Lucía Rivera revela la verdadera historia de su padre biológico

Advertisement

Lucía Rivera, conocida por su discreción a pesar de provenir de una familia mediática, decide abrirse en su libro autobiográfico ‘Nada es lo que parece’ y compartir uno de los aspectos más privados de su vida: la verdad acerca de su padre biológico, al que ella misma llama «el villano».

La modelo nació en 1998 sin que se conociera la identidad de su padre. Sin embargo, tres años más tarde, Blanca Romero inició una relación con Cayetano Rivera, quien decidió adoptar a Lucía. Aunque Lucía mencionó a su padre biológico en algunas ocasiones, nunca antes había profundizado en su historia y en el día en que lo conoció.

«Luci, ven, tenemos que hablar», fueron las palabras de Blanca Romero cuando Lucía tenía solo nueve años. «Tu padre W. quiere conocerte. Acaba de escribirme por Facebook», añadió la actriz. «W. se quedó un par de días en casa y después se iría a Alemania. Yo estaba emocionada y impaciente», recuerda Lucía Rivera.

En su imaginación, Lucía había idealizado la figura de su padre. Pensaba que sería un superhéroe, pero terminó siendo un villano. «Me pareció altísimo, medía 1.90 metros. ¿Era como me lo había imaginado? Seguramente mejor, mucho mejor. Tenía una voz profunda que aún resuena en mi cabeza. Tenía ojos verdes, el pelo largo hacia atrás, una nariz afilada como la mía y barba de varios días. Era mucho más guapo que todos los superhéroes que había visto en las películas. No dejaba de observarlo e imitarlo para ver en qué me parecía a él», relata Lucía en su libro.

Further reading:  Rescatando Plantas Abandonadas en la Calle: Descubre el Fascinante Mundo del Papiro Egipcio

Sin embargo, esta relación aparentemente idílica se rompió tras un tenso incidente durante el rodaje de Blanca Romero. «W. ya había tomado varios chupitos, no sé de qué. Entonces lo llamé para decirle algo. No me prestaba atención e insistí. ‘¡Cállate!’, me gritó», cuenta Lucía. «Yo lloraba sin parar mientras mi superhéroe se convertía en villano. Fue entonces cuando me di cuenta de quién era mi verdadera superhéroe: mi madre», añade.

Advertisement

Después de este episodio, W. regresó a Alemania. Pocos días después, Lucía escuchó a su madre hablando por teléfono como si fuera una abogada, discutiendo algo relacionado con un burofax. «Mi padre no había venido a conocerme. Había venido a extorsionar a mi madre y pedirle dinero a cambio de unos videos de cuando ella era niña y ellos mantenían relaciones sexuales», confiesa Lucía.

Lucía Rivera

La historia de Lucía Rivera revela las complicaciones y desafíos que puede enfrentar una persona cuando busca conocer su pasado biológico. A pesar de todo, Lucía ha encontrado apoyo y fortaleza en la figura de su madre, demostrando la importancia de los lazos familiares y el amor incondicional.

Si quieres conocer más historias apasionantes y estar al tanto de las últimas noticias relacionadas con el mundo de las plantas, no te olvides de visitar Una Planta, donde encontrarás contenido exclusivo y fascinante. ¡Te esperamos con los brazos abiertos!

Advertisement