Descubre cómo cuidar la aglaonema, una planta bella para tu hogar

Advertisement

Cómo cultivar la aglaonema

¿Quieres tener un pedacito de naturaleza tropical en tu hogar? La aglaonema es la planta perfecta para ti. Sus cuidados sencillos la convierten en la opción ideal para interiores con poca luz solar. Además, su resistencia le permite sobrevivir incluso con luz artificial. ¡Es la solución ideal para aquellos que deseen tener plantas de interior en casas poco iluminadas!

Pero antes de sumergirnos en los cuidados de la aglaonema, descubramos un poco más sobre esta hermosa planta. Procedente de las selvas tropicales del sur de Asia, la aglaonema es una planta herbácea perenne. Sus características le otorgan múltiples tallos y la capacidad de alcanzar hasta un metro de altura. Sin embargo, su crecimiento es lento, por lo que hay que tener paciencia al cultivarla.

Ahora, veamos en detalle cinco cuidados esenciales para el bienestar de la aglaonema.

1. La luz: un cuidado fácil de cumplir

A diferencia de otras plantas, la aglaonema no requiere una gran cantidad de luz. Puede vivir en espacios con poca luz natural y sobrevivir. Sin embargo, evita exponerla directamente al sol, ya que podría dañar sus hojas.

2. El riego: el cuidado más importante

El riego es fundamental para el crecimiento de la aglaonema. Asegúrate de mantener el sustrato ligeramente húmedo, pero evita el exceso de agua. Un buen drenaje es esencial para evitar problemas. Aumenta el riego durante los meses de calor y reduce la frecuencia durante los meses de frío.

Further reading:  ¿Puedes cultivar marihuana en España sin correr peligro?
Advertisement

3. El trasplante: una tarea que puede esperar

Debido a su lento crecimiento, el trasplante no es urgente para la aglaonema. Puedes posponerlo hasta los dos años de haberla adquirido. Además, es mejor realizarlo en primavera, el momento ideal.

4. La humedad ambiental: un aspecto secundario

Aunque la aglaonema es una planta tropical, no necesita ser pulverizada. Sin embargo, requiere cierto nivel de humedad en el ambiente para prevenir plagas que se aprovechan de la sequedad.

5. El abonado: solo en los meses de crecimiento

Al igual que otras plantas, la aglaonema requiere fertilizante para su desarrollo. Sin embargo, solo debes abonarla en primavera. Durante el resto del año, cuando la planta está en reposo, no es recomendable abonarla.

¡Anímate a disfrutar de esta preciosa planta verde en tu hogar!

Consigue más información sobre la aglaonema en Una Planta.

Advertisement