Cuida tus pies: Helomas plantares y ojos de gallo

Cuida tus pies: Helomas plantares y ojos de gallo
Advertisement

El cuidado de nuestros pies es fundamental para garantizar una buena salud integral. Nuestros pies son una parte primordial de nuestro cuerpo, ya que nos permiten desplazarnos y soportan todo nuestro peso. En este artículo, vamos a hablar de dos problemas comunes que afectan a nuestros pies: los helomas plantares y los ojos de gallo.

¿Qué son los helomas plantares?

El heloma plantar, conocido comúnmente como «callo», es una lesión localizada con bordes estables y definidos. Su crecimiento ocurre desde las capas internas de la piel. Es una de las lesiones más comunes y se distingue por su tono marrón característico, que lo diferencia de las durezas y las verrugas plantares.

Síntomas de los helomas

  • Aparición de manchas marrones que pueden causar heridas.
  • Dolor y molestias, especialmente si son grandes y profundos.
  • Sensación de blandura o dureza al tacto.
  • Piel seca y escamosa.
  • En algunos casos, puede haber sangrado.

Tipos de helomas plantares

Existen diversos tipos de helomas plantares, dependiendo de su ubicación en el pie. La fricción de alguna zona del pie contra otros elementos, como el zapato o nuestros propios huesos, es la causa común de su aparición.

Clavo plantar

Se encuentra en la planta del pie y puede resultar muy molesto al caminar, ya que provoca la sensación de tener algo dentro del zapato.

Further reading:  CUIDANDO LAS BEGONIAS: Cultivo, riego, reproducción y más

Ojo de gallo o Heloma Interdigital

Este tipo de heloma aparece en los laterales de los dedos, causado por la fricción entre los huesos.

Heloma dorsal

Suele desarrollarse en la parte superior de los dedos y es causado por la fricción excesiva de los dedos contra el zapato. Es más común en personas con deformidades en los dedos, como los dedos en garra.

¿Cuáles son las causas de los helomas?

  • Fricción y presión en la piel: esta es una de las causas principales. La piel se engrosa y crece desde adentro como mecanismo de protección.
  • Calzado inadecuado: usar zapatos demasiado ajustados o tacones altos aumenta la fricción y las posibilidades de desarrollar helomas.
  • Falta de calcetines: los calcetines protegen nuestros pies y evitan que estén expuestos directamente al zapato. Es importante usarlos siempre.
  • Forma de pisar: algunas formas de pisar y caminar pueden favorecer la fricción.
  • Hidratación: unos pies mal hidratados son más propensos a desarrollar helomas.

¿Cómo podemos prevenir su aparición?

Existen varios cuidados que podemos tener en cuenta en casa para reducir e incluso evitar la aparición de helomas:

  • Rutina de higiene: lavar y secar bien los pies antes de dormir. Se recomienda utilizar una crema hidratante específica.
  • Protección contra el sudor: usar talco en el interior de los calcetines es un remedio sencillo y efectivo.
  • Cuidar las durezas: usar una piedra pómez ayuda a mantener las durezas bajo control.
  • Usar calcetines adecuados: los calcetines finos o demasiado pequeños son menos recomendables que los gruesos y acolchados.
  • Cortar las uñas en ángulo recto: esto evita que rocen contra los otros dedos y provoquen heridas o fricción con el zapato.
  • Advertisement
  • Utilizar zapatos de la talla adecuada: unos zapatos estrechos aumentan la fricción y la aparición de helomas. Es mejor usar zapatos anchos, ya que los pies tienden a hincharse durante el día. Si se usan tacones, es mejor que sean bajos.
  • Variar el calzado: no usar los mismos zapatos todos los días ayuda a cambiar los puntos de presión y evitar lesiones.
  • Utilizar plantillas: especialmente importante si pasamos muchas horas de pie o en movimiento.
  • Vigilar cualquier dolor, herida o enrojecimiento que aparezca.
  • Realizar revisiones periódicas con un podólogo y utilizar calzado especial si se detecta algún problema o deformidad.
Further reading:  Guía completa para el mantenimiento de plantas eléctricas de emergencia

Tratamiento de los helomas plantares

Es fundamental acudir a un profesional para determinar el tratamiento más adecuado para los helomas. Conociendo el origen de estas molestas lesiones, podemos aplicar la solución adecuada y prevenir su reaparición. Algunos de los tratamientos más comunes son:

Quiropodia

La quiropodia consiste en eliminar las células muertas de la piel y las durezas. Después, se lleva a cabo la eliminación de la capa más profunda. Aunque pueda parecer doloroso, no requiere anestesia y proporciona un alivio casi inmediato.

Uso de callicidas

El uso de callicidas no es recomendado, ya que pueden provocar quemaduras en la piel y empeorar la lesión. Además, no solucionan el problema de forma definitiva.

Estudio biomecánico de la marcha

Con el análisis de la pisada, un podólogo puede identificar las zonas del pie que soportan una mayor presión y prevenir la aparición de nuevos helomas. También puede recomendar el uso de plantillas personalizadas para el cuidado del pie.

El heloma plantar es una afección frecuente que puede evitarse con los cuidados adecuados. Para un tratamiento correcto, es importante acudir a profesionales podólogos. No solo es importante eliminarlos por completo, sino que también debemos conocer su origen y buscar soluciones a largo plazo para evitar su reaparición.

Si tienes este problema en tus pies o sospechas que puedes desarrollarlo, no dudes en pedir una cita y visitarnos en nuestra clínica podológica del pie en Xátiva. Estaremos encantados de atenderte.

Fuente: Una Planta

Advertisement