Crea un ambiente boscoso en tu salón con un árbol de araucaria o pino australiano feliz

Advertisement

Si quieres transformar tu salón en un auténtico bosque urbano, no dudes en elegir un árbol de araucaria o pino australiano. Estas magníficas especies perennes con apariencia de pino están ganando popularidad en la era de la hipsterización de las plantas, donde se busca convertir nuestros hogares en auténticas junglas urbanas dignas de aparecer en Instagram.

No solo son admirables a nivel estético, sino que estos pinos perennes, técnicamente conocidos como Araucaria heterophylla, se adaptan perfectamente al interior de nuestros salones. No es de extrañar que hayan pasado a ser habitantes ornamentales frecuentes en nuestros hogares, provenientes de la isla Norfolk en Australia.

Truco 1: Dale a tu pino australiano lo que necesita dentro de casa

Este precioso árbol botánico disfruta de al menos seis horas de luz indirecta en casa, aunque es mejor si recibe más. También necesita humedad, aunque al igual que la mayoría de las plantas caseras, no le gusta tener las raíces encharcadas.

Por lo tanto, asegúrate de que la maceta tenga buen drenaje y que el sustrato o tierra sea de calidad. Además, si quieres que crezca feliz, necesitará una maceta de tamaño adecuado. Si tienes dudas sobre el tamaño de la maceta adecuada para tu planta, en Una Planta te aconsejamos sobre el tema.

Truco 2: Alimenta a tu araucaria o pino de Norfolk adecuadamente

Como todas las plantas en maceta, la araucaria o pino australiano también necesita ser fertilizada regularmente. En su ecosistema natural, las plantas obtienen los nutrientes que necesitan del suelo, donde se encuentran restos vegetales que se descomponen y se convierten en alimento para las raíces de las plantas.

Further reading:  La Historia de la Araucaria: Un Testigo Milenario

Sin embargo, esto no es posible en una maceta, por lo que debemos recurrir al fertilizante para proporcionar los nutrientes que nuestra araucaria necesita para vivir feliz en su maceta dentro del salón.

En este sentido, es recomendable utilizar un fertilizante equilibrado regularmente, como un abono 20-20-20, que contenga un 20% de nitrógeno, un 20% de fósforo y un 20% de potasio, los tres nutrientes básicos para las plantas. Lo ideal es aplicarlo una vez al mes.

Sin embargo, es importante respetar el período de descanso invernal. En invierno, menos es más para las plantas, y todas necesitan un período de reposo vegetativo durante los meses fríos para crecer más fuertes cuando vuelva el calor. Por lo tanto, conviene esperar y comenzar a fertilizar tu pino australiano tan pronto como llegue la primavera.

Advertisement

Truco 3: Atento a las ramas amarillentas o secas

El pino australiano es una belleza vegetal apta para tener en el salón, pero requiere humedad. De hecho, muchos de los problemas más comunes de las araucarias comienzan con la falta de agua, lo que se traduce en ramas amarillentas o incluso marrones y secas. Este es un claro indicio de que debemos ser más generosos con los riegos.

Truco 4: Compra un pino australiano grande

Si deseas decorar tu salón con un pino australiano que luzca impresionante, tendrás que comprar uno que ya esté crecido. Debido a que son plantas leñosas, su crecimiento es lento y no son adecuados para personas impacientes o que desean tener una jungla urbana en Instagram de inmediato con un ejemplar pequeño.

Further reading:  La Araucaria y su vínculo con el pueblo Mapuche: Un legado amenazado

Dependiendo del tamaño, un pino de Norfolk puede costar entre 20 y 60 euros, o incluso más. Para evitar problemas, es recomendable acudir a un vivero de confianza y tener en cuenta algunos consejos para elegir las plantas más sanas. En este caso, debes buscar un pino australiano que tenga un color verde brillante y que la punta de la planta tenga un tono verdoso similar al de un kiwi maduro.

Sin embargo, debes tener cuidado con las estafas, porque a veces hay personas que tiñen las hojas de las acículas con pintura en aerosol para imitar ese color verde brillante. Afortunadamente, es fácil descubrir el engaño al revisar la punta de la planta y verificar si hay exceso de pintura. Además, asegúrate de observar bien tanto el tronco como la maceta de la araucaria para detectar posibles manchas de pintura.

Recuerda, si quieres conocer más consejos sobre plantas y no perderte ninguno de nuestros artículos, ¡suscríbete a nuestros boletines! En Una Planta encontrarás todo lo que necesitas para mantener tus plantas felices y saludables.

Árbol de Araucaria

Para más información visita Una Planta.

Advertisement