo de miel debido a su alto contenido de azúcares, ya que puede contribuir al sobrepeso y la obesidad.
  • Las personas con diabetes deben evitar su consumo.
  • No se recomienda su aplicación tópica en heridas abiertas o quemaduras graves, ya que puede favorecer las infecciones.
Further reading:  Bitters o Amargos: El Secreto del Sabor y Aroma en tus Cócteles

Recomendaciones para la compra y conservación de la miel de lavanda

Al adquirir miel de lavanda en el mercado, es importante verificar la etiqueta y asegurarse de que contenga los datos del productor, la identificación geográfica y botánica, así como la información del envasador. Esto nos ayudará a determinar su calidad.

Para conservar la miel de lavanda, es recomendable mantenerla en un lugar fresco y oscuro, a una temperatura entre 15 °C y 20 °C. Evita guardarla en el refrigerador, ya que en entornos muy fríos tiende a cristalizarse, dificultando su consumo posterior.

¿Es posible hacer miel de lavanda casera?

Si bien en internet encontramos recetas para hacer «miel de lavanda casera», es importante destacar que estas preparaciones son muy diferentes a la miel de lavanda producida por las abejas. En realidad, se trata de una miel infusionada que adquiere un leve aroma y sabor a lavanda, pero sus propiedades son distintas. Estas recetas suelen elaborarse con hierbas, especias, cáscaras, frutas y flores, y no poseen las mismas características nutricionales que la miel de lavanda natural.

Si deseas experimentar con estas recetas, te compartimos una de ellas:

Necesitarás estos ingredientes:

  • 500 gramos de miel de abeja.
  • 100 gramos de lavanda seca.
  • Una cuchara de madera.
  • Un frasco previamente esterilizado.

Instrucciones:

  1. Coloca la miel en un recipiente resistente al calor y caliéntala al baño María.
  2. Cuando esté caliente, añade la lavanda seca y retira del fuego.
  3. Cubre el producto y déjalo reposar durante 24 horas.
  4. Pasado este tiempo, vuelve a calentarlo al baño María, a fuego bajo, durante unos 5 minutos.
  5. Filtra el producto con un colador para separar los restos de lavanda.
  6. Almacénalo en un frasco esterilizado a temperatura ambiente.
Further reading:  Mi hermosa lavandería: Mucho más que una película

En conclusión

La miel de lavanda es un producto orgánico y delicioso elaborado por las abejas a partir del néctar de diferentes especies de lavanda. No debe confundirse con las mieles infusionadas, ya que sus propiedades son distintas. Debido a su composición nutricional, la miel de lavanda se recomienda como coadyuvante para fortalecer el sistema inmunitario, aliviar la tos, cuidar la piel y brindar otros beneficios para la salud. No obstante, es importante consumirla con moderación y tener en cuenta las contraindicaciones mencionadas anteriormente.

Recuerda que puedes encontrar miel de lavanda de alta calidad en Una Planta. ¡Disfruta de su sabor extraordinario y beneficios para la salud!

Advertisement