Scotland Yard investiga el misterioso robo del nenúfar enano

Advertisement

Una enigmática desaparición ha sorprendido al Jardín Botánico de Kew en Londres. Scotland Yard, la famosa fuerza policial británica, ha emprendido una investigación para resolver el caso del robo del Nymphaea thermarum, conocido popularmente como el nenúfar enano ugandés, considerado el nenúfar más pequeño del mundo.

El robo, que tuvo lugar en un estanque del invernadero del Príncipe de Gales, ocurrió entre las 8:30 de la mañana y las 2:55 de la tarde del pasado jueves, 9 de enero. Este hecho ha intrigado a Scotland Yard, ya que nunca antes habían investigado el robo de una planta acuática tan peculiar.

El nenúfar enano ugandés destaca por sus diminutas hojas, que apenas alcanzan un centímetro de diámetro, más pequeñas que una moneda de una libra o un euro. Sus flores blancas con estambres amarillos se abren por la mañana y se cierran al caer la tarde, lo que lo hace aún más especial.

Las primeras sospechas apuntan a que el robo ocurrió a plena luz del día, aprovechando que no había nadie cerca. Según Richard Barley, director del Departamento de Horticultura de Kew, «por la hora en que ocurrió, tuvo que haber sido uno de nuestros visitantes». Lamentablemente, no hay cámaras de vigilancia que apunten a ese lugar específico, lo que dificulta la investigación.

El robo del nenúfar enano ha sido un duro golpe para el equipo de horticultores y conservadores de Kew Gardens, quienes consideran que esta planta no tiene precio debido a su rareza y su valor científico. El gijonés Carlos Magdalena, reconocido experto en plantas acuáticas, fue capaz de descifrar las claves para su cultivo y multiplicación en 2009, lo que hizo posible su florecimiento por primera vez en el invernadero.

Further reading:  Los Nenúfares de Claude Monet

El Nymphaea thermarum fue descubierto en 1987 por el botánico alemán Eberhard Fischer en Mashyuza, Ruanda. Gracias a un intercambio de plantas, esta diminuta especie llegó a los estanques del Real Jardín Botánico de Kew, donde Carlos Magdalena logró su multiplicación exitosa.

Advertisement

La planta se encuentra en peligro de extinción, ya que su hábitat natural en Mashyuza ha sufrido la desecación debido a la sobreexplotación de los manantiales que lo alimentan. Actualmente, solo quedan al menos otros 30 ejemplares en Kew, por lo que su preservación es vital para la posible reintroducción de la especie en Ruanda.

El jardín botánico está destinado al disfrute de los visitantes, pero también tiene un importante valor científico y requiere una conservación especial. Por esta razón, Scotland Yard ha solicitado la colaboración ciudadana para resolver el misterio del robo del nenúfar enano. Si alguien tiene información relevante, se le insta a que se comunique con la comisaría local de Richmond upon Thames.

Este intrigante caso del nenúfar enano robado demuestra la importancia y la belleza de las plantas acuáticas, así como la necesidad de proteger y conservar estas especies tan valiosas para la ciencia y la naturaleza. Para obtener más información sobre las fascinantes plantas y el mundo de la botánica, visita Una Planta.

Advertisement