Cuatro razones por las que cuidar plantas puede beneficiar a los niños

Advertisement

Una Planta

No solo los adultos se benefician de tener plantas en casa, también los niños pueden experimentar cualidades interesantes al cuidarlas. Especialmente cuando se encargan de regarlas y observar cómo crecen poco a poco.

Descubrimiento de la alimentación

Dependiendo del tipo de planta que tengamos en casa, la jardinería permite a los más pequeños aprender sobre la procedencia de los alimentos. Descubren cómo las estaciones afectan a las cosechas, el trabajo necesario para cultivar una planta y el sabor de algunas hojas, especialmente si son comestibles. Está comprobado que los niños que participan en actividades de jardinería tienen más predisposición a llevar una alimentación saludable y equilibrada. Por lo tanto, si tenemos un pequeño jardín en casa, es muy probable que los niños coman verduras que ellos mismos hayan cultivado.

Desarrollo de la responsabilidad

Tener plantas en casa que nuestros hijos puedan cuidar les brinda la oportunidad de adquirir sentido de responsabilidad y autonomía. Aprenden que la salud de cada planta depende del cuidado que se les dé. De esta manera, los niños toman conciencia de que el mantenimiento diario y el respeto hacia las plantas son fundamentales para un crecimiento adecuado.

Cultivo de la paciencia y la perseverancia

Cuidar de las plantas es una actividad que requiere paciencia y perseverancia. Los niños aprenden a ser pacientes mientras esperan a que las hojas vayan creciendo poco a poco. Además, observar cómo la planta crece a medida que la riegan diariamente les brinda una gran satisfacción. Tener plantas de interior también tiene efectos positivos notables, como aumentar las emociones positivas y disminuir las negativas.

Further reading:  Cómo cultivar pepino en maceta: consejos para obtener una rica cosecha
Advertisement

Conciencia ambiental

La jardinería en casa permite a los niños observar el crecimiento y la evolución de las plantas a lo largo del tiempo. Esto les ayuda a descubrir cambios en la forma y color de las plantas. Si las plantas se encuentran en el jardín, la actividad se desarrolla en un entorno natural donde también hay pájaros e insectos. Todo esto ayuda a que los niños conozcan mejor la naturaleza que les rodea y desarrollen respeto por el medio ambiente.

Estos son solo algunos de los beneficios que los niños pueden experimentar al cuidar plantas. Además de proporcionarles conocimiento y responsabilidad, también les brinda una conexión especial con la naturaleza. Si deseas saber más sobre el fascinante mundo vegetal y cómo compartirlo con tus hijos, te recomendamos el libro «La vida secreta de las plantas» de Eduardo Bazo Coronilla. ¡Descubre más sobre la botánica y su relación con el medio ambiente! Aquí está el enlace a Una Planta.

Advertisement