Los Nenúfares de Monet: Un Retrato de la Naturaleza en Subasta

Advertisement

La magia de los Nenúfares de Claude Monet trasciende el tiempo y ha llegado hasta nuestros días como un tesoro artístico. El renombrado pintor impresionista capturó las «Nymphaeas» en innumerables ocasiones, encontrando en su jardín en Giverny, un pequeño pueblo en la frontera de Normandía, a solo 70 kilómetros de París, una fuente inagotable de inspiración.

El jardín de Monet se convirtió en su obsesión, su refugio durante la Primera Guerra Mundial y un santuario que ahora cautiva a los visitantes. En este paraíso natural, el maestro plantó una variedad de flores y árboles, algunos de ellos exóticos. El cuidado meticuloso, eliminando de inmediato el musgo y la maleza, permitía que la luz se reflejara de manera sublime en cada rincón.

El Encanto de los Nenúfares en Giverny

Desde la década de 1890 hasta su muerte en 1926, Claude Monet dedicó su talento a plasmar en lienzo los nenúfares. Sentado junto al estanque, pintaba varios cuadros al mismo tiempo, creando una línea de montaje artística inigualable. La Primera Guerra Mundial estalló en 1914, y en ese momento el pintor decidió retirarse a Giverny, con 74 años de edad, para crear una serie maestra: los nenúfares.

Monet consideró su obra como una «gran decoración» que, según se decía, podía distraer del sufrimiento de la guerra. Fue entonces cuando construyó un nuevo estudio en Giverny, especialmente diseñado para lienzos de gran formato. Después del armisticio del 11 de noviembre de 1918, Monet donó dos de estas impresionantes obras de nenúfares al Estado francés. Encargado por su amigo y destacado estadista francés Georges Clemenceau, Monet pintó posteriormente otras ocho piezas, bajo la promesa de que se exhibirían con luz natural. Cumplir esta promesa resultó todo un desafío. Poco después de su fallecimiento, en 1927, los nenúfares encontraron su hogar definitivo en el Musée de l’Orangerie, ubicado en el Jardín de las Tullerías, en el corazón de París.

Further reading:  Chile destaca en la Copa del Mundo de Pastelería con un impresionante nenúfar de azúcar

Un Museo de Ensueño en l’Orangerie

Tras varias reformas, este invernadero se convirtió en un templo del arte. La creación de una instalación única en l’Orangerie permitió a los visitantes sumergirse en una experiencia artística sin igual, ya que las peculiares paredes ovales daban la sensación de estar inmerso en un estanque. Las obras se exhiben sin marcos, y la luz diurna interactúa de forma mágica con ellas, creando la ilusión de que las pinturas cobran vida según avanza el día. El amanecer se despliega en el este, mientras que el atardecer se funde en el oeste.

Advertisement

Más de 250 Imágenes de Nenúfares

A lo largo de su vida, Claude Monet pintó más de 250 cuadros de nenúfares, 40 de los cuales son de gran formato. «Le Bassin aux nymphéas» (El Estanque de Nenúfares), que será subastado por Sotheby’s este miércoles (12.5.2021), forma parte de esta revolucionaria obra tardía y se estima que su valor podría alcanzar los 40 millones de dólares.

En cada uno de sus lienzos, Monet retrató su jardín tal y como lo percibía, no como era en realidad. Podemos contemplar su visión peculiar: los sauces llorones reflejados en el agua, el estanque iluminado por los rayos del sol matutino, las nubes danzando en el horizonte y la puesta de sol que colorea el paisaje. Siempre el mismo motivo, pero siempre diferente. Como Monet expresó a un visitante de su taller de pintura: «Me llevó tiempo entender mis nenúfares. Los planté por pura pasión, sin pensar en pintarlos. Un paisaje necesita más de un día para ser comprendido en su totalidad. Y luego, en un instante mágico, tuve la revelación de la maravilla de mi estanque y empuñé la paleta».

Further reading:  Descubre el encanto de los Nenúfares de Plástico

¡Sumérgete en la magia de los Nenúfares de Monet! Descubre más sobre el fascinante mundo de las plantas en Una Planta, donde encontrarás guías completas, datos precisos y análisis profundos para alimentar tu pasión por la botánica.

(rmr/ers)

Estanque de nenúfares

Advertisement