Cinco puntos clave sobre el Cloreto de Potássio y sus limitaciones en la agricultura

Advertisement

El Cloreto de Potássio (KCl) es uno de los fertilizantes potásicos más utilizados en los suelos agrícolas de todo el mundo, con un consumo anual mundial superior a los 60 millones de toneladas. Sin embargo, en los últimos años, se ha observado una tendencia hacia la sustitución de esta fuente convencional de potasio. En este artículo, exploraremos en profundidad qué es el Cloreto de Potássio y las nuevas tendencias en la fertilización potásica en la agricultura.

El papel del Cloreto de Potássio en las plantas

El Cloreto de Potássio se ha utilizado como una de las principales fuentes de potasio para las plantas. El potasio es un macronutriente importante que desempeña diversas funciones esenciales para el desarrollo y la productividad de los cultivos, como la activación enzimática, la síntesis proteica, la fotosíntesis, el transporte de los fotosintatos en el floema, el crecimiento celular, la regulación del potencial hídrico de las células, la mejora de la calidad de las flores y frutas, y la mitigación del estrés biótico y abiótico.

Según los datos del Ministerio de Agricultura, casi la totalidad del KCl utilizado en Brasil, el 96,5%, se importa de los países que conforman el monopolio de producción de este fertilizante en el mundo: Rusia, Bielorrusia y Canadá. Durante el primer semestre de 2021, Brasil estableció un nuevo récord en importación de fertilizantes, siendo el Cloreto de Potássio el insumo más adquirido.

A continuación, veremos las diferentes características que han hecho del KCl uno de los fertilizantes más consumidos en el mundo y las razones por las cuales se está considerando su sustitución en la agricultura.

Further reading:  Cómo crear una cerca viva con plantas para tu jardín

1. Método de producción

Gran parte del Cloreto de Potássio se produce a partir de la extracción y refinamiento de minerales ricos en potasio, como la silvita y la carnalita. Según estudios, Canadá, Rusia, Bielorrusia y Alemania representan más del 90% de las reservas mundiales de potasio. Sin embargo, existe incertidumbre acerca del agotamiento de estas reservas en el futuro.

Una forma de mitigar el agotamiento rápido de las reservas de potasio es utilizar los fertilizantes de manera más racional y desarrollar otros procesos productivos. El KCl también se puede obtener como subproducto de la producción de ácido nítrico a partir del nitrato de potasio y ácido clorhídrico.

2. Sustentabilidad en la producción agrícola

Dado que los recursos para la producción de Cloreto de Potássio y otros fertilizantes son finitos, uno de los mayores desafíos de la agricultura moderna es mantener la sustentabilidad de la producción agrícola en términos de productividad de los cultivos y eficiencia de los insumos agrícolas.

Aunque el KCl es una de las fuentes de potasio más concentradas del mercado, con más del 50% de K2O en su composición, esto no se traduce completamente en eficiencia de utilización. Esto se debe a que el potasio en esta fuente es altamente soluble y se libera prácticamente por completo al momento de la aplicación. Sin embargo, las plantas no pueden absorber todos los nutrientes disponibles, lo que los hace susceptibles a ser arrastrados hacia las capas más profundas del suelo en un proceso conocido como lixiviación.

3. Dinámica del mercado

Dado que la mayor parte de las reservas de potasio se encuentra en el extranjero, la agricultura brasileña depende en gran medida de la dinámica del mercado internacional para adquirir esta fuente de potasio.

Further reading:  Plantas con flores rosas: la belleza en tonalidades delicadas

Esta dependencia hace que el país se vea afectado por la inestabilidad socioeconómica y la escasez de KCl en el mercado. Durante este año (2021), se ha observado un aumento en el precio del Cloreto de Potássio de más del 200%, debido a diversos factores internacionales como las negociaciones entre India y BPC, el cierre de minas de la compañía Mosaic en Canadá, la inestabilidad política en Bielorrusia y los efectos del huracán Ida en la logística de distribución mundial.

Advertisement

4. Dinámica en los sistemas de producción

Uno de los aspectos clave que los agricultores consideran al momento de aplicar fertilizantes es la respuesta de los cultivos. Es decir, si la fuente de potasio utilizada puede proporcionar los beneficios esperados en términos de calidad, productividad y otros aspectos deseados.

Sin embargo, el KCl no siempre ofrece respuestas positivas y a menudo impone más limitaciones que beneficios debido a su alto contenido salino y de cloro. El índice salino es una medida de la tendencia del fertilizante a aumentar la presión osmótica, lo cual está directamente relacionado con el flujo de agua en el suelo. Un alto índice salino aumenta la susceptibilidad del sistema de producción a la salinización del suelo.

Además, el exceso de cloro en el KCl, que alcanza hasta un 47%, ha sido asociado en diversas investigaciones con la reducción de la vida útil del maquinaria utilizada en el procesamiento de las plantas, pérdida de rentabilidad, calidad y productividad de los cultivos, disminución de las poblaciones de microorganismos beneficiosos y compactación del suelo.

5. Efectos a largo plazo

El efecto residual del Cloreto de Potássio en el suelo a lo largo de los años está más asociado a aspectos negativos que positivos debido a su alto contenido de sales y cloro. Además, cuando consideramos la necesidad de mejorar la fertilidad del suelo para satisfacer la creciente demanda nutricional de los nuevos cultivos, el KCl no se presenta como una fuente prometedora de potasio.

Further reading:  Los cuidados necesarios para una suculenta hermosa

Si bien el Cloreto de Potássio beneficia la nutrición de los cultivos a corto plazo, los aspectos físicos, químicos y biológicos del suelo no se mejoran a largo plazo e, incluso, pueden experimentar consecuencias negativas.

¿Los fertilizantes potásicos pueden mejorar las condiciones del suelo?

Es posible sustituir el Cloreto de Potássio por fertilizantes que promuevan la mejora de las condiciones químicas, físicas y biológicas del suelo. Sin embargo, para lograrlo, es necesario ir más allá de los análisis convencionales de suelo, que generalmente no proporcionan suficiente información para comprender y manejar el estado real de fertilidad del suelo.

Para elegir la fuente de potasio adecuada para la fertilización de los cultivos, los agricultores deben evaluar tanto el potencial de la materia prima utilizada en la producción de los fertilizantes potásicos como los beneficios que van más allá de la nutrición vegetal. Además, la elección del método de análisis de potasio adecuado puede marcar la diferencia para comprender la dinámica del potasio en el suelo y lograr un alto rendimiento en los cultivos mediante la elección y aplicación precisa de los fertilizantes potásicos.

Una Planta

Fuentes:

  • Ministerio de Agricultura
  • GlobalFert
Advertisement