Las propiedades medicinales del acebo, descubre los secretos navideños de esta planta

El acebo, al igual que el muérdago, es una planta icónica de la temporada navideña. Sin embargo, más allá de su atractivo colorido, esta hierba se ha convertido en una poderosa aliada de la medicina alternativa gracias a sus múltiples beneficios para la salud.

Desde la antigua Grecia, el acebo ha sido valorado por sus propiedades y su valor decorativo. Se trata de un arbusto que puede vivir hasta 500 años, aunque su esperanza de vida promedio es de alrededor de 100 años. Puede crecer entre 6 y 15 metros de altura, tiene un tronco recto, una forma piramidal y una densa copa ramificada desde la base.

Las flores del acebo pueden medir hasta 9 milímetros de diámetro y son de color blanco o rosado, con algunas manchas púrpuras. Además, produce frutos de color verde que se vuelven rojos brillantes o amarillos vivos en los meses de octubre y noviembre. Las hojas del acebo son percioladas y de forma ovalada, mientras que las ramas son fuertemente espinosas y rígidas.

Beneficios medicinales

En la antigüedad, el filósofo Aristóteles llamaba a esta planta «paliuro» y destacaba que sus principales efectos medicinales se encuentran en las hojas. Estas contienen sustancias como ilicina, ácido cafetánico, dextrosa, goma y cera.

El acebo se caracteriza por tener tres propiedades medicinales principales: es diurético, laxante y antipirético. Estos efectos se deben principalmente a una molécula llamada ácido iléxico, que ayuda al organismo a eliminar el exceso de líquido.

Además, las hojas del acebo tienen propiedades sudoríferas, por lo que han sido utilizadas durante mucho tiempo para tratar resfriados, fiebres intermitentes, viruela, entre otros.

Further reading:  Acebo: El Secreto para Distinguir Entre los Sexos y Más

Esta planta también tiene propiedades tónicas y purgantes, lo que la convierte en un excelente aliado para limpiar los intestinos. Sin embargo, es importante destacar que el uso de esta última propiedad ha generado controversia debido a los posibles altos niveles de intoxicación cuando se combina con otros frutos.

Otro efecto del acebo es que actúa como un calmante, por lo que incluso se recomienda para personas con epilepsia y episodios de histeria. También se utiliza en tratamientos para la presión arterial alta y la circulación sanguínea, lo que implica el combate de los mareos.

Preparación y uso

Para utilizar el acebo como diurético, se deben tomar cuatro cucharadas de hojas secas y se recomienda no exceder las tres tazas al día. También se puede hacer una decocción con las raíces secas en un litro de agua, que luego se puede utilizar para aliviar reumatismo, gota e hidropesía (acumulación anormal de líquido).

Si se desea utilizar el acebo como purgante, se debe realizar una maceración en frío de la corteza seca durante doce horas. Después, se pueden tomar hasta dos tazas entre las comidas principales.

Para usar el acebo como tranquilizante, se recomienda hacer una infusión con la corteza seca en agua hirviendo durante 10 minutos.

Es importante destacar que bajo ninguna circunstancia se deben usar las bayas o frutos del acebo, ya que son altamente tóxicos y en grandes dosis pueden ser mortales.

¡Descubre todos los secretos medicinales del acebo y disfruta de sus beneficios para la salud!

Una Planta