Ojo de gallo: Causas, síntomas y tratamiento – PODOLOGÍA A DOMICILIO

¡Di adiós a las molestias entre los dedos del pie con el ojo de gallo! ¿Quieres saber más sobre qué es y cómo curarlo? Aquí encontrarás toda la información que necesitas.

¿Qué es el Ojo de gallo?

El ojo de gallo es un tipo de callo que se forma sobre un punto óseo. También se conoce como heloma interdigital o heloma Moll. Además de ser molesto y doloroso, es importante tratarlo con un podólogo profesional.

Los síntomas del ojo de gallo son:

  • Molestias y dolor
  • Ubicación del callo entre los dedos del pie
  • Coloración amarillenta
  • Forma redondeada

Si experimentas alguno de estos síntomas, es importante que visites a un podólogo especializado para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados. En Sientete Bien vamos a tu domicilio para ayudarte con todas tus afecciones. ¡Pide cita ahora!

¿Por qué se producen los ojos de gallo?

Esta afección es más común de lo que parece y suele aparecer entre los dedos de los pies, especialmente entre el cuarto y quinto dedo. Una de las principales causas es el uso de zapatos estrechos o que no se ajustan bien a la morfología plantar. Nuestra piel tiende a formar este tipo de callo para evitar la formación de ampollas por el roce entre los huesos de los dedos. Pasar mucho tiempo de pie o tener una mala alineación del hueso también pueden derivar en este problema.

Further reading:  Guía de Logros Assassin's Creed II

Diferencia entre callo y ojo de gallo

La principal diferencia entre un callo y un ojo de gallo es que este último suele ser de mayor tamaño. Además, el ojo de gallo aparece entre los dedos, especialmente entre el cuarto y quinto dedos, y es mucho más doloroso que un callo normal.

Cómo quitar un ojo de gallo

La opción más recomendable es siempre acudir a un podólogo profesional, ya que la manera más eficaz de eliminar este tipo de callo es la cirugía. El procedimiento consiste en realizar una resección del hueso que produce el rozamiento. Con una pequeña incisión (2-3 mm) y una fresa de hueso, se lima hasta eliminar por completo el roce entre los dedos.

Si la cirugía no es una opción para ti, el podólogo puede tratar la zona afectada mediante una exfoliación y el uso de prótesis de silicona entre los dedos.

Remedios caseros para el ojo de gallo

Aunque lo mejor siempre es acudir a un podólogo, existen algunos remedios naturales que pueden ayudar a tratar el ojo de gallo en casa, como:

  • Verter agua fría, hielo, sal y vinagre de manzana en un barreño y sumergir los pies. Esto ayudará a ablandar el callo y facilitará su exfoliación.
  • Aplicar aceite de ricino, que tiene propiedades antibacterianas y ayuda a limpiar la piel dañada.
  • Aplicar cáscaras de limón sobre el ojo de gallo.

Además, en las farmacias se venden apósitos especiales que ayudan a aliviar el dolor y la acción emoliente de la glicerina ayuda a ablandar el callo.

Consejos para prevenir el ojo de gallo

Aquí te dejamos algunos consejos que te ayudarán a evitar la aparición de este tipo de callo:

  • Hidrata los pies diariamente: La hidratación de la piel ayuda a suavizar las zonas de rozamiento.
  • Utiliza un calzado adecuado: Es fundamental que los zapatos tengan una horma ancha y se ajusten perfectamente a la forma de tu pie.
  • Evita pasar demasiado tiempo de pie: Si pasas la mayor parte del día de pie, intenta hacer algunas pausas siempre que sea posible.
Further reading:  Terapia de ondas de choque extracorpóreas (ESWT) para el tratamiento de la fascitis plantar

Recuerda que la mejor manera de tratar el ojo de gallo es acudiendo a un podólogo profesional. En Una Planta te ofrecemos un servicio de podología a domicilio. ¡Visita nuestro sitio web Una Planta para obtener más información!